Ferran Adrià: «En elBulli podíamos haber vivido del cuento 20 años»

Tiene documental propio en Movistar +, las huellas de lo que fue y el nuevo proyecto «elBulli 1846» que abrirá sus puertas en 2023

Las huellas de elBulli
Las huellas de elBulli FOTO: Festival de San Sebastián

Cerró el proyecto culinario que ha cambiado el mundo de la cocina cuando estaba en lo más alto. Desde entonces, no ha parado. El nuevo proyecto, «elBulli 1846», sobre los mismos cimientos que el original, además de dar de comer pretende explicar lo que allí ocurrió. Ferran Adrià es mucho. Su cabeza va por delante de sus palabras y ya es decir. Es capaz de cuestionarse la base de todo para empezar a construir de nuevo y lejos de querer dar lecciones no pierde esa ansiedad por aprender. Nada más acabar la entrevista anota una frase en un papel. Lleva varias. Es día de entrevistas dentro de la promoción del documental «Las huellas de elBulli» de Movistar+ y de cada conversación se queda con alguna idea que ha surgido y la apunta. Un tipo distinto con un discurso diferente. Su éxito no es casualidad.

¿Dónde ha estado Ferran estos diez años?

Pues no he parado. He hecho más de 500 conferencias con Telefónica, he participados en 22 libros de bullipedia, he estado construyendo «elBulli 1846», que se acabará en 2023. He intentado comprender la innovación y para eso he hecho un trabajo de investigación importante.

¿Qué nos vamos a encontrar en la nueva versión de elBulli?

Para simplificar es un museo donde explicamos lo que pasó.

De hecho, es sobre los propios cimientos de elBulli.

Así eso, lo hemos tirado abajo para crearlo de nuevo, pero ocho veces más grande. Es un proyecto de 3.500 metros cuadrados.

Dice en el documental que ya no va a crear platos, sino que va a ser creador de creadores.

Sí, me preguntan muchas veces sobre esto... Pero no entienden que yo participé en un restaurante que fue cinco veces el mejor del mundo y que tuvimos todos los triunfos, ¿para qué voy a montar un restaurante? ¿qué sentido tiene? El motivo de ahora es compartir toda nuestra experiencia, innovación, conocimiento con la gente. Por eso la idea es más crear a creadores.

Hay una frase que define lo que ocurrió en elBulli que fue algo así como parar un Ferrari en plena Fórmula 1. ¿Cómo llevó ese cierre?

Muy fácil, la misión de elBulli restaurante era abrir caminos para que otros entraran y buscar el límite en una experiencia gastronómica. Nosotros llegamos al fin. Podíamos haber vivido del cuento 20 años, pero no hubiéramos sido honestos con nosotros mismos y la honestidad era muy importante en la cocina y en lo que hacíamos.

Durante este tiempo dice que se ha dedicado al estudio de la innovación. ¿Qué es lo que ha aprendido?

Pues que es poliédrica y compleja. En todas las facetas. Por ejemplo, ¿cómo medimos si un periodista es creativo?

¿Cuál es su misión en el nuevo proyecto?

Son tres, guardar el legado de elBulli, crear contenido de calidad con la Bullipedia y compartir nuestra experiencia en administración y gestión de innovación.

¿Cuál fue la mejor experiencia de elBulli?

La ilusión que creamos en miles de personas y también que se cuestionaran qué querían hacer y con eso fueran libres.

Cuenta en el documental que había cosas que se podía prever, como era la tercera estrella Michelin, pero que luego pasaron cosas que se escaparon de las manos.

Hoy en día es diferente, pero fuimos pioneros en el 90% de las cosas y en aquella época era muy extraño. La ciencia con la cocina o el arte y la cocina o el diseño...

Se cierra elBulli pero a la semana ya estaba en marcha este proyecto.

De hecho, hay un letrero que dice «cerramos elBulli para abrir elBulli». Cerramos para continuar trabajando.

Una década después, ¿le quedan cosas por aportar a elBulli de antes?

Sí, no aportar sino aprender. He estado haciendo el último proyecto, que es la última auditoría para aprender exactamente qué hicimos. Hemos hecho ya tres y esta es la cuarta y última.

¿Qué requisitos tiene que tener alguien para trabajar con usted?

Que tenga talento, pasión y esfuerzo. Dentro el esfuerzo va el respeto por los demás.

Otra de las cosas más destacadas de su labor ha sido la integración de disciplinas

Nuestra relación interdisciplinar fue de los hechos más importantes que ha habido. Tuvimos un diseñador de producto dentro del equipo y aprendimos mucho del arte, del mundo editorial...

¿Qué cocina le ha influido más?

La japonesa, es otro planeta. Pero después de la francesa, somos hijos, toda nuestra generación, lo que pasa es que fuimos rupturistas.

¿Esa cabeza descansa en algún momento?

Me lo paso bien teniendo retos, más que ideas, que es lo difícil. Retos que te llenen.

¿Qué es la innovación?

Buscarse la vida, es una metáfora.