MENÚ
domingo 09 diciembre 2018
15:04
Actualizado

«Un pliegue en el tiempo»: Disney reinventa a las hadas madrinas

DuVernay adapta la novela «Un pliegue en el tiempo» con un reparto estelar, con Oprah y Reese Witherspoon, y la ayuda del diseñador Paco Delgado

  • «Un pliegue en el tiempo»
    «Un pliegue en el tiempo»

Tiempo de lectura 4 min.

09 de marzo de 2018. 00:44h

Comentada
9/3/2018

ETIQUETAS

Madeleine L’Engle dijo en varias ocasiones que «Un pliegue en el tiempo» fue rechazado por 26 editores antes de que Farrar, Straus & Giroux finalmente lo publicara. Ese año, 1962, ganó la Medalla Newbery, entre otros premios de literatura infantil, y poco después se convirtió en un clásico con una buena dosis de polémica. Algunos veían en su mezcla de fantasía, magia y ciencia ficción un discurso anti cristiano, por lo que fue prohibido en Estados Unidos durante una época. Las razones por las que fue rechazado en su momento son las mismas que lo hicieron atractivo para Ava DuVernay, directora de la adaptación de Disney. L’Engle considera que una protagonista mujer –que lleva gafas, es un genio de las matemáticas y alza la bandera de la individualidad– en una historia de ciencia ficción era demasiado extraño para los sesenta. Mientras, DuVernay afirma que a través de esa joven se transmite «la idea de que cualquiera de nosotros puede ser un héroe».

En «Un pliegue en el tiempo», tres mujeres –las señoras Quién, Cuál y Qué (Mindy Kaling, Oprah Winfrey y Reese Witherspoon, respectivamente)– ayudan a la adolescente Meg Murry (Storm Reid) a encontrar a su padre, un astrofísico que ha desaparecido (interpretado por Chris Pine), en un viaje por distintos mundos. En la realidad, otras tres mujeres hicieron posible la adaptación de esta novela de culto: Catherine Hand, la productora y fan del libro desde niña; Jennifer Lee, la mente detrás de «Frozen», que en este caso estuvo a cargo del guión, y DuVernay, nominada el año pasado al Oscar por su documental «Enmienda XIII».

Partir desde cero

La directora ha dicho que deseaba «crear algo visualmente espectacular», para lo que contó con la ayuda, entre otros, del premiado diseñador de vestuario Paco Delgado. El español afirma que ella le pidió que no leyera el libro: «Fue lo primero que me dijo. Quería ofrecer una visión muy personal y opinaba que teníamos que partir de cero en términos visuales». Es posible que ser extranjero le haya favorecido, ya que como él mismo admite, «se trata de una historia muy famosa en Estados Unidos. En bastantes colegios forma parte del currículo y algunas personas me contaban que llamaron a su perro Fortimbrás, como la mascota de la familia Murray. Yo no tenía ese “background” y por eso pude enfrentarme al vestuario de una forma diferente», asegura con su español salpicado de palabras en inglés. Delgado recuerda que vestir, maquillar y peinar a Kaling, Oprah y Witherspoon llevaba entre tres y cuatro horas cada día. «Fue complejo imaginar y diseñar este vestuario, pero la interacción con los actores resultó maravillosa. No estamos acostumbrados a llevar estructuras como estos vestidos, y ellas se los pusieron con una gracia increíble», afirma Delgado.

Y es que la indumentaria de cada «hada madrina» es infinitamente elaborada. Para la Señora Quién, por ejemplo, pensó en «ese familiar que está siempre citando libros. Ella tiene un gran interés por la cultura humana y eso se refleja en un vestuario de muchas referencias étnicas: japonesas, suramericanas, africanas. Algunos vestidos, además, están hechos de papel japonés o teñido». El personaje de Oprah es una guerrera: «El suyo era más tecnológico: usamos fibra óptica para producir luz en el interior de los trajes y estructuras metálicas –como corazas– en plata, oro y cobre». La Señora Qué, en cambio, es más maternal y terrenal: «Para ella pensé mucho en aves, en mariposas y en las colas de colores de los peces. Su vestuario es más cercano a las formas vegetales y resulta, a la vez, más abstracto», asegura Delgado.

Últimas noticias