Deportes

Bianca Belair: “Cuando subo al ring, sé a quién represento y la responsabilidad que conlleva”

Antes de su combate contra Sasha Banks en SummerSlam, la campeona femenina de SmackDown reflexiona sobre su éxito y la importancia de la salud mental

Bianca Belair, campeona femenina de SmackDown y una de las grandes noticias de la era COVID en WWE
Bianca Belair, campeona femenina de SmackDown y una de las grandes noticias de la era COVID en WWE FOTO: WWE

En mitad de una pandemia, y después de una tormenta que amenazó con llevárselo todo por delante, incluidos los sueños de luchadores y público, la voz de Michael Cole hacía explícito lo evidente: “Por primera vez, dos mujeres negras lucharán por el título en el evento principal de WrestleMania”. Bianca Belair y Sasha Banks no solo cargaron en sus hombros la responsabilidad del combate titular, uno de los mejores del año en términos de estricta lucha libre, si no que abrieron un nuevo capítulo en la historia de la representación y la diversidad en una WWE a la que le ha costado años ponerse al ritmo que marcan los tiempos.

Después de 120 días como campeona femenina de SmackDown, tras su triunfo en la vitrina de los inmortales, Belair (Estados Unidos, 1989) no solo se mantiene sólida al frente de la división femenina de WWE, sino que ha renovado los aires de una cultura que había tenido en las Four Horsewomen (Sasha Banks, Charlotte Flair, Becky Lynch y Bayley) su última revolución. Siguiendo con atención los Juegos Olímpicos, dado su exitoso pasado en el atletismo, y con la mente ya puesta en su combate del próximo sábado 21 de agosto en SummerSlam, la superlativa de WWE atiende a LA RAZÓN título absoluto en mano.

Bianca Belair, tras retener hace unos meses, en "Hell in a Cell", la presea que la acredita como campeona femenina de SmackDown
Bianca Belair, tras retener hace unos meses, en "Hell in a Cell", la presea que la acredita como campeona femenina de SmackDown FOTO: WWE

-¿Se podría comparar el volver a ganarle a Sasha Banks, además en SummerSlam, con una medalla olímpica?

-Para mí, probablemente sí. Además, venimos de WrestleMania, de hacer historia en el evento principal de la primera noche, o sea que sí. Fue un momento increíble, e incluso ganamos un ESPY por ello. Ahora, nuestro nuevo combate en SummerSlam creo que es mucho más personal y sí podría compararse con una medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Aquel combate fue mucho más que un campeonato, fue historia. Llegado a este punto, las espadas no pueden estar más en alto, así que veremos quién sale de SummerSlam como la campeona femenina de SmackDown.

-¿Se puede mejorar un combate que, en muchos aspectos, fue perfecto?

-Si nos dejan trabajar, como felizmente ocurrió la última vez, tendremos un combate maravilloso de nuevo. La compañía confía en nuestras posibilidades y capacidades. En WrestleMania le mostramos al mundo que podemos tener grandes combates y ser el elenco principal sin problemas. Ambas somos muy apasionadas, y eso se nota de inmediato cuando nos ves sobre el cuadrilátero. Ahora habrá mucha más pasión incluso, con más público aún, o sea que el combate solo puede ser mejor.

-Hablando de lo que va más allá de la lucha libre, desde hace tiempo que WWE está detrás de ti en términos de “wrestling” y de entretenimiento, pero también en términos de representación y diversidad. ¿Te sientes más responsable, como cargando con una responsabilidad especial?

-Claro que me siento responsable, pero antes de que me la pusieran ellos, yo ya la traía de casa por así decirlo. Antes de llegar, ya cargaba con ello, con ser la primera mujer negra en hacer x. Incluso en NXT, donde las mujeres negras no habían tenido muchas oportunidades más allá de Sasha Banks. Tener ese privilegio, el de representar a mi comunidad desde un prisma positivo, es algo en lo que pienso constantemente. No me añade presión, porque siempre he competido pensando en ello, pero sí me ayuda en el sentido de pensar en qué hago y cómo lo hago. Que yo, al menos cuando me subo al ring, no soy solo yo, que represento a un montón de gente. Ser campeona también es eso, representar y también invitar a la gente a que venga a ese viaje conmigo. Este año a ese nivel ha sido una locura, y no puedo estar más agradecida. Y tampoco puedo ser cínica, porque que yo esté aquí es gracias al montón de mujeres que ha venido antes y tanto Sasha Banks como yo abriremos camino para las que vengan. ¡Tengo muchas ganas de ver qué nos depara el futuro!

-Sabemos que confeccionas tus propios atuendos sobre el ring. ¿Desde cuándo lo haces?

-Llevo cosiendo, prácticamente, desde que tengo memoria. Recuerdo tener siempre a mano el típico bote de galletas que estaba lleno de todo menos galletas. Agujas, telas, hilos, de todo. En el Instituto hacía también todo lo necesario para correr y competir, e incluso en el CrossFit, que es lo que me llevó a que Mark Henry se fijara en mí, por ejemplo. Pasé de ser la chica que se hacía sus propios atuendos a la protegida de Mark Henry. Cuando llegué a WWE me parecía el paso natural, que no debía cambiar esa esencia. Me parecía también una forma de implicarme mucho más en la creación y en la mejora de mi personaje, hacerlo más mío. Me hace sentir mejor conmigo misma.

-Como luchadora, ¿cuál es tu mayor sueño?

-Creo que ya ha ocurrido. Cuando llegas a WWE, el objetivo de la mayoría es llegar a WrestleMania. Y cuando lo logras, quieres ser el evento principal. Yo he hecho ambas cosas, pero no significa que no quede mucho todavía por hacer. Siempre quedan retos por delante. Acabo de entrar en mi primer combate tipo “Hell in a Cell”, voy a por mi primer SummerSlam como campeona… Quizá el siguiente reto es medirme a todas las Four Horsewomen. Quiero convertir en oro cualquier oportunidad que me brinde el camino.

Tras más de 120 días como campeona en WWE, Bianca Belair se medirá a Sasha Banks en SummerSlam
Tras más de 120 días como campeona en WWE, Bianca Belair se medirá a Sasha Banks en SummerSlam FOTO: WWE

-¿Cómo has sentido la vuelta del público a los estadios?

-Es muy curioso. Mucha gente me pregunta cómo me siento respecto a la vuelta a la carretera… cuando yo nunca llegué a estar en la carretera. Me llamaron para debutar en RAW el año pasado, justo después de WrestleMania, así que todo ha sido raro y acelerado desde entonces. Sentí el debut ante la gente como una especie de renacimiento, porque fue una locura. Es increíble poder celebrar con ellos, porque la victoria siempre es de todos.

-Ha habido rumores de que podría realizarse un torneo “Queen Of The Ring” en los próximos meses. ¿A quién te gustaría enfrentarte?

-Ahora mismo, el potencial del vestuario es enorme. Y el que queda por incorporarse está al mismo nivel. Tuvimos hace nada a Toni Storm, a Tegan Nox y a Shotzi Blackheart, que aseguran un futuro prometedor. Honestamente, creo que cualquiera podría ganarlo. Incluso Carmella, por mal que me caiga y aunque se declare la “Mujer más bella del planeta”, es una tía dura. Rhea Ripley, Charlotte, Liv Morgan… Esta última en Money In The Bank parecía lista para el salto, así que imagino que tiene mucha hambre. Si yo no estoy en el ring, probablemente esté apoyando a Liv Morgan.

-Durante los recientes Juegos Olímpicos, el retiro de Simone Biles trajo de vuelta el debate sobre la salud mental en el deporte de élite. ¿Cómo te enfrentas a esa presión en tu día a día, antes de los grandes combates?

-Simone Biles es una inspiración para mí, más después de lo que hizo en los Juegos Olímpicos. Sobre todo por tratarse de un evento tan grande y con todo lo que se esperaba de ella, y por cómo puso por delante su salud mental a su desempeño físico. Su equipo la apoyó desde el primer momento, y eso es muy bonito. No creo que haya atleta que pueda reprocharle nada o no entender su comportamiento, sobre todo por las situaciones a las que nos enfrentamos. Quizá no siempre tenemos nuestra mente en el lugar correcto, y ella fue un recordatorio de ese tipo de situaciones.

En la Universidad, tenía un entrenador que me ayudó mucho con eso. Pasé por varios estados críticos de salud mental, con desórdenes alimenticios incluidos, y él lo entendió y me ayudó a centrarme. Incluso me sentó en el banquillo de los suplentes para que me diera cuenta de que lo primero era yo y mi salud mental. Me recomendó también un médico especialista y pude salir adelante y conocerme, por fin a mí misma. Pero la salud mental es una maratón, una carrera de fondo, y mi marido (Montez Ford, también en WWE) me ayuda mucho también en la actualidad a seguir mejorando.

-¿Cómo hubieras afrontado un canjeo del maletín como el que sufrió Charlotte en RAW? ¿Por qué crees que Nikki A.S.H. la eligió a ella y no a ti?

-Creo que solo es cuestión de que ambas están en RAW. Me parece que tomó la decisión adecuada.

-Desde hace una semana, se viene hablando de un posible cambio en las dinámicas de NXT. ¿Cómo te sientes respecto a ello y respecto a los recientes despidos?

-NXT siempre será mi casa. Me hicieron crecer casi desde cero, entonces el cariño que le tengo como institución es enorme. Las ganas y el amor que te hacen aprender por el oficio los llevas a todas partes. No sé qué ocurrirá con NXT, pero sí sé que WWE es muy buena adaptándose a nuevas situaciones todo el tiempo. Y ser exitosos en ello. El ThunderDome fue la última prueba de ello. Es algo maravilloso de esta compañía.

-En las últimas semanas hemos tenido a John Cena y a Goldberg de vuelta. Aunque cada uno tenga una manera distinta de volver, ¿cómo ves la vuelta de las leyendas?

-Me encanta cuando vuelven las leyendas. Es una manera de aprender en directo y es muy divertido. Sobre todo cuando vuelven por una noche, como en el Royal Rumble. Esta compañía está construida sobre leyendas, o sea que lo normal es que vuelvan.

Cuando la gente me pregunta cómo se sabe cuándo has triunfado, yo siempre respondo que no tiene que ver solo con los títulos, para mí pasa por la consideración de leyenda y por el legado que hayas sabido o hayas podido construir. Es increíble en casos como el de John Cena, que solo aporta, incluso a los talentos nuevos a los que no les debe nada.

-Si consigues defender tu título contra Sasha Banks, ¿es Becky Lynch la siguiente en la lista?

-Me encantaría. Estar ausente durante más de un año y que sigamos hablando de ella, de verdad te hace comprender su importancia para los aficionados. Eso nos muestra qué tan grande es, y cuando vuelva me encantaría ser la primera en enfrentarme a ella. Yo soy una atleta, y sé que para ser la mejor tengo que estar en el ring con las mejores. Bayley y Becky son de las mejores, o sea que parece obvio que nos acabaremos cruzando en algún momento. También me encanta esa especie de choque generacional entre las Four Horsewomen y mujeres como yo o como Rhea Ripley, que venimos arrasando con todo.

* Esta entrevista fue realizada en conjunto con un grupo acreditado de periodistas representantes de medios españoles.