La maquinaciones de Roman Abramovich, el “diplomático clandestino”

La credibilidad del magnate ruso, que acaba del vender el Chelsea, está entredicho y su papel de supuesto hombre de paz se tambalea mientras el indulto de Estados Unidos le ha permitido blindar parte de su fortuna

Roman Abramovich participa en las negociaciones
Roman Abramovich participa en las negociaciones FOTO: Twitter La Razon

Mientras cientos de ucranianos se enfrentaban a su aniquilación en una planta siderúrgica cercada, el oligarca ruso Roman Abramovich envió un mensaje el mes pasado asegurando que había logrado un posible avance. El multimillonario y aspirante a intermediario de la paz les dijo a los funcionarios en Ucrania que se había reunido con el presidente ruso, Vladimir Putin, a mediados de abril y “había llegado a un acuerdo” que permitiría a los soldados y civiles heridos, entre ellos niños, abandonar la fábrica sitiada en Mariupol.

Un acuerdo inexistente

Pero cuando los funcionarios ucranianos buscaron información sobre cómo proceder, se encontraron con el silencio de Moscú. Rusia continuó bombardeando la planta de Azovstal sin cesar hasta que las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja negociaron un compromiso por separado de Putin para permitir la evacuación de algunos civiles esta semana, dijeron las autoridades. Abramovich no participó en esas discusiones, dijeron los funcionarios, y no ofrecieron ninguna explicación sobre la veracidad de su supuesto acuerdo. Abramovich, quien amasó una fortuna con el petróleo ruso y acaba de vender el Chelsea al consorcio liderado por el copropietario de Los Angeles Dodgers, Todd Boehly, entra en su tercer mes como supuesto mediador entre el Kremlin y Kiev.

Sin embargo, hasta ahora, ese acuerdo ha funcionado mejor para Abramovich que para el pueblo de Ucrania, según funcionarios y expertos estadounidenses. Las conversaciones de paz se han ido a pique en medio de los ataques en curso y la creciente evidencia de las atrocidades rusas. Y, sin embargo, la participación de Abramovich lo ha protegido del aluvión de sanciones que Estados Unidos ha desatado sobre otras élites rusas a pesar de no obtener el más mínimo resultado. “Es una especie de ficción útil para que Abramovich se mantenga con vida”, afirmó al Washington Post Gavin Wilde, quien fuera director para Rusia en el personal del Consejo de Seguridad Nacional hasta 2019. “En la medida en que sus esfuerzos de negociación han evitado las sanciones son el claro ejemplo de que definitivamente ha sido más beneficiosos para él, y tal vez incluso para Moscú, que para Ucrania”.

Los socios de Abramovich insisten en que sus motivos son genuinos. “Es parte de la naturaleza humana pensar que alguien está haciendo algo no porque sea una buena persona sino porque quiere algo”, dijo un colega de negocios que habló bajo condición de anonimato, citando la sensibilidad del papel de Abramovich.

Los funcionarios ucranianos describen sus interacciones con él en términos más mesurados, diciendo que han tenido cuidado de no confiar demasiado en un oligarca con vínculos tan antiguos con el Kremlin, al tiempo que reconocen que, en estos momentos, es el único interlocutor que parece tener una relación directa. Línea a Putin. “Este es el único canal en esta etapa que prácticamente funciona”, dijo un funcionario, y agregó que si bien Abramovich tiene relaciones con el líder ruso, “la toma de decisiones recae únicamente en Putin”.

Pero la realidad, a día de hoy, es que mientras se presenta a sí mismo como un diplomático clandestino, Abramovich ha ido más allá que otros oligarcas rusos al explotar las conexiones políticas y pedir favores para proteger un imperio financiero que ha sufrido daños significativos en las consecuencias de la guerra. Es una apuesta que corre el riesgo de fracasar en última instancia al exponer sus conexiones con el presidente ruso, vínculos que anteriormente había negado rotundamente. Abramovich ha obtenido el apoyo incluso del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, quien presionó tanto al presidente Biden como al primer ministro británico Boris Johnson para que se abstuvieran de imponer sanciones al oligarca mientras servía como enlace Putin. Biden acordó otorgarle a Abramovich un indulto después de una solicitud de Zelensky que parecía casi involuntaria, dijeron las autoridades.

Un socio de Abramovich dijo que Zelensky también pidió a Johnson que se abstuviera de imponer sanciones al oligarca, pero que el perfil más alto de Abramovich en Gran Bretaña y la presión política sobre Johnson hicieron que tal medida fuera insostenible.

Las operaciones para mantener a salvo su fortuna

Para entonces, Abramovich, de 55 años, ya había orquestado un requerimiento por su cuenta al gobierno de los Estados Unidos que involucraba a importantes instituciones israelíes que habían recibido o prometido cientos de millones de dólares en donaciones de él en los últimos años. Entre ellos estaba Yad Vashem, el monumento conmemorativo oficial del Holocausto de Israel, donde la decisión del presidente de abogar por Abramovich provocó una reacción violenta dentro de la organización. El esfuerzo de cabildeo de Abramovich también llegó a las cámaras del Parlamento británico. En los primeros días de la guerra, los legisladores laboristas, incluido Chris Bryant, pronunciaron discursos mordaces en la Cámara de los Comunes pidiendo que Abramovich fuera sancionado y despojado del equipo de Chelsea.

Bryant dijo en una entrevista que luego recibió mensajes de texto y llamadas de colegas del Partido Conservador instándolo a retroceder y citando el papel de Abramovich en las conversaciones de paz. Al mismo tiempo, el magnate seguía con su propio plan. Dos días después de la invasión, entregó el control de su equipo de fútbol Chelsea a la organización benéfica del club, aparentemente con la esperanza de que eso pusiera fin a las peticiones para que lo despojaran de la propiedad. Cuando eso no funcionó, siguió adelante con los planes para vender el club y se comprometió a donar las ganancias netas a las víctimas de la guerra. El gesto enfureció a los funcionarios británicos cuando pudieron demostrar que Abramovich tenía la intención de dar dinero no solo a las familias en Ucrania sino también a las de Rusia. “Para mí, eso no era apoyar a los ucranianos”, dijo Kevin Hollinrake, miembro conservador del Parlamento. Él no ha condenado a Putin. No ha condenado la invasión. Desde mi punto de vista, claramente está del lado de Putin”.

Los resultados de las maquinaciones de Abramovich han sido mixtos: su gestión en la guerra ha sido infructuosa pero el indulto de Estados Unidos, que aún se mantiene, le han dado dos meses para vender participaciones, acumular efectivo y tomar otras medidas para salvaguardar su fortuna.