Música

¿Volverán a celebrarse conciertos multitudinarios?

El sector de la música alerta de que está en cuestión"su propia supervivencia" por las cancelaciones de eventos en directo, principal fuente de ingresos de buena parte del sector. A esas repercusiones inmediatas se suma una amenaza: ¿vamos hacia la vida virtual?

Spectators walk in the Foro Sol during the Vive Latino music festival in Mexico City, Sunday, March 15, 2020. The two-day rock festival is one of the most important and longest running of Mexico. (AP Photo/Christian Palma)
Spectators walk in the Foro Sol during the Vive Latino music festival in Mexico City, Sunday, March 15, 2020. The two-day rock festival is one of the most important and longest running of Mexico. (AP Photo/Christian Palma) FOTO: Christian Palma AP

El sector de la música presencia con terror la actual situación de cancelaciones de eventos debido a la pandemia del coronavirus. A la cancelación masiva de conciertos en salas durante las próximas semanas se ha sumado el aplazamiento de eventos de gran formato como los festivales, lo que pone en jaque al sector de la música en vivo, pulmón de la industria. Pero, aún más, hay quien teme que esta crisis podría suponer un cambio de hábitos o de mentalidad entre los aficionados a los espectáculos de masas. ¿Desarrollaremos una reticencia psicológica? ¿Cuánto quedará de la histeria colectiva?

El estado de alarma está previsto para 15 días, pero con toda seguridad se prologará. La cacofonía de evitar el contacto y mantener la distancia de seguridad se habrá vuelto para entonces el primer mandamiento. Hoy parece inconcebible que algún día volvamos a apiñarnos en llenar una sala sudorosa. Puede que esta escena vuelva, pero puede que a algunos les resulte imposible readecuarse a la vida real, al menos, durante una temporada. La industria del espectáculo se teme lo peor: ¿caminamos hacia la vida virtual?. La Federación de la Música de España (Esmúsica) asegura que esta crisis “pone en cuestión la propia supervivencia del sector" por sus repercusiones económicas inmediatas. De las psicológicas, todavía no sabemos nada.

Desde la recientemente creada federación, que agrupa a múltiples entidades de intérpretes, productores, músicos, autores y salas de música, expresan su apoyo a las medidas de cuarentena emprendidas por el Gobierno central y los autonómicos que han provocado la cancelación de espectáculos. Sin embargo, reclaman que se lleven a cabo medidas económicas y fiscales para dar liquidez a las empresas, pymes y sectores específicos. Algunos músicos, afectados por estas cancelaciones se han agrupado para ofrecer un festival virtual con actuaciones en “streaming” desde su casa ofreciendo la posibilidad de recibir donaciones para mitigar los efectos de la crisis. El Cuarentena Fest está formado por hasta 51 artistas. El Teatro Real y los principales museos ya apuntan hacia una difusión de su conocimiento digital potenciando sus páginas webs.

“Como entidad que representa a la industria de la música en España debemos advertir que esta crisis puede poner en cuestión la propia supervivencia del sector de la música en vivo. No debemos olvidar la importancia económica que tienen los conciertos y los festivales de música para nuestro país. En el año 2019 se celebraron 90.000 eventos de música en vivo a los que asistieron más de 28 millones de personas”, recuerdan desde la federación, que está formada por la Asociación Estatal de Salas de Música en Directo (ACCES), la Asociación Española de Editores de Música (AEDEM), la Sociedad de Artistas, Intérpretes o Ejecutantes de España (AIE), la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo (ARTE), la Organización Profesional de Editores de Música (OPEM), Productores de Música de España (Promusicae), la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), la Unión Fonográfica Independiente (UFI) y la Asociación de Promotores Musicales (APM)..

Eventos como el San San Festival o el Viña Rock, uno de los festivales con mayor aforo de España, se han reubicado en octubre para sortear la crisis de la pandemia. El Primavera Sound aseguraba este fin de semana que mantiene sus planes en las fechas previstas (del 3 al 7 de junio) aunque mantenía conversaciones con artistas por si fuera necesario retrasar el evento “unas semanas”. Tampoco el BBK Live o el Mad Cool tienen intención por el momento de alterar sus planes de celebrarse en julio. Los grandes eventos de España y los ciclos veraniegos miran con cautela la famosa curva de infecciones. Mientras tanto, en otras partes del mundo suceden cosas extrañas. Mientras el Coachella y el SXSW de Austin, dos de los eventos más grandes del mundo se cancelaban, este pasado fin de semana se celebró con normalidad otro de los eventos más potentes, el festival Vive Latino, que reunió a 40.000 personas en Ciudad de México.