La Milla de Oro del vino encandila a los mexicanos

“Está a la altura de los mejores destinos del mundo”, apuntan las agencias de viajes aztecas que han conocido desde el sábado la oferta enológica y gastronómica de la provincia de Valladolid

Presentación de la acción de promoción enoturística de la provincia de Valladolid con Aeroméxico y nueve agencias de viaje mexicanas en el Palacio de Pimentel de Valladolid, sede de la Diputación
Presentación de la acción de promoción enoturística de la provincia de Valladolid con Aeroméxico y nueve agencias de viaje mexicanas en el Palacio de Pimentel de Valladolid, sede de la Diputación FOTO: R.Valtero Agencia ICAL

Valladolid y México refuerzan aún más sus lazos a través del vino y la gastronomía y abren nuevas relaciones comerciales que redundarán en la llegada de cada vez más viajeros aztecas a la provincia vallisoletana, y especialmente a la Milla de Oro del vino.

Desde el pasado sábado un grupo de touroperadores de nueve agencias de viajes Premium de las ciudades aztecas de Guadalajara y Monterrey han participado en un viaje de familiarización encabezado por el director general de ventas de la aerolínea Aeroméxico, José Zapata, en el que han conocido de cerca las bondades vinícolas y culinarias, pero también paisajísticas y turísticas que ofrece la ribera del Duero vallisoletana.

De hecho, Abadía Retuerta, Finca Villacreces, Bodega Dehesa de los Canónigos, Pago de Carraovejas, el Museo Provincial del Vino, ubicado en el castillo de Peñafiel, Castilla Termal Hoteles o la Fundación de las Edades del Hombre han sido algunos de los lugares que han visitado durante estos días atrás, dentro de este proyecto de la Diputación de Valladolid que pretende aprovechar la cercanía de Madrid para atraer turistas mexicanos con el gancho del gran vino que se elabora en esta zona y el mejor comer.

“La Milla de Oro del vino de Valladolid está a la altura de los mejores destinos del mundo”, decía, entusiasmado, Miguel Durán, propietario y director de Viajes Capistrano, de Guadalajara (México), mientras agradecía el trato recibido por los empresarios vallisoletanos y se mostraba convencido de que tras este viaje se van a abrir nuevas e interesantes vías comerciales entre ambos territorios, ya de por sí intensas por cuanto España siempre ha sido la puerta de entrada de los mexicanos a Europa.

De la misma forma, José Zapata, de Aeroméxico, aerolínea que pone hasta once mil asientos en sus aviones en una veintena de vuelos a la semana que conectan el país azteca con la capital de España, ponía en valor el “impacto” que la Milla de oro les ha dejado a todos los mexicanos que han participado en esta misión comercial y al igual que Durán, expresaba su convencimiento de que esta zona ribereña de Valladolid incrementará aún más su número de viajeros procedentes de México.

“Es un proyecto que integra vino y tradición en busca de la calidad y la perfección”, apuntaba, por su parte, Ernesto Santos, dueño de la agencia de viajes Vesta Continental de Monterrey.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, se felicitaba por el “éxito” de este proyecto turístico ligado al vino que se inició en mayo del pasado año con la visita de las primeras cuatro agencias de viajes Premium mexicanas para posicionar a la provincia vallisoletana en el exclusivo mercado azteca.

“Nuestro objetivo es mostrar el potencial enoturístico que tenemos con la Milla de Oro del vino y llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes y que ayuden a consolidar la presencia de viajeros aztecas en la provincia de Valladolid”, destacaba Íscar, quien llamaba a las empresas turísticas y el sector Servicios a aprovechar esta oportunidad “única” que se abre para dinamizar la economía y crear empleo en los pueblos que ayude a fijar población.

Desde la Cámara de Comercio de Valladolid, su presidente, Víctor Caramanzana, también se mostraba satisfecho del resultado de este viaje de familiarización, ponía en valor igualmente el potencial por explotar dela Milla de Oro del vino y avanzaba nuevas acciones comerciales y promocionales en México, pero también en Norteamérica y el mercado español.