La reorganización del catalanismo: la Lliga Democràtica tiende la mano al PNC y Units

Con el objetivo de tejer una candidatura unitaria de centro de cara a las elecciones catalanas

Josep Ramón Bosch
Josep Ramón Bosch

El catalanismo de centro afronta unas semanas determinantes para su futuro. Con las elecciones en un horizonte cada vez más cercano ante la previsible inhabilitación de Quim Torra en octubre, los partidos catalanistas trabajan a contrarreloj para ponerse a punto. Y uno de los retos que tienen por delante es cómo corregir la atomización que sufre este espacio político y que tanto le ha lastrado desde que desapareciera (políticamente) Convergència en el verano de 2016. Los movimientos en este sentido se multiplican: en las últimas horas, la Lliga Democràtica ha tendido la mano al Partido Nacionalista Catalán (PNC), a Units per Avançar, Convergents y a Lliures para tejer una unión.

Así, en un comunicado publicado esta mañana, el partido que lideran Astrid Barrio y Josep Ramon Bosch ha apelado a la unidad entre las cinco formaciones para forjar una alternativa política catalanista, moderada, de centro y unitaria de cara a las próximas elecciones. “Ahora más que nunca hará falta afrontar los retos compartidos con unidad, generosidad, sin caer en la confrontación, el personalismo, la exclusión o la oposición destructiva”, pide la Lliga Democràtica en el comunicado. “Con el objetivo ineludible de contribuir a la reconstrucción económica, a la reconciliación entre catalanes y la regeneración institucional de Cataluña”, añade.

Lo cierto es que esta mañana en una entrevista en “La Vanguardia”, uno de los rostros visibles de Units per Avançar, el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, se ha mostrado en esta misma línea y ha reclamado un esfuerzo a todos los partidos en pro de una confluencia. “No querría dejar a nadie fuera”, aseguraba.

El PNC se constituye el sábado que viene en una asamblea. El partido de Marta Pascal echará a andar tras meses de preparación en torno al grupo de Poblet y en medio de las negociaciones con Units para sumar fuerzas de cara a las elecciones.

Lo cierto es que entre las cinco formaciones hay diferencias evidentes en torno al eje nacional, ya que el PNC apuesta por la independencia de Cataluña, aunque por vías legales y negociadas; mientras que la Lliga Democràtica o Lliures abogan por la continuidad de Cataluña en España y rechazan un referéndum de autodeterminación. Las coincidencias entre los cinco partidos sí que son mayores en el ámbito socioecónomico, aunque aun en este terreno albergan diferencias.