Buch: “La conselleria de Interior es un fusible que se quema muy rápido

Desmarca su cese de la pugna entre JxCat y PDeCAT

El hasta ahora conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha expresado, tras conocer su cese, que respeta la decisión del presidente Quim Torra, lo cual ha desvinculado de la pugna JxCat-PDeCAT, y ha añadido que su departamento “es un fusible que se quema muy rápido”.

Ha dicho que siente su cese --”si le dijera que no lo siento, le estaría diciendo que no soy humano”--, que lo acepta “con deportividad” y que forma parte de su oficio.

“Sabes que vas a hacer un trabajo que a veces es incomprendido, que es muy debatido, que es muy criticado, pero que alguien tiene que hacer. Porque a todos nos gusta comer con el plato limpio, pero alguien lo tiene que limpiar”, ha dicho.

Ha descartado que haya motivos políticos en su cese por el conflicto entre PDeCAT-JxCat, porque él es de los consellers que han “transitado” hacia las siglas de ex presidente Carles Puigdemont, también del presidente Torra.

Sobre si tiene que ver con decisiones operativas en cuestiones como el orden público, ha explicado que eso lo hubiera entendido “en el marco del octubre, pero no ahora”, cuando hubo los altercados tras la sentencia del 1-O.

Buch --que ha dicho que todavía no había hablado con Puigdemont-- ha asegurado que ahora su objetivo “es hacer un buen relevo”, ya que queda mucho trabajo por hacer en el departamento de Interior.

Ha pedido a su sustituto, Miquel Sàmper, “continuar pedaleando para que la seguridad y las emergencias no vuelvan a estar en crisis nunca más”.

El conseller ha recordado que aceptó el cargo cuando nadie lo quería, después de que su antecesor, Quim Forn, entrara en prisión por el proceso soberanista, y con la cúpula del departamento procesada.

Ha indicado que nunca ha querido decir a los operativos cómo trabajar: “Tenía claro que no diría a los profesionales cómo tenían que trabajar”.

Buch ha admitido que puede haber cometido errores pero ha ensalzado haber conseguido acuerdos laborales con los cuerpos de Mossos y Bomberos, y haber gestionado momentos complicados como el covid, la explosión de Iqoxe, los altercados post sentencia del 1-O y temporales como el Gloria.