La bella Plaza Mayor de Salamanca, espectacular centro de la Tauromaquia

Multitudinaria y ejemplar manifestación, que marca la pauta de los “Paseos taurinos” convocados para hoy en distintas ciudades de España

Era la primera de las convocatorias reivindicativas del sector de la tauromaquia al verse afectados por una nefasta gestión del Estado en tiempos de la Covid-19. En reivindicación de la fiesta de los toros como una parte de la cultura universal y medio de expresión popular, que nace del pueblo, queriendo recordar así a "los “nuevos poderosos” que la cultura “no se censura, no se puede limitar”.

Unas tres mil personas, entre las que se encontraban matadores en activo como Enrique Ponce, José María Manzanares, Sebastián Castella, El Juli, Miguel Ángel Perera, Diego Urdiales, Paco Ureña, Manuel Escribano, Juan del Álamo, Pablo Aguado, Miguel Abellán, El Capea y Jiménez Fortes, entre otros, y una amplia representación de profesionales del sector, han secundado esta protesta en la Plaza Mayor de la capital salmantina que hoy se repetirá en diversas ciudades de España.

Enrique Ponce fue uno de los representantes que alzó la voz para recordar que “reyes y papas han querido prohibir” la fiesta de los toros porque les “molestaba una cultura que no podían controlar”, pero “nunca pudieron con la fuerza de un pueblo”, afirmó durante la lectura de un manifiesto. “La cultura es riqueza, diversidad, rebeldía, conflicto y creatividad pero es, sobre todo y por encima de todo, libre y nos hace libres”, añadió.

“Me gustaría preguntar a nuestro Gobierno de ideas absolutas y autoritarias por cuántas cosas estarían dispuestos a ofrecer sus vidas... No una vez, ni dos, sino cada vez que hagan su trabajo”.

Para los organizadores de esta concentración, bajo el lema Salamanca es Tauromaquia', la fiesta de los toros "forma parte de la cultura de un pueblo libre que celebra la vida alrededor de un animal mitológico, con ritos milenarios".

Y ha advertido a los "nuevos poderosos" que "en nuevos tribunales de Inquisición pretenden de nuevo prohibir" esta fiesta, que no lo conseguirán porque la cultura "no se censura, la cultura no se puede limitar, la cultura no se puede reprimir".

Participaron en el acto, Marco Pérez, un torero de 12 año, alumno aventajado de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca; el ganadero Justo Hernández, propietario del hierro de Garcigrande, quien apuntó “La tauromaquia no es políticos ni de reyes, la tauromaquia es del pueblo y será el pueblo quien dirija su camino” y Domingo López Chaves en representación de los toreros, que recordó que “pocas cosas se acercan más a la definición de cultura que la tauromaquia”.

Castilla y León es una de las ocho comunidades autónomas con ganaderías donde se cría y selecciona el toro de lidia, una raza única que también se preserva en Francia, Portugal y en varios países de la América Hispana como Colombia y México.

En Castilla y León existen 73 ganaderías censadas por la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL), la principal asociación que representa y defiende los derechos e intereses de los criadores de bravo.

Salamanca, con 65 vacadas, es la provincia con mayor número por delante de Ávila (4), Burgos (1), León (1) Valladolid (1) y Zamora (1).