Castilla y León se suma al Día Mundial del Refugiado

Numerosos monumentos y edificios públicos de la Comunidad se tiñen de azul

Castilla y León se suma al Día Mundial del Refugiado. Numerosos monumentos y edificios públicos se tillen de azul para apoyar a un sector muy vulnerable, y más este año marcado por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

La Junta de Castilla y León también se vuelca con esta conmemoración con el recuerdo colectivo de las personas refugiadas para mantener presente su actividad diaria. El Gobierno que preside Alfonso Fernández Mañueco colabora con entidades especializadas en acción humanitaria respondiendo a las necesidades de estas personas provocadas por conflictos, crisis cronificadas, incluso problemas medioambientales.

Estas intervenciones tienen como objeto proteger y salvar vidas, prevenir y aliviar el sufrimiento humano, atender las necesidades básicas e inmediatas de la población y promover sus derechos, todo ello desde una perspectiva de reducción de la vulnerabilidad y fortalecimiento de capacidades.

En los últimos meses, la Junta ha aprobado a propuesta de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, que dirige el vicepresidente Francisco Igea, varias subvenciones estrechamente relacionadas con la ayuda humanitaria.

Mediante una de las subvenciones citadas se ha colaborado con Cruz Roja Española para la prevención y la mitigación de los efectos de la pandemia de la Covid-19 en los Centros de Educación Especial y Discapacidad Sensorial de los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, así como para garantizar la seguridad alimentaria en ellos.

Asimismo, se ha apoyado económicamente a Unicef para fortalecer el ejercicio del derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud frente a la pandemia provocada por el coronavirus en los campamentos de desplazados internos, y las comunidades de acogida en el noreste y el noroeste de Siria.

Con la UNRWA se ha colaborado para la prevención de la transmisión del virus y proteger al personal de primera línea a través de la promoción de prácticas adecuadas de higiene y limpieza, distanciamiento social, traje y EPI en sus Centros de Salud, asegurando así que la población refugiada en Siria afectada por la COVID-19 tengan acceso a instalaciones y tratamientos de salud adecuados.

Además de financiar cada año varios proyectos de forma directa, el Ejecutivo autonómico está integrado como parte del convenio vigente desde octubre de 2018 entre la cooperación descentralizada y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo para la acción conjunta y coordinada en materia de Acción Humanitaria que también atiende, entre otros, proyectos relacionados con la situación y las necesidades de las personas refugiadas.