El TSJC juzgará la próxima semana a Roger Torrent y su Mesa del Parlament por desobediencia al TC

Mantiene las fechas previstas pese a que la Fiscalía pidió anular la recusación al juez Carlos Ramos, que fue apartado del caso

El presidente del Parlament, Roger Torrent, durante pleno extraordinario para acoger la comparecencia de Torra.
El presidente del Parlament, Roger Torrent, durante pleno extraordinario para acoger la comparecencia de Torra. FOTO: Miquel gonzález Shooting

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha decido mantener para el miércoles de la próxima semana el juicio a los miembros de la Mesa del Parlament que presidió el ahora conseller Roger Torrent, a pesar de que la Fiscalía ha pedido anular la recusación al magistrado Carlos Ramos, que fue apartado del caso.

El tribunal mantiene la fecha de juicio --fijado para los días 5, 6 y 7 de octubre-- porque la Sala especial dedicada a resolver sobre recusaciones “ni siquiera ha admitido a trámite” el incidente de nulidad de la Fiscalía contra la decisión de recusar a Ramos.

Los jueces argumentan que, como la nulidad que reclama la Fiscalía aún no se está ni tramitando, la composición del tribunal que juzgará el caso de la Mesa de Torrent “no ha cambiado” por ahora y no ven motivo para aplazar el juicio.

De esta manera, Torrent, ex presidente del Parlament y actual conseller del Ejecutivo de Pere Aragonès, se sentará en el banquillo de los acusados por desobediencia al TC,. En concreto, juicio al dirigente republicano y a los anteriores miembros de la Mesa. Josep Costa, Eusebi Campdepadrós y Adriana Delgado.

Así consta en una diligencia del TSJC a causa contra los cuatro investigados por presuntamente desobedecer al Tribunal Constitucional (TC) en 2019 al tramitar propuestas de resolución sobre el proceso independentista: una reivindicaba la autodeterminación y otra reiteraba la reprobación al Rey.

Torrent y los tres miembros independentistas de la Mesa se enfrentan a posibles penas de inhabilitación tras ser procesados por desobediencia. En concreto, la Fiscalía pide un año y ocho meses y 30.000 euros de multa para Torrent, igual que para los dos ex diputados de Juntsm Josep Costa y Eusebi Campdepadrós.

El juez Ramos fue apartado del juicio en agosto a raíz de la recusación que presentó contra él el exvicepresidente del Parlament Josep Costa, y que secundaron Torrent y los ex miembros de la Mesa Adriana Delgado y Eusebi Campdepadrós.

El tribunal decidió apartarlo del caso por su tono en un informe al contestar a otra recusación contra él en esta misma causa, que según los magistrados destilaba un “apasionamiento personal o cercanía” que dejaba en duda su imparcialidad con el caso.

La Fiscalía, disconforme con la decisión de apartar a Ramos del juicio, presentó un incidente de nulidad contra la recusación del juez: esta petición aún no está admitida a trámite y esta misma semana la Sala encargada de valorarla ha dado un plazo de 10 días para que todos los implicados en la causa se posicionen antes de decidir.

A raíz de esta petición de nulidad y el plazo que requiere para resolverse, las defensas de Torrent, Campdepadrós y Delgado pidieron al TSJC suspender el juicio, porque la decisión final sobre la recusación de Ramos podría alterar la composición del tribunal que juzgará el caso.

Por su parte, la defensa de Costa pidió la “nulidad radical de todas las actuaciones” y Vox, que actúa como acusación popular, también pidió aplazar el juicio, lo que el TSJC finalmente ha rechazado.

Además de la recusación de Ramos, en esta misma causa el tribunal aceptó la recusación que presentó Costa contra el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, que no estará entre los magistrados que se encargarán del juicio.

En el juicio de la semana que viene, Torrent y los miembros independentistas de la Mesa que presidió serán juzgados por un presunto delito de desobediencia por tramitar en 2019 propuestas de resolución supuestamente a sabiendas de que suponían desoír varios autos y sentencias del Tribunal Constitucional (TC) que anteriormente ya habían anulado resoluciones del Parlament relacionadas con el proceso independentista y el derecho autodeterminación, y otras que reprobaban al Rey.

Para Torrent, Campdepadrós y Costa, la Fiscalía reclama una condena de un año y ocho meses de inhabilitación y a una multa de 30.000 euros, mientras que para Delgado pide 16 meses de inhabilitación y 24.000 euros de multa.