Jane Birkin: «Gainsbourg nunca fue el mismo. Siempre fue cambiando»

La cantante lleva al Temporada Alta de Girona una versión íntima de sus conciertos dedicados a quien fue su compañero y autor de temas como «Je t’aime moi non plus»

Hace tiempo que la maravillosa voz de Jane Birkin continua dando nueva vida a las composiciones de Serge Gainsbourg, aquel artista que dejó la pintura para escribir algunas de las mejores canciones de todos los tiempos. Más allá de «Je t’aime moi non plus», Gainsbourg sigue atrayendo el interés musical de nuevos y viejos seguidores. Eso es algo que se podrá constatar este sábado con el concierto íntimo en el que, dentro de la programación del Festival Temporada Alta, en la Sala Montsalvatge de Girona, recorrerá las canciones de amor y desamor del gran autor francés. A excepción de otras actuaciones anteriores con este repertorio, la cantante y actriz opta ahora por estar acompañada de una pequeña formación orquestal para dar un aspecto más cálido a su encuentro con el público.

«Lo que he querido es trabajar con un formato más pequeño de manera que podamos viajar por todas partes. Llevamos dos años con estos conciertos, pero ahora será más fácil trasladar estas actuaciones a más sitios, no únicamente a grandes ciudades», explicó Birkin en un encuentro con la prensa.

Lo que no variará serán los temas, todos ellos compuestos por aquel a quien el presidente François Mitterrand definió, no sin razón, como «nuestro Baudelaire». Son temas en los que se habla de amor, pero también de cuando este acaba, por lo que algunas de esas canciones fueron escritas cuando se acabó la relación entre Gainsbourg y Birkin. «Canciones como “Baby alone in Babylone”, escritas hace unos treinta años, son de una gran belleza. Ahora para mí tienen un sentido nuevo», explica Birkin. Buena prueba de ello, como rememoró, es que cuando murió Gainsbourg «lo lloraban todos, desde los jóvenes hasta los taxistas que él tanto quería. Es curioso porque hay cantantes, como Charles Trenet, Georges Brassens o Jacques Brel que al final de su carrera eran igual que en su principio. Eso no pasa con Serge porque él iba cambiando continuamente».

Y, en este sentido, Jane Birkin estableció un inteligente paralelismo entre Gainsbourg y Picasso. «Él tiene una primera etapa, como una etapa azul de Picasso, en la que hay canciones como “La Javanaise” o “La chanson de Prévert”. Luego habría una etapa rosa en la que estaría “Melody Nelson” para romper con todo eso, volviéndose poliédrico, como si fuera cubista», apuntó la intérprete quien admitió que «Serge se enfadaría por haberlo comparado con Picasso porque para él la música era un arte menor comparado con la pintura».

Gainsbourg protagonizó varios y sonoros escándalos a lo largo de su vida. En la pequeña pantalla el público lo vio quemando un billete de 500 francos o diciéndole a Whitney Houston «I want to fuck you». ¿Sería posible hoy un Gainsbourg? Birkin sostiene que «ahora hay que ser más cuidadoso con lo que se dice. Él era políticamente incorrecto hace treinta años y vio cómo lo expulsaban de la televisión o que “Je t’aime moi non plus” era prohibida. Ahora se llevaría una sorpresa. ¿Estaría prohibida “Je t’aime moi non plus”? Serge sería mucho más cuidadoso».