Meritxell Serret, consellera con Puigdemont fugada en Bruselas, se entrega al Supremo

Ha vuelto a España para ser diputada en el Parlament de Cataluña tras marcharse a Bélgica después de la declaración de independencia de 2017

Thumbnail

La exconsellera de Agricultura del Govern de Carles Puigdemont, Meritxell Serret, se ha entregado al Tribunal Supremo. Se marchó a Bruselas tras la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017 siguiendo el camino del expresidente de la Generalitat y otros exconsellers y ahora vuelve para ser diputada en el Parlament con su partido (ERC). En Bruselas, Serret había asumido desde 2018 el cargo de delegada de la Generalitat ante la Unión Europea.

En estos momentos, Serret se encuentra personada ante el Tribunal Supremo, donde prestará declaración y se prevé que en las próximas horas pueda estar en Cataluña. La exconsellera está procesada por un presunto delito de desobediencia, que no comporta pena de cárcel. La pena prevista para es de multa e inhabilitación para empleo o cargo público de hasta dos años.

Serret tiene la intención de tomar posesión del cargo de diputada y vuelve a Cataluña con el objetivo de “abrir camino al resto de exiliados políticos”, según informa Esquerra. Consciente de que su regreso implicaba riesgos, ha tomado la decisión de forma “muy meditada”. “Pienso que es la correcta y el paso lógico en mi lucha para contribuir a poner fin a la represión contra el independentismo”, ha declarado la exconsellera.

“La decisión de la consellera Serret, a pesar de que es individual, tendrá implicaciones políticas colectivas y contribuirá a aclarar, facilitar y revertir el proceso judicial contra los centenares de afectados por la causa general contra el independentismo”, sostiene Esquerra.

Esta decisión se materializa justo 24 horas antes de la constitución del Parlament, prevista para mañana a las 10 horas y donde todavía hay mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar. Puede pasar cualquier cosa, aunque tal y como ha avanzado este diario hoy, Esquerra y JxCat ya han pactado la candidatura de Meritxell Budó para presidir la cámara catalana.

También llega en un momento de máxima tensión judicial con los independentistas: por un lado, un juez devolvió a los siete presos condenados en el centro penitenciario de Lledoners al segundo grado -les retiró la semilibertad-; y, por otro lado, tanto Puigdemont como los exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín -los tres eurodiputados de JxCat- han perdido la inmunidad parlamentaria y sus movimientos quedan muy limitados.

De esta manera, de los 13 consellers de Puigdemont responsables de la celebración del referéndum ilegal del 1-O, seis están en prisión condenados por el Tribunal Supremo (Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Dolors Bassa y Joaquim Forn), además de Carme Forcadell (como presidenta del Parlament), Jordi Sànchez (como líder de la ANC) y Jordi Cuixart (como líder de Òmnium)-; tres siguen en Bruselas junto a Puigdemont (Lluís Puig, Ponsatí y Comín); y, el resto (Carles Mundó, Santi Vila y Meritxell Borràs) se libraron de la cárcel al ser condenados por un delito de desobediencia a 1 año y ocho meses de inhabilitación.

Además, también se marcharon fuera de España la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, que está en Ginebra, junto a la exdiputada de la CUP, Anna Gabriel.

Serret había mantenido un perfil muy bajo desde que se marchara a Bélgica, a diferencia del resto. Exconsellera de Agricultura, Serret (Vallfogona de Balague, Lleida, 1975) es licenciada en Ciencias Políticas y su trayectoria política se limitaba a ser concejala de su municipio entre 2007 y 2011 hasta que en 2016 llegó al Govern. También estuvo vinculado durante ocho al sindicato Unió de Pagesos y en el universo independentista también formó parte de la ANC.