Por qué no te puedes perder el súper desenlace de “La Casa de Papel”

El pasado viernes se emitió en Netflix el final de la serie de éxito internacional

ÁLVARO MORTE, el PROFESOR, NAJWA NIMRI es ALICIA SIERRA al comienzo de la quinta temporada, la última
ÁLVARO MORTE, el PROFESOR, NAJWA NIMRI es ALICIA SIERRA al comienzo de la quinta temporada, la última FOTO: MANOLO PAVÓN/NETFLIX MANOLO PAVÓN/NETFLIX

No vamos a hacer spoiler, o al menos lo vamos a intentar. Ha sido más que esperado el gran final, los últimos cinco capítulos de esta quinta temporada que Netflix ha repartido en dos partes. Un primer estreno el 3 de septiembre y tres meses después, el 3 de diciembre, el final y absoluta despedida para los fans de la Banda después de más de 100 días encerrados.

Para ello, “La Casa de papel” ha llevado a cabo un auténtico despliegue. Difícil es, si vives en Madrid, que no te hayas enterado de que la serie ha llegado a su final. Un museo en la estación de metro de Banco de España o esos lingotes que revisten la propia estación que han convertido en lugar de peregrinación y foto para los fans. A pesar de que luego cuesta ubicar la localización con las secuencias que cada uno tiene en la cabeza y desgranamos en este artículo con minuciosidad. La serie se metió de lleno en Madrid, pero no resulta sencillo saber dónde han sido los rodajes. La azotea del mítico hotel madrileño Four Seasons se encuentra entre ellos.

Gandía
Gandía FOTO: TAMARA ARRANZ Netflix

La anticipada llegada por el metro de Goya, empapelada de arriba abajo con billetes, también nos anuncia por dónde estamos.

Los últimos y esperados cinco capítulos, como ya anunciaron en septiembre iban a ahondar en el perfil emocional de los personajes y algo más alejado de la acción brutal de la primera parte. Cada episodio abarca un mundo. Claramente. Mil y un vuelcos en los que desafía la inteligencia del espectador para ver cómo los guionistas van a resolver el conflicto.

Ya adelantaron los fans a las pocas horas de su estreno que la serie acababa “muy bien”. Y lo podemos confirmar. Emoción, inteligencia y un alarde de conocimientos para hilar fino nos dejan con todas las cuentas saldadas, porque despedirnos de quienes nos han acompañado por cinco temporada bajo los apodos de Nairobi, Berlín, Río, Palermo, Tokio, Lisboa, o por supuesto, el Profesor no era tarea fácil. Obviamente hay que añadir ese acto de fe de saber que nos entregamos a una ficción desde el minuto cero hasta el final. Y tan a gusto.

Es el gran despliegue. “La casa de papel” ha tirado la casa por la ventana y ha inundado Madrid en la fecha de sus estreno.

Museo en la estación de Metro Banco de España, los lingotes de oro en misma estación donde la gente peregrina a hacerse fotos en la puerta, donde la Banda cumplió su último asalto. Fácil no fue. Aunque para muchos, antes de llegar, ya en la estación de metro de Goya, empapelada de billetes, anuncia hacia donde vamos un fenómeno mundila que la estación que da a la calle, billetes de la estación de Goya