Espaldarazo de Europa al Queso Castellano, nueva marca de calidad protegida

Treinta industrias portan el sello de IGP que garantiza al consumidor el origen y la calidad de la materia prima así como su proceso productivo

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, junto a los promotores de la marca Queso Castellano
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, junto a los promotores de la marca Queso Castellanojcyl (nombre del dueño)La Razón

Buenas noticias para los consumidores de queso de oveja, en general, y para los elaboradores de este producto en Castilla y León, en particular.

Y es que la Unión Europea publicaba este martes en su Diario Oficial que la marca Queso Castellano ha obtenido el deseado y largamente esperado reconocimiento de Indicación Geográfica protegida (IGP). Una distinción que supone un espaldarazo a este sector tan importante en la Comunidad -es la primera región de la España autonómica en número de cabezas de ganado ovino de leche y la que más quesos de oveja produce, con 2.340 toneladas y un valor de 23,4 millones de euros en 2019-, por cuanto la nueva figura garantiza al consumidor una mayor garantía de calidad y origen de la materia primera así como del proceso productivo.

De momento, una treintena de industrias pueden portar este sello de calidad, entre las que se encuentran Pico Melero, El Gran Cardenal, Quesos Cerrato, Hermanos Sadornil Castrillo, Quesos el Pastor, Queserías Entrepinares o Quesos de Villalón, que desde este momento podrán incorporar esta figura de calidad en su etiquetado.

Con este reconocimiento Castilla y León culmina un arduo proceso que arrancaba hace algo más de cinco años de la mano de su Gobierno autonómico con el objetivo de impulsar la producción de queso de oveja de calidad de esta Comunidad.

La nueva IGP supondrá una importante palanca comercial para las industrias productoras en el mercado local, ya que según un estudio de la Consultora Nielsen siete de cada diez españoles prefieren que lo productos frescos sean de origen nacional. Pero, además, estas empresas obtendrán igualmente una mayor protección internacional a la hora de negociar acuerdos comerciales bilaterales que afecten a los derechos de la propiedad intelectual DOP e IGP.

Elaborado con leche cruda o pasteurizada de oveja procedente de explotaciones ubicadas en Castilla y León y con una maduración mínima de treinta días para quesos con peso igual o inferior a 1,5 kilogramos, y de sesenta días para el resto de formatos, Queso Castellano es un queso graso o extragraso de coagulación enzimática y de prensado intenso con una larga vida útil, según informan desde la Consejería de Agricultura, ganadería y Desarrollo Rural, que dirige Jesús Julio Carnero. Entre sus características se encuentran una corteza bien definida y sin mohos, y un olor y un sabor intensos con recuerdos a mantequilla, frutas y vegetal. Con la incorporación de la marca Queso Castellano, la Comunidad puede presumir ya de contar con tres IGP que abarcan todo el territorio de la Región, junto a la del Lechazo de Castilla y León y el Vino de la Tierra de Castilla y León.