De start- up a operar en 90 países

Blarlo, una plataforma digital de traducciones especializadas en todo el mundo

  • Carmelo Gayubo, CEO de Blarlo
    Carmelo Gayubo, CEO de Blarlo
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

29 de enero de 2019. 19:32h

Comentada
Pedro L. Fontaneda.  Madrid. 29/1/2019

Cualquier persona que haya necesitado traducir un texto ya conocerá el sistema de traducción de Google que, aunque es fiable palabra por palabra, tiene un grave déficit en cuanto a contexto. En el caso de documentos importantes, como textos jurídicos, es de vital importancia conocer a fondo el contexto y el tema tratado. La empresa Blarlo, es una plataforma on-line que conecta a traductores de todo el mundo con clientes que necesiten profesionalidad y especialización.

Este proyecto nació a finales de 2016, cuando tres ingenieros informáticos, Carmelo Gayubo, Jorge Carabias y Óscar Martín, vieron en la traducción online un nicho sin explorar. “Los tres socios fundadores venimos del mundo de la tecnología. Como cada vez el mercado está más globalizado, vimos una necesidad de agilizar las traducciones” cuenta Carmelo, que además vio que no solo el inglés es importante en el sector de la traducción: “gracias a Google y la red, en una web o estás en el idioma nativo de cada país o vas a perder muchísimos clientes. La mayoría de las empresas tienen traductores para el inglés, pero no para los demás idiomas”.

La novedad de esta empresa es la rapidez con la que trabajan gracias a la interconexión en red, y no vale cualquiera para este trabajo. Carmelo Gayubo, el CEO de Blarlo, que cuenta con 21 años de experiencia en ingeniería informática a sus espaldas, lo explica así: “los requisitos mínimos son dos. El primero es haber realizado estudios superiores en traducción y el segundo es que, al traducir, se haga siempre al idioma materno”. Este conocimiento de la lengua se suma a la rapidez que da tener miles de trabajadores, que según relata Gayubo, han logrado gracias al efecto de red. “Nosotros tenemos ahora mismo más de 3.000 traductores de 90 países diferentes” relata Carmelo, quien está orgulloso de haber superado este año el break even (umbral de rentabilidad): “la empresa ha dado beneficios por primera vez y sigue creciendo.” relata el empresario.

De hecho, la especialización de los traductores es de vital importancia. Todas las traducciones se adecúan según el nivel requerido para cada texto, desde textos jurídicos a explicaciones técnicas. “Para ciertos proyectos sí que es necesaria una preparación previa”, explica el CEO de Blarlo, “en un proyecto que realizamos en un oleoducto en la Baja California, por ejemplo, contamos con traductores en EE UU, España e Inglaterra... Y todos eran ingenieros” concluye Carmelo con orgullo.

El proceso es rápido y directo. El cliente manda su texto -o su PDF, ya que el sistema de Blarlo recoge directamente el texto sin tener que separarlo- y gracias a su programa, en pocos minutos se puede saber el precio exacto de la traducción. “Muchas veces, al estar todo tan informatizado y simplificado, la traducción se realiza en 5 minutos. El proceso tradicional podría durar días, contando desde la lectura del texto, enviar la factura... Al final lo que importa es la agilidad del proceso” explica Carmelo. Sus empleados, que se sitúan en diferentes localizaciones, trabajan desde casa, por lo que comenzarán la traducción nada más recibirla. “La tecnología que usamos nos permite que traductores de todo el mundo puedan trabajar en el mismo proyecto simultáneamente, optimizando así todos los procesos de traducción” nos cuenta el CEO de Blarlo. Además, el programa traducirá de forma automática cada vez que se repita una construcción léxica, con la corrección posterior de un especialista.

Blarlo, que tiene sede en Madrid, intentará abrir más sucursales. “Aunque ya tenemos muchos clientes internacionales, este año queremos abrir oficinas en otros países” explica Carmelo, quien piensa que el mundo virtual debe complementarse con el físico. “Por una parte, hay grandes empresas en las que es positivo realizar visitas en persona, implementarse en sus plataformas digitales... Por otra parte, la presencia en el país te hace enfocarte más en ese mercado y, las cosas van mucho más rápido”, concluye el empresario, que ve explicado en este enfoque su éxito estos dos últimos años.

Últimas noticias