Música

Aretha, un icono en blanco y negro y en color

Disney+ estrena la tercera temporada de «Genius», sobre la artista que dedicó su vida a la lucha por la igualdad racial

Aretha Franklin interpretada por Cynthia Erivo
Aretha Franklin interpretada por Cynthia Erivo FOTO: Richard DuCree National Geographic/Richard DuCree

La historia de los genios da para mucho, porque una vida genial no es una vida cualquiera. Después de dedicar sus dos primeras temporadas a Picasso y Einstein, la serie «Genius» dedica su tercera temporada a la biografía de la Reina del Soul, que ya se puede ver en Disney+. La de Aretha Franklin no es solo la trayectoria de una artista, sino la de un icono que dejó huella en la sociedad americana. A través de sus canciones y su actitud, tanto en los escenarios como en los estudios de grabación, marcó un referente en la producción musical y en el soul. Desde los años sesenta, Aretha se convirtió en una líder contra el racismo y el machismo, especialmente imperantes en la industria discográfica.

Como en las temporadas anteriores, su pasado sigue marcando la trama, recurriendo constantemente a «flashbacks» y recursos para entender el significado de su música y sus decisiones profesionales. Uno de los sentimientos que mejor la definen es el de comunidad. La religión como la localidad y familia en la que se crio continuarán marcando el argumento de esta tercera temporada que estrena Disney+. Este sentimiento de comunidad lo intenta mantener dentro del estudio de grabación, donde pretende dar hueco a otros músicos de su entorno, para romper con la desigualdad racial y construir su música sobre la verdadera alma del soul, la población afroamericana. Así, Aretha se preocupará por no perder sus raíces auténticas, consolidadas en el góspel.

Producida por National Geographic, «Genius Aretha» es la única serie documental autorizada de la Reina del Soul. No hay que olvidar que el caso de Aretha es el de un prodigio, una autodidacta, sin formación musical, que aprendió por sí misma a dominar el piano. Además, también es un ejemplo de precocidad, lo que le permitiría tener una extensísima carrera, pero también a empezar a cometer pronto sus primeros errores. Grabó sus primeras canciones con solo 12 años y con 18 ya tenía su primer contrato discográfico con Columbia Records. En 1966 se cambió a Atlantic Records, donde grabó muchas de sus canciones más emblemáticas. En la década de los 80 inició una amistad y asociación profesional con Clive Davis que duró 40 años y cuyo resultado fue una serie de canciones de éxito.

La serie cuenta con muchas de las grabaciones y canciones de éxito de Franklin que conforman el extenso catálogo de Warner Music como «I Never Loved a Man (The Way I Love You)», «Chain of Fools», «Don’t Play That Song» y «Save Me».. Además de en estas canciones la serie se desglosa en un total de ocho capítulos que narrarán la relación con su padre durante su infancia hasta sus momentos profesionales más duros, antes de convertirse en una estrella mundial. La interpretación corre a cargo de la actriz Cynthia Erivo, quien en los últimos años ha acumulado sus actuaciones más importantes tanto en cine como en otras series como «The Outsider».

En la serie se puede apreciar el respeto que la artista fue ganando tanto en el gremio discográfico como en la calle. Hacerse un hueco en los años sesenta siendo una mujer afroamericana sin estar acompañada por un productor o referente musical está al alcance de muy pocos. Además su gran autoexigencia Aretha no facilitará las cosas, comportándose a veces hasta de un modo que rozaba lo tiránico con el resto de los músicos. Ella acostumbrada a tocar y cantar en su comunidad supuso un cambio radical hacerlo con músicos profesionales blancos. Porque para ella la formación musical siempre fue algo secundario, dando prioridad al espíritu revolucionario y transgresor que iba creciendo en ella. De esta forma, la cantante se convertía en una líder de opinión con autoridad y un verdadero referente para las mújeres de la segunda mitad del siglo pasado.

La luz de la Reina del Soul se apagaría para siempre en 2018, víctima de un terrible cáncer de páncreas. Los mensajes de despedida no se harían esperar desde lo más alto de la esfera internacional como el del ex presidente Barack Obama o el cantante y miembro de los Beatles Paul McCartney.