La residencia de Llíria niega malos tratos: “Se atiende a los ancianos con dedicación y cariño”

Afirman que la trabajadora difundió el video por venganza

La dirección de la residencia Domus Vi de Llíria (Valencia) ha negado que los internos de este centro hayan sufrido maltrato alguno y ha asegurado que el vídeo en el que supuestamente se ve a ancianos desatendidos fue grabado por una extrabajadora a la que no se renovó por incumplir sus obligaciones.

En las imágenes, emitidas este martes por Telecinco, se puede ver a varios ancianos atados a sillas y con llagas o desnudos a quienes supuestamente se deja desatendidos para comer e incluso tras caer al suelo.

Tras hacerse público este vídeo, la Conselleria de Igualdad informó de que iba a abrir una nueva investigación a este centro, que ya fue expedientado el año pasado por “varios incumplimientos graves”.

Sobre esta cuestión, la empresa ha explicado que la empleada que grabó las imágenes trabajó en el centro “solamente los meses de abril a agosto, como refuerzo del equipo de limpieza durante la crisis”.

En referencia al contenido del vídeo, explican que “las imágenes corresponden a residentes del centro durante la etapa de confinamiento que, por su avanzada edad y problemas psicomotrices, habían sufrido una caída”.

“En estos casos, y como no podría ser de otro modo, los empleados de DomusVi les atienden de manera inmediata, con total dedicación y posteriormente contactan con sus familiares para informarles en todo momento de la situación y estado de salud de los mayores”.

Asimismo, se informa de que la dirección está en contacto con los familiares de los residentes y se mantiene a disposición de las familias para resolver cualquier duda, y reiteran su “repulsa” ante lo que consideran una “mala praxis” por parte de la extrabajadora que difundió el vídeo.

Esta persona, aseguran, “no representa la labor de cuidar personas y su acción es totalmente reprochable y condenable para la compañía y para el resto de trabajadores de la residencia”.