Crean en Segovia una galleta enriquecida con nutrientes para combatir el hambre infantil

Se trata de una iniciativa conjunta de Grupo Siro y la Fundación Mapfre

El presidente de Fundación Grupo Siro, Juan Manuel González Serna (i), conversa con la infanta Doña Elena (2d), directora de proyectos de Fundación MAPFRE, el director general de la Fundación MAPFRE Julio Domingo (d), y con el alcalde de la localidad Segovia de El Espinar, Javier Figueredo (2i), durante la presentación de la primera galleta nutricional para contribuir a reducir las carencias nutricionales de las personas, este miércoles, en el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods situado en El Espinar
El presidente de Fundación Grupo Siro, Juan Manuel González Serna (i), conversa con la infanta Doña Elena (2d), directora de proyectos de Fundación MAPFRE, el director general de la Fundación MAPFRE Julio Domingo (d), y con el alcalde de la localidad Segovia de El Espinar, Javier Figueredo (2i), durante la presentación de la primera galleta nutricional para contribuir a reducir las carencias nutricionales de las personas, este miércoles, en el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods situado en El EspinarPABLO MARTINEFE

El grupo Siro y Fundación Mapfre han creado unas galletas enriquecidas con nutrientes para ayudar a combatir la desnutrición infantil, que llegarán a 20.000 familias vulnerables de España a partir de septiembre y se espera que puedan ser distribuidas a otros muchos países necesitados.

Ambas entidades han celebrado este miércoles un acto de presentación del proyecto en el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods situado en El Espinar (Segovia) con la presencia de diversos representantes de ambas organizaciones como la infanta Elena, directora de proyectos de la Fundación Mapfre.

Durante el acto, el presidente de Fundación Grupo Siro, Juan Manuel González Serna, ha subrayado el compromiso de ambas entidades para “hacer algo tan bello como combatir juntos la malnutrición en el mundo”: “No sé si hay algo que pueda ser más serio”, ha comentado.

Ha recordado que antes de la pandemia había más de 600 millones de personas que sufrían este problema en el mundo y esta cifra ha pasado a superar los 800 millones tras la irrupción de la crisis sanitaria.

Para contribuir a paliar este problema, Cerealto Siro Foods ha desarrollado durante los últimos dos años con tecnología española unas galletas que, con sólo cien gramos y el coste de treinta céntimos de euro, garantiza la mitad del aporte de vitaminas y minerales que una persona necesita al día.

Esto es clave ante las dificultades que tienen las organizaciones sociales a la hora de proporcionar alimentos frescos a las personas que más lo necesitan y supone muchas ventajas por su bajo coste, su peso ligero y la no necesidad de refrigeración para su conservación.

Las galletas, que se repartirán de forma gratuita y no están a la venta, contienen vitaminas A, B, C, D y E, ácido fólico, proteínas, calcio, hierro, magnesio, yodo y un alto contenido en fibra y para su elaboración han sido utilizadas harinas integrales, aceite de girasol alto oleico y cantidades reducidas de azúcar y sal.

Por su parte, el director general de la Fundación Mapfre, Julio Domingo, ha subrayado que más de 2.000 millones de personas en el mundo sufren “hambre oculta”, al consumir una cantidad adecuada de energía que, sin embargo, no cubre las necesidades de algunos micronutrientes.

Domingo ha manifestado que en su entidad están “honrados y encantados” de contribuir a la distribución de dos millones de estas galletas a 55 bancos de alimentos de España, que los harán llegar a unas 20.000 familias con necesidades a partir del próximo mes de septiembre.

También ha señalado su voluntad de continuar implementando el producto en otros lugares del mundo y, a este respecto, ha recordado que su fundación está desarrollando actualmente 97 proyectos en 25 países diferentes a donde podrían hacer llegar el producto.

Las entidades promotoras ya han donado 40.000 kilos de estas nuevas galletas a Guatemala, un país en el que, han recordado, casi la mitad de los niños menores de cinco años sufren desnutrición crónica, un dato que lo convierte en el primero de Iberomérica y cuarto del mundo con mayor desnutrición infantil.

Allí la Fundación Grupo Siro desarrollará próximamente un ensayo clínico con doscientos menores de entre tres y cinco años para validar la eficacia de las galletas y comprobar su impacto positivo en la salud, en este caso con la ayuda de Fundación de Investigación HM Hospitales, Cáritas Arquidiocesana de Guatemala y Digisalud.