Un San Isidro atípico, sin procesiones, pero con agua, sol y ante una histórica cosecha de cereal

El campo saca pecho en el Día de su patrón por su labor en pandemia y demanda armas políticas, sociales y económicas para poder seguir desarrollando su actividad

Demostración de arado tradicional en el municipio leonés de Sueros de Cepeda el pasado añoPeio GarcíaIcal

Hoy es San Isidro, patrón de los agricultores, el hacedor de lluvias y el santo al que se le atribuye multiplicar el trigo para las palomas hambrientas o la comida que tenía en una olla para comer además de conseguir que unos bueyes araran solos en el campo. Una festividad muy querida y esperada en Madrid pero también y sobre todo en la España rural, donde abundan las procesiones y las misas en su honor para pedir su bendición al campo y conseguir que en estos días primaverales caiga agua abundante y permita a los agricultores obtener una gran cosecha de cereal.

Pero una jornada atípica por la crisis sanitaria que vive este país que ha derivado en un estado de alarma que parece no tener fin confinando en sus casas a la gente, también en los pueblos, durante dos meses ya. El inicio de la desescalada permite que ya la mitad de los españoles tengan algo más de libertad para poder salir a la calle y desarrollar su actividad empresarial o laboral, pero en la mayor parte de Castilla y León la situación apenas ha cambiado, y por ello este año San Isidro se quedará sin procesionar por las calles y plazas del medio rural lo que no impedirá que muchos párrocos oficien misas en honor al santo, en las que además de recordar a los difuntos y rezar por los fallecidos por la Covid-19 y sus familias además de por una pronta salida de esta pandemia, pondrán en valor el legado de San Isidro.

Si bien, seguramente no le pedirán agua o sol, porque de lo primero la Comunidad va servida, con las abundantes lluvias caídas en lo que llevamos de este mes de mayo, y de lo segundo se espera que la semana que viene brille en todo lo alto aumentando las temperaturas y propiciando una buena maduración de los frutos del campo. Pero sí que se llevarán a cabo las oportunas rogativas para lograr que la cosecha de este año, que se espera histórica y muy superior a la media de la ultima década, con más de siete millones de toneladas de cereal de invierno en la Comunidad, sea aún más extraordinaria y, de esta forma, sea un revulsivo ante la preocupante situación económica y social que se avecina derivadas de la pandemia.

Celebración de San Isidro en Valladolid, con la presencia del obispo auxiliar Luis ArgüelloIcalIcal

Y es que esta crisis sanitaria que ha puesto de manifiesto la importancia del campo y del sector primario, desde el productor hasta la industria pasando por el distribuidor, por permitir que los alimentos llegaran a las casas sin problema ninguno para evitar el caos y un desorden público que hubiera agravado las consecuencias. Lo recuerda en una carta el obispo de Palencia, Manuel Herrero, con motivo de la festividad del patrón de los agricultores y ganaderos. “Mi reconocimiento a todos vosotros que de forma sencilla, sacrificada y humilde vivís en el campo. Mi gratitud porque, gracias a vuestros trabajos, dolores, sudores y amores, los demás miembros de la sociedad tenemos con que alimentarnos con los frutos de la tierra. Conservad vuestra actitud acogedora para con todos, cercanos y lejanos; fomentad momentos de encuentros de todos, integrando a todos, también a los que de las ciudades os visiten o veraneen entre vosotros”, escribe el prelado.

Los profesionales del sector agrario también se reivindican. Saben que están siendo importantes e imprescindibles para garantizar el abastecimiento, pero, además, también muchos agricultores han sido también solidarios estos meses y se han subido a su tractor para desinfectar sus municipios. El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo destaca en un vídeo que ha lanzado a las redes sociales la fortaleza del campo, pero también sus debilidades, como los precios, y ante su importancia en esta crisis sanitaria, agradece los reconocimientos que están teniendo por ello de la sociedad y las administraciones, pero pide memoria y que en el futuro no se olvide lo que está pasando estos mees.

“El sector agrario es básico tanto para la supervivencia en circunstancias excepcionales, como para ser motor de la recuperación económica que urge emprender en Castilla y León", señala, mientras reclama también que les den las necesarias “armas económicas, políticas y sociales” para que los agricultores y ganaderos puedan desarrollar su actividad y permanecer en el medio rural cuidando de un medio ambiente sostenible”.

De hecho, este viernes se han conocido datos al respecto sobre el sistema de recogida de envases de fertilizantes y fitosanitarios, que ponen de manifiesto el compromiso de los agricultores y las gentes de los pueblos de siempre en el mantenimiento del campo y ahora contra el cambio climático, cuando los ecologistas les acusan de contaminar el ambiente. El pasado año Castilla y León recogió un total de 462.389 toneladas de envases de fertilizantes y fitosanitarios, lo que supone un incremento del 5,4 por ciento con relación al pasado año. En la Comunidad, existen 408 puntos de recogida selectiva y ya son más de 21.000 los agricultores usuarios, frente a los 19.352 de hace dos años.

”Eso es lo que somos y lo que queremos ser, feliz día de San Isidro para todos”, apunta en el audiovisual, donde agradece a su patrón por las lluvias primaverales y el “buen campo” tanto en agricultura como en ganadería que hay a día de hoy.

“Es hora de que al Ministerio y la Consejería de Agricultura se les deje de ver tanto el plumero y respondan dónde están los precios justos y los costes de producción que la Ley de la Cadena Alimentaria establecía como obligatorios días antes de decretarse el estado de alarma”, advierten, por su parte, desde la Unión de Campesinos de Castilla y León, donde aprovechan la festividad para reclamar una distribución más justa de ayudas y fondos públicos para el sector, ahora que está desarrollándose el Plan Estratégico de la nueva PAC.

Los jóvenes, protagonistas del futuro agrario

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, tampoco ha querido faltar a la cita con el patrón del campo, y desde el IES “Antonio Machado de Soria”, donde ha mantenido una videoconferencia en compañía de la consejera de Educación, Rocío Lucas, con profesores y alumnos de 1º de la ESO en una iniciativa enclavada en la asignatura Geografía e Historia Bilingüe, agradecía una vez más el buen hacer de este sector durante esta alerta sanitaria.

Además, lanzaba un mensaje de optimismo ante un futuro que reconoce incierto en general, pero que ve con esperanza para la actividad agraria y las gentes del medio rural pese a algunos problemas existentes, que son retos de futuro. Como por ejemplo hacer frente a la caída de la rentabilidad de las explotaciones por la bajada de los precios y el repunte del coste de las materias primas; rejuvenecer el campo ante un paulatino envejecimiento del sector agrario, así como dar solución a una creciente demanda de productos cada vez más sostenibles, más respetuosos con el medio ambiente por parte del consumidor.

También hablaba de la PAC, a la que el consejero cree que hay que dar una respuesta firme, sobre todo en lo que se refiere a la sostenibilidad medioambiental, pero unida a una económica y social que tenga en cuenta la despoblación que vive el medio rural. Y contar con una soberanía alimentaria que evite situaciones como las que se han vivido durante la pandemia con el caso de los materiales de protección para los sanitarios, es uno de los principales desafíos a los que quiere dar respuesta, así como potenciar la tecnología, la investigación y la innovación agraria, como por ejemplo la agricultura de precisión, como puntos claves del futuro desarrollo de la actividad cerealística.

Los consejeros de Agricultura y Educación, Jesús Julio Carnero y Rocío Lucas, durante la videoconferencia con los alumnos y profesores de la IES Antonio Machado de Soria, con motivo de la festividad de San IsidroJcylLa Razón

Por otro lado, aseguraba que agricultores y ganaderos son el primer eslabón de toda una cadena alimentaria pero que, después del trabajo que ellos realizan, están los transportistas, almacenistas, transformadores de todas las industrias agroalimentarias y finalmente la distribución, para que los alimentos lleguen al pequeño o mediano comercio, o bien a los grandes hipermercados. Y que si falla una pieza del engranaje, repercutirá directamente en los consumidores finales.

También recordaba algunas de las actuaciones que está llevando a cabo su departamento estos meses ante esta situación de emergencia sanitaria para paliar las dificultades que están sufriendo todos los eslabones de dicha cadena, como la plataforma ‘Campo de Encuentro’, un canal de distribución alternativo que pone en contacto a los productores agrarios, la industria y la distribución para dar salida en el mercado a las producciones que, por la supresión de las actividades del canal Horeca y la drástica caída del turismo, tienen problemas de comercialización.