Un fallo informático paraliza la publicación de las notas de las oposiciones de Secundaria de la Generalitat valenciana

Los tribunales llevan desde primera hora de la mañana intentando subir las calificaciones

Un examinador da instrucciones a los asistentes a las oposiciones a docentes de Secundaria y otros cuerpos de la Conselleria de Educación
Un examinador da instrucciones a los asistentes a las oposiciones a docentes de Secundaria y otros cuerpos de la Conselleria de EducaciónKai FörsterlingEFE

La Conselleria de Educación marcó hace más de una semana- después de un nuevo retraso- el día 25 de junio con la fecha en la que se iban a publicar las calificaciones de la primera fase de las oposiciones de Secundaria. A las 9 de la mañana se han constituido los tribunales para poner en marcha este procedimiento que se realiza desde una aplicación de la Conselleria. Resultado: tres horas más tarde todavía no están publicadas todas las notas.

Según ha confirmado a LA RAZÓN un docente que forma parte de uno de los tribunales, la aplicación da un error que imposibilita no solo subirlas las notas a la web, sino incluso imprimirlas y colgarlas en los centros examinadores para acabar, aunque sea parcialmente, con la incertidumbre de los aspirantes.

“Nunca he visto un caos similar”, asegura este profesor que ha participado ya en siete oposiciones a su largo de su trayectoria profesional. “No nos han facilitado ordenador para subir las notas, la wifi del centro no funciona, por lo que estamos usando los datos de nuestros teléfonos y nuestros propios dispositivos para intentar subir las notas”.

Añade que han advertido a la Conselleria de Educación sobre el problema sin que se les haya dado solución alguna. Es más, desde la Inspección se les ha ordenado que saquen las notas “como puedan” y que cuando vuelva a funcionar la aplicación ya lo harán de “manera oficial”.

Como ya informó LA RAZÓN, esta no es la primera vez que los opositores a Educación Secundaria en la Comunitat Valenciana tienen que asumir la falta de previsión de la Conselleria de Educación. El departamento que dirige Vicent Marzà ha modificado en diferentes ocasiones las fechas, comenzando por la del examen inicial, que se retrasó del 15 de mayo al 22 del mismo mes. A partir de ahí, el calendario ha ido variando, añadiendo estrés a los opositores.

“Lo de este año no tiene nombre”, señala una estudiante, que se presenta por cuarta vez a estas oposiciones y asegura que nunca ha vivido un caos semejante. Se trata además de un proceso de características singulares. Salen más plazas que en anteriores ejercicios debido a la supresión de las oposiciones en 2020 a causa de la pandemia.

En total, a esta convocatoria hay inscritos un total de 22.912 candidato que aspiran a las 3.542 plazas disponibles.