Málaga

Laboral

Museo Picasso Málaga: «éxito» de público y fin a un conflicto «injusto»

Dirección y comité de empresa firman el quinto convenio, aunque la pinacoteca «sigue a la cola en condiciones laborales»

Una de las protestas que llevó a cabo el comité de empresa del Museo Picasso Málaga
Una de las protestas que llevó a cabo el comité de empresa del Museo Picasso MálagaLa RazónLa Razón

El «mejor» año del Museo Picasso Málaga en cuanto a visitantes, según la dirección, se cierra con el fin a un conflicto laboral que los trabajadores califican de «largo, injusto y abusivo». Tras un año y tres meses de reuniones y movilizaciones, el comité de empresa y representantes de la dirección firmaron ayer el quinto convenio colectivo de la pinacoteca, un acuerdo que, según el comité, mantiene lo que se venía aplicando hasta ahora y «sólo contempla un pequeño avance» en cuanto a mejoras laborales.

El texto reduce la jornada anual a 1.700 horas, frente a las 1.743 que recoge el Estatuto de los Trabajadores. La jornada semanal pasa a 37’7 horas, frente a las 38 anteriores. El salario aumenta un 7% en 2023, un 3% en 2024 y 2025 y un 2% en 2026. La plantilla también ha conseguido aumentar levemente algunos complementos, como los relativos a idiomas o calzado para el personal de atención al público, que permanecían inalterables desde hace muchos años. Junto a ello, una ayuda escolar de 200 euros anuales para hijos menores de 16 años, 31 días naturales de vacaciones frente a los 30 anteriores, transparencia en la selección de personal, regulación del teletrabajo para favorecer la conciliación con un máximo de 10 jornadas anuales y la posibilidad de disfrutar de tres de los 11 festivos al año que abre el recinto para el personal de atención al público.

El comité de empresa lamenta que el consejo ejecutivo del Museo Picasso Málaga se haya mostrado «inflexible» a la hora de validar la retroactividad del año 2023 para la totalidad de lo acordado. Igualmente, se ha negado a considerar aspectos «importantes» de conciliación, flexibilidad, antigüedad, jubilación o formación para todos los grupos. También critica que su actitud «caciquil» ha causado un grave daño a la imagen de la pinacoteca, «obligando a movilizaciones para llamar la atención de los medios de comunicación y ciudadanos». En definitiva, según los representantes de los trabajadores, «la reivindicación de un convenio justo, tras veinte años de excelente servicio, se ha centrado en luchar para defender con uñas y dientes lo que ya había y conseguir un pequeño avance tras una negociación larga, injusta y abusiva», quedando «meridianamente explícito que el museo no cuida a sus profesionales, por lo que instamos a nuestros compañeros a actuar en nuestro día a día en consecuencia».

La Fundación Museo Picasso Málaga cambió sus estatutos para introducir la figura de un delegado, con facultades de control sobre los apoderados y directivos de la entidad, responsable también del planeamiento, organización, coordinación y control de las actividades del museo. A este delegado se le encomendó asimismo resolver la conflictividad laboral. Es en este marco cuando se reinició el pasado mes de octubre una negociación que desembocó el 18 de diciembre en una asamblea de trabajadores en la que votó el 78% de la plantilla. Un 63% de los empleados dio su visto bueno al texto del quinto convenio colectivo que ayer se firmó, situando a la pinacoteca, tal y como denuncia el comité, «nuevamente a la cola en condiciones laborales de los museos más importantes y visitados del país».

La visión de la dirección es más triunfalista, remarcando que 2023 se cierra con récord de visitantes, alcanzando un total de 779.279. Este espacio cultural supera en casi 60.000 visitantes la cifra alcanzada en el año 2019, «demostrando así su madurez y fortaleza como institución museística en el año en el que ha celebrado su vigésimo aniversario y también el quincuagésimo aniversario del fallecimiento de Pablo Picasso».

El Museo Picasso Málaga se unió activamente, a lo largo de estos doce meses, al programa internacional «Celebración Picasso 1973-2023» con la muestra comisariada por Carmen Giménez, «Picasso escultor. Materia y cuerpo»; con la exposición «El eco de Picasso», comisariada por Éric Troncy y que puede visitarse hasta finales de marzo de 2024; así como con un amplio programa de actividades educativas y culturales.

La labor pedagógica y cultural tuvo un papel primordial. De ese total de visitantes, participaron en las actividades educativas y culturales cerca de 34.480 personas, entre las que se encuentran las que asistieron a los proyectos de accesibilidad, en colaboración con la Fundación La Caixa.