El viaje de Hitler hacia el poder absoluto, pronto en Movistar+

El documental “El ascenso de los nazis” se estrena en #0 el 17 de febrero y muestra, a través de tres episodios, cómo fueron los cuatro años que llevaron al líder nazi a lo más alto

Picture shows_Drama Reconstruction_Hitler in office meeting, swastika uniform
Picture shows_Drama Reconstruction_Hitler in office meeting, swastika uniformLukas Salna

El 17 de febrero llega a #0 “El ascenso de los nazis”, la miniserie documental que explica el viaje de Adolf Hitler hacia el poder absoluto, centrándose en la fragilidad de la democracia durante aquella época en la que la política estaba dominada por la desunión. Los tres capítulos que componen esta serie han sido producidos por la BBC y podrán visionarse bajo demanda en Movistar+ tras su estreno a las 22:00 horas.

Combinando imágenes de archivo y reconstrucciones dramáticas, el documental recrea los cuatro años que llevaron a Hitler a convertirse en uno de los hombres más temidos y poderosos de la historia. La serie también se centra en otras personalidades de la época como el presidente Paul von Hindenburg, el general Kurt von Schleicher, el vicecanciller Franz von Papen, además de militares nazis cercanos al Führer como Hermann Goring, Henrich Himmler o Ernst Róhm.

El historiador Sir Richard Evans -especializado en el Tercer Reich-, el general retirado Sir Mike Jackson, la baronesa Helena Kennedy -abogada, presentadora y miembro del partido laborista británico de la Cámara de los Lores- y la periodista y activista política Ash Sarkar, también forman parte del documental al aportar su testimonio.

Episodio 1: “Política”

La población alemana está descontenta tras las negativas consecuencias económicas que supuso para el país la Primera Guerra Mundial y abundan las manifestaciones de ambos extremos ideológicos. La situación política vive un momento complicado ante las inminentes elecciones de septiembre de 1930, con 14 partidos políticos diferentes y una débil coalición de centro. El nacionalsocialismo consigue un 18% de los votos y entra en el parlamento, lo que el partido recibe como un triunfo.

Episodio 2: “Los primeros seis meses en el poder”

Hitler es el canciller alemán a principios de 1933, aunque no concentra aún el poder absoluto. El parlamento democrático se mantiene, al igual que el jefe de Estado -por encima de su figura- y el estado de derecho. El principal objetivo de Hitler en este momento es acabar con el sistema político que actualmente opera en Alemania.

Con el fin de aumentar la presencia nazi en el Reichstag, Hitler decide convocar unas elecciones generales, lo que además Hermann Goring intenta aprovechar para acabar con la oposición de la izquierda. Para conseguirlo, Goring ordena una redada en el cuartel general del Partido Comunista con la esperanza de encontrar evidencias de un levantamiento planeado. No encuentra ninguna prueba, pero un incendio estalla en el Reichstag y señala a la izquierda como culpable. Goring obtiene la aprobación para usar a los soldados de asalto del partido para acorralar a comunistas y socialdemócratas, llevándose a cabo miles de arrestos.

Episodio 3: “La noche de los cuchillos largos”

Adolf Hitler ha sido canciller de Alemania durante poco menos de un año. Es un acto de equilibrio desafiante: por un lado los nazis deben ser conscientes del presidente Paul von Hindenburg y del vicecanciller Franz von Papen, miembros de la élite gobernante aristocrática tradicional de Alemania. Por otro lado, está la propia base de poder de los nazis, las tropas de asalto, millones de hombres enojados y desposeídos que causan estragos en las calles alemanas.

Ernst Róhm, uno de los amigos más antiguos y cercanos de Hitler, es el encargado de dirigir las tropas de asalto. Róhm quiere que Hitler cumpla su promesa de acabar con la clase dominante tradicional. El Führer está en deuda con él después de que los soldados de asalto ayudaran a erradicar la oposición de izquierda. Pero ahora son una amenaza, ya que sus violentas actuaciones afectan negativamente a la credibilidad de Hitler como canciller.