La odisea de pedir el paro: teléfonos colapsados y de pago

Están inoperativos desde que se decretó el estado de alarma. No todos los afectados tienen el mismo acceso y manejo de los medios telemáticos

El SEPE lanzó un formulario previo con el que solicitar la prestación por internet EUROPA PRESS (Foto de ARCHIVO) 30/12/2016 EUROPA PRESS

Las medidas adoptadas por el SEPE para reforzar la atención al público siguen sin cumplir su función. “Nuevos servicios de atención telefónica gratuitos” sigue clamando la web, junto a los horarios y las consultas que se pueden realizar. No obstante, más de dos semanas después del inicio del confinamiento, los teléfonos del SEPE siguen en el mismo estado de colapso. Ni nuevos, ni operativos, ni gratuitos. Los números libres de coste no dan señal o la llamada se cuelga al instante y los otros teléfonos disponibles son de pago. Por lo tanto, a los afectados por la oleada de despidos que ha desencadenado el coronavirus, o cualquier ciudadano que necesite resolver una duda, no le queda otra alternativa que recurrir a los medios telemáticos.

El paro del mes de marzo ha registrado su peor dato histórico debido al coronavirus. El desempleo aumentó en 303.265 personas y la Seguridad Social perdió 833.979 afiliados. Muchos de estos afectados por el impacto económico de las crisis sanitaria aún están batallando para acceder a la prestación que les corresponde. Los afectados por Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se ven algo más liberados de esta carga, ya que es la empresa la que se encarga de llevar todos los trámites y serán dados de alta de oficio para acceder al paro. Una situación más engorrosa es la que atraviesan los que directamente han sido despedidos. Para estos desempleados, el SEPE lanzó un formulario previo con el que solicitar la prestación. Una vez recibida esa solicitud online, un gestor del Servicio Público de Empleo contactaría con el usuario “en los próximos días” para formalizar la petición. El problema aparece al no tener en cuenta que no toda la población afectada tiene los mismos conocimientos tecnológicos, ni el mismo acceso a la información.

Para lo no nativos digitales, hacer una breve llamada por teléfono es la vía que les permitirá resolver sus dudas y restar algo de incertidumbre a la situación. Juan está intentando conocer a cuánto ascenderá su prestación, cuánto durará y a qué otras ayudas puede acceder. No sabe qué alternativas tiene porque todo está en un lenguaje muy técnico y difícil de comprender para él. Sin nadie que se lo explique, a Juan no le queda otra opción que pagar por simplemente resolver sus dudas. Los teléfonos gratuitos para ciudadanos (900 81 24 00) y empresas (900 81 24 01) se cuelgan nada más hacer la llamada y única otra alternativa disponible de atención telefónica es recurrir a los números de pago: ciudadanía (901 11 99 99) y empresas (901 010 121). Cada día se anuncian nuevas medidas y se van actualizando los procesos para solicitar las ayudas, lo que puede causar cierta confusión entre los afectados. El anuncio del formulario para solicitar el paro se hizo especialmente viral en Twitter, una red social que no manejan los ciudadanos de todas las edades. Otros no nativos digitales se adentran en la web del SEPE en busca de respuesta pero acaban perdidos entre el laberinto de pestañas y subapartados.