Poder y violencia en la ópera del siglo XXI

Josep Pons insufla energía al Liceo con el estreno de “Lessons in Love and Violence”, de George Benjamin

Georgia Jarman y Stéphane Degout, en el centro, durante su interpretación de esta ópera de George Benjamin
Georgia Jarman y Stéphane Degout, en el centro, durante su interpretación de esta ópera de George BenjaminA BOFILLA Bofill

Obra: “Lessons in Love and Violence” de George Benjamin. Dirección musical: Josep Pons. Dirección de escena: Katie Mitchell. Intérpretes: Stéphane Degout. Daniel Okulitch. Georgia Jarman. Peter Hoare. Samuel Boden. Ocean Barrington-Cook. Teatro del Liceo. 27-II- 2021.

Hay que destacar muy especialmente que estamos ante un compositor operístico contemporáneo de éxito, algo muy escaso en nuestros días. George Benjamin (Londres 1960) compositor de música instrumental y de diversas piezas vocales que no estrenó su primera ópera hasta sus cuarenta y seis años, se trataba de a Into the Little Hill (París 2006) con libreto del dramaturgo y traductor británico Martin Crimp como libretista y que se estrenó en España dentro de la temporada del Teatro Real de Madrid a principios de 2020 en los Teatros del Canal. Una pareja británica, de compositor y libretista, que ha dado dos nuevos frutos Written on Skin (Aix-en-Provence 2012), que fue un verdadero éxito con más de cien representaciones en los cinco años siguientes y que se estrenó en nuestro país en el Liceu y el Real en sendas versiones de concierto en 2016, y que presenta como tema principal ya el abuso de poder y la violencia de género en época medieval.

Lástima que la producción operística de Benjamin tenga, de momento, una cadencia de seis años en cada uno de sus nuevos estrenos por lo que el encargo de la Royal Opera House de Londres ha sido su última ópera Lessons in Love and Violence (Londres 2018) que es una coproducción con diversos teatros de Europa y los EE.UU entre ellos el propio Gran Teatro del Liceo en su estreno en España y el Teatro Real que la ofrecerá en abril. Una obra que sigue profundizando en los temas medievales, en este caso en una truculenta trama de violencia y poder en la corte inglesa durante el siglo XIV. Los protagonistas son el rey Eduardo II y la reina consorte Isabel de Francia, junto al amante del rey Piers Gaveston y el consejero y amante de la reina Roger Mortimer, todos ellos luchando por el poder y el amor en una trama llena de abusos, miedos y violencia con varios asesinatos hasta que que accede al trono el nuevo monarca Eduardo III.

Una escena de "Lessons in Love and Violence"
Una escena de "Lessons in Love and Violence"A BOFILLA Bofill

Hay que destacar un lenguaje musical moderno basado en una orquesta bastante reducida basada en las cuerdas y la percusión. Una música elegante, algo monótona, pero especialmente atenta a la trama y a la interpretación canora de los protagonistas. Sorprende la ausencia de coro, de arias como tales y de números de conjunto. La base del éxito es el interés teatral de la obra y la perfecta conjunción de la música con la trama y con una partitura vocal de interés pero sin especiales números canoros. El director musical del Liceu Josep Pons ha programado diversas obras musicales de Benjamin en el pasado y por ello ha contado con su apoyo para dirigir la obra en Barcelona y Madrid.

Pons realizó en el Liceu una estupenda interpretación musical de la obra, con gran vitalidad y acierto en los detalles de la peculiar tímbrica de la obra de benjamín, quizás en algún pasaje, al estar la Orquestra Simfònical del Liceu a la altura de la platea y no en el foso por la Covid-19 quedasen algo tapadas las voces en algún pasaje puntual. Merece la pena destacar la gran labor actoral de los protagonistas, la mayoría de ellos participaron en el estreno absoluto en Londres, destacando la caracterización de Stéphane Degout como el rey Eduardo II, de amplio y aterciopelado instrumento. La muy loable presencia escénica y canora de Giorgia Jarman con especial realce en las largas notas sobreagudas como la reina y la perfecta adecuación de Peter Hoare y Daniel Okulitch como Mortimer y Gaveston, así como el destacado resto del reparto con especial atención al hijo y Eduardo III de Samuel Boden.

Otra escena de la ópera dirigida por Josep Pons
Otra escena de la ópera dirigida por Josep PonsA BOFILLA Bofill

Excelente la moderna puesta en escena a cargo de la laureada directora de escena británica Katie Mitchell que juega con un destacado oleo del cotizado artista figurativo británico contemporáneo Lucian Freud, una pecera gigante y una destacada multitud de extras que dan una mayor vitalidad a la propuesta escénica que forma parte del éxito de esta producción que fue muy aplaudida por el público barcelonés. Una obra interesante, compleja, algo monótona a nivel musical que requiere una cierta profundización en la obra del compositor para disfrutarla completamente.