Teatro

La escritora en el armario

Vuelve al Centro Dramático Nacional Elena Fortún, la más exitosa autora española de literatura infantil

Javier Pérez-Acebrón (izda.) y Luis Moreno inerpretando «Elena Fortún»
Javier Pérez-Acebrón (izda.) y Luis Moreno inerpretando «Elena Fortún»marcosGpunto (nombre del dueño)

Después de Celia en la revolución, estrenada en noviembre del año pasado, llega ahora la segunda parte del díptico titulado «Sendero Fortún» en el que la directora María Folguera ha estado trabajando para poner en valor la obra y la personalidad de la autora Elena Fortún, aún hoy insuficientemente conocida y reconocida. Si la primera propuesta tenía por objeto llevar a escena una de sus novelas más importantes, esta nueva aproximación toma a la propia escritora como tema central de un texto firmado por la propia Folguera a partir de las obras –algunas de las más sorprendentes y reveladoras no se han conocido hasta hace muy poco– y de la biografía de una mujer con un pensamiento abierto, liberal, feminista y bastante avanzado para su tiempo.

«Elena Fortún», que así se llama la función, recorre el periplo vital de la autora desde 1927, que es cuando empieza a publicar, hasta su muerte en 1952. «No se trata tanto de un recorrido lineal y biográfico como de una exploración de su dimensión como escritora y de la relación que establece con su propia obra», aclara Folguera. Esa relación se plasma sobre el escenario merced a la estructura de metaficción que la directora ha dado a su propuesta y que permite que Fortún conviva con sus propios personajes. Las relaciones de la protagonista con su marido, también escritor, y las de este con Lorca, para quien trabajaba como actor aficionado; la amistad con María Lejárraga en sus inicios como narradora y con Carmen Laforet en los últimos años de su vida; el exilio, o los contactos con la editorial Aguilar son algunos de los asuntos a los que se acerca esta obra que, a juicio de su autora, ha encontrado en la escenografía de Mónica Teijeiro una eficaz manera de encuadrar los distintos planos temporales y espaciales. «La escenografía es un teatrito dentro de la sala que resulta idóneo para la sencillez de nuestra propuesta –explica Folguera–. Porque además nos permite que se convierta en un armario; un armario que oculta a los personajes y a la vez revela su verdad. Nos hemos basado en “Oculto sendero”, de la propia Fortún, en la que tanto se habla de descorrer, destapar, etc».

Es precisamente esa novela, inédita durante muchos años, la que ha permitido a los especialistas indagar en la homosexualidad de la escritora, de modo que ese armario al que hace referencia Folguera cobraría también un sentido metafórico relacionado con la sexualidad de la protagonista cuando entra y sale de él. La actriz Montse Díez da vida en el escenario a la creadora de Celia, Cuchifritín y Matonkikí, mientras que el resto del elenco –Julia de Castro, Irene Martín Guillén, Ana Mayo, Luis Moreno y Javier Pérez– se multiplica para interpretar la totalidad de personajes, algo más de una treintena, que recorren la función. Todo un reto para aproximar al espectador hasta el universo, según Folguera, de «una mujer avanzada, pero también contradictoria». «Por eso es interesante –añade–: es un personaje en el que conviven la culpa y el éxito; la responsabilidad emocional y la idea de libertad».

Dónde: Teatro Valle-Inclán, sala El Mirlo Blanco (pl. de Ana Diosdado s/n. Madrid).
Cuándo: del 18 de febrero al 8 de marzo.
Cuánto: 12 €.