La huelga educativa por el coronavirus pincha con un 7,1% de seguimiento oficial

Las reivindicaciones por la falta de medios superan a la protesta, cuyo respaldo lo elevan los sindicatos a un 62%

El coronavirus sacó a los niños de los colegios en marzo durante seis meses y hace apenas una semana regresaron a las aulas. En ese tiempo, las medidas de seguridad para evitar contagios se han convertido en la principal preocupación de docentes, padres y Administración, sin que septiembre haya conseguido acabar con la incertidumbre. Los primeros días de clase han servido para corroborar las dificultades que entraña mantener a los alumnos constantemente separados a la distancia recomendada por sanidad, un metro y medio, y establecer los llamados “grupos burbuja” para minimizar las relaciones entre distintos cursos. Desde el arranque el día 10, los sindicatos han denunciado que no se cumple en todos los centros el precepto de que haya menos de 20 alumnos por aula en Primaria y un máximo de 30 en Secundaria. Esa es la principal reivindicación que llevó a convocar una huelga educativa este viernes, que se ha saldado con un bajo seguimiento por parte de los docentes, atendiendo a las cifras facilitadas por la Consejería de Educación y Deporte. Los datos oficiales señalan un apoyo del 7,1% del profesorado -un 9,3% en Primaria y un 0,4% en Secundaria-, mientras que los sindicatos CC OO y Ustea -convocantes junto a CGT- coincidieron en situarlo en un 62% -el 75% en Primaria y el 50% en Secundaria-.

La Consejería ha facilitado la recopilación de los datos grabados en el sistema Séneca, donde cada centro detalla los docentes que han secundado la huelga. Según esa información, de los 107.269 profesionales de la educación pública no han asistido a su centro en esta jornada 7.636 (un 7,1%). Almería ha sido la provincia con más apoyos, al secundarla el 12,4% del profesorado, mientras que en Jaén solo ha habido un 2,2% de respaldo.

Esta disparidad no oculta, sin embargo, los problemas que están surgiendo desde que se retomó la enseñanza presencial, que en muchos institutos no será total hasta el próximo lunes porque han escalado el inicio para los distintos niveles: un centenar de aulas han tenido que cerrarse en toda Andalucía al dar positivo por covid algún niño o profesor, según ha denunciado Ustea. “La clave para poder mantener la distancia de seguridad es que la ratio disminuya”, ha asegurado su portavoz, Francis del Caño, quien ha acusado a la Junta de provocar “esa inseguridad porque ha creado insuficientes plazas de refuerzo”, lo que ha obligado a mantener clases con más de 25 niños en Primaria o superando los 30 en la ESO.

El sindicato ha considerado “ejemplares" las manifestaciones convocadas en todas las capitales de provincia, para demandar un mayor aumento de la plantilla, tras incorporarse más de seis mil personas entre personal docente y administrativo, cuyos contratos solo están garantizados hasta diciembre, según han lamentado. En Sevilla, la protesta partió a las once de la mañana desde la Consejería de Educación hasta el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz.