Rosa María Mateo dice que no tiene relación con Moncloa y defiende los relevos que se han hecho en la corporación

Defiende el nombramiento de Pep Vilar como director de informativos de TVE

Rosa María Mateo tiene muchos frentes abiertos: los múltiples relevos que se han hecho en puestos claves en la dirección de informativos, tanto de TVE como de RNE, a lo que hay que añadir la incorporación de Enric Hernández como director de información y actualidad de RTVE, y la baja audiencia de La 1, que este mes de julio se quedó en un paupérrimo 8,6 por ciento de cuota de pantalla.

Ayer, durante su comparecencia extraordinaria en este mes en el Senado, hecha a petición del PP, la administradora provisional única de RTVE lanzó la primera andanada para, supuestamente, evitar maldedicencias: «No he tenido ninguna relación con Moncloa más que un saludo correcto». Tras esta declaración, entró en el meollo de la cuestión: el número de ceses y relevos que se han producido en puestos claves de la corporación, sobre todo en las áreas de informativos. Un senador de ERC, Bernat Picornell, puso el solfa el puesto de Hernández. A juicio de Mateo: «Está haciendo la labor que exactamente se le ha encomendado». Y ahí empiezan los nombramientos y relevos que muchos trabajadores de RTVE no entienden, según dicen, entre otros, «RTVE Sin personal». El primero, Pep Vilar, que hace unas semanas fue designado para ser director de informativos de TVE. Aunque estaba en la plantilla del ente desde 1985, durante seis años –desde 2012 a 2018– estuvo vinculado, a propuesta del PSC, a la Corporación Catalana de Medios de Comunicación (CCMA), de la que depende TV3. Otro nombramiento que se cuestiona es el de Rosa María Quitllet como direcora de los informativos de Cataluña, que suele lucir un lazo amarillo.

Mateo ha subrayado que estos relevos, «no tienen nada de particular. Defiendo mi derecho y mi obligación de nombrar a los mejores directores y reivindico el derecho que ellos tienen para elegir a sus equipos». Y añadió: «Los cargos de responsabilidad son, por definición, temporales y de confianza. Y la confianza, como todos sabemos, se otorga y se retira. Cuando en un equipo directivo se producen desacuerdos en la gestión es mejor renovarlos».

Mateo insistió en la necesidad de reforzar la programación en catalán, a través de las desconexiones en La 2.

La «realidad» de Cataluña

Así, ha anunciado el fichaje de Gemma Nierga para presentar un magacine que se hará en colaboración con Radio 4. En él, se profundizará en «la realidad local de Cataluña». Y también se abordará la actualidad deportiva con un nuevo espacio diario. Para terminar con este apartado, expresó una declaración de intenciones: «Ojalá en el futuro dispongamos de recursos necesarios para hacer algo parecido en otras comunidades con lengua propia como el País Vasco, Galicia o la Comunidad Valenciana».

Sobre las luchas internas que existen en RTVE, manifestó que «en un colectivo de más de 6.500 personas es lógico que muchas piensen de una forma y otras de otra»; es más, expresó que esas tensiones las desconoce porque «no deben de llegar a mi despacho».

La cruz de los bajos índices de audiencia

La 1 cerró julio con un 8,6 por ciento de promedio de cuota de pantalla. Mateo anunció que habrá un debate en la noche de los sábados, que se titulará «La primera pregunta», aunque todavía no se sabe quién lo conducirá. El programa se producirá desde los estudios de Sant Cugat en Cataluña. A respuesta de Unidas Podemos, afirmó que «no se pueden hacer series propias (por lo que hay que externalizar su producción) porque no tenemos personal».