Los 10.000 pasos diarios ya no son suficiente: la ciencia te da la clave

Varios estudios insisten que debemos dejar de contar paso y centrarnos en la velocidad e intensidad de la zancada

Skechers para mujer
Las zapatillas Skechers para mujer son el complemento ideal para salir a caminar FOTO: FREEPIK

La ciencia ha demostrado sobradamente los importantes beneficios de caminar para nuestra salud pero además puede convertirse en un aliado para perder peso, según un estudio publicado en The Journal of Nutrition. La investigación fue realizada en personas con obesidad que restringieron su ingesta calórica entre 500 y 800 por día. Un grupo caminó 3 horas a la semana a una, mientras que el otro grupo no caminó. Aunque todos bajaron de peso, aquellos que caminaron perdieron 1,8 kilos más que los que no lo hicieron. Caminar es la forma más sencilla y económica de cumplir con la recomendación general que nos formula la OMS (Organización Mundial de la Salud) de realizar 150 minutos a la semana de un ejercicio aeróbico moderado. La OMS fija el número de pasos que debes dar al día para estar saludable en 10.000, a los que habría que sumar 5.000 más para una pérdida efectiva de peso. Pero ¿Y si la teoría de los 10.000 pasos no es suficiente?

Dos nuevas investigaciones publicadas hace apenas unos días exponen un mensaje claro: no solo debemos aspirar a caminar 10.000 pasos, sino que es vital que se realicen a buen ritmo.

Hace apenas dos días la prestigiosa revista JAMA Network publicó una investigación sobre la asociación entre el número de pasos y la intensidad con la que se ejecutaban y diferentes riesgos de enfermedades. Sus hallazgos confirman aspectos que ya se conocían, pero añaden una variable nueva: la velocidad de caminata.

Deja de contar pasos

En los últimos días, una nueva investigación apuntala esa teoría. Los investigadores de la Universidad de Sydney, en Australia, y la Universidad del Sur de Dinamarca han confirmado en el mayor estudio realizado hasta la fecha que andar 10.000 al día reduce el riesgo de padecer demencia, enfermedades cardíacas y cáncer, así como la posibilidad de morir por alguna de estas causas. Sin embargo, para su sorpresas, observaron que un ritmo de paso más rápido, como una caminata potente, mostró beneficios más allá de la cantidad de pasos logrados.

“El mensaje final aquí es que, para obtener beneficios protectores para la salud, las personas no solo deberían aspirar a dar 10.000 pasos al día, sino también a caminar más rápido”, ha señalado el coautor principal, el doctor Matthew Ahmadi, investigador de la Universidad de Sydney. “Deja de contar tus pasos y potencia tu zancada, concluye el estudio.

Pero, ¿Cuál es el ritmo perfecto?

La velocidad, según los expertos, debe ser suficiente como para multiplicar por tres la tasa metabólica en reposo o aquella que requiere un 70% de nuestra frecuencia cardiaca máxima. Pero si esto te resulta difícil de entender, el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades, del Gobierno de los Estados Unidos, ofrece un consejo más casero: el paso ligero es aquel que te permite hablar, pero no cantar.

Un estudio publicado por la la Universidad de Massachusetts, publicado en el British Journal of Sports Medicine, establece de un a vez por todas cual sería la velocidad adecuada. Después de analizar los 38 estudios más rigurosos sobre ejercicio físico, beneficios para la salud y frecuencia cardiaca, respiratoria, tasas metabólicas, diferentes índices de masa corporal, edad y otras variables, halló una respuesta casi milimétrica: el paso ligero es aquel que cubre 4,3 kms por hora. Dicho de otra manera 100 zancadas por minuto (es decir, casi dos por segundo). No se necesita ninguna app para calcularlo basta con contar los pasos que das en 10 segundos y multiplicar por 6 para conocer tu ritmo.