Mejores ciudades de España para invertir en vivienda

Invertir en vivienda seguirá siendo una de las mejores opciones para conseguir rentabilidad en 2020. Al menos eso es lo que indican las previsiones. Al margen de la situación excepcional que ha ocasionado la crisis sanitaria, que implicará, seguramente, una caída en los precios durante los próximos meses, el mercado inmobiliario continúa siendo uno de los valores más seguros y rentables a la hora de invertir. Durante el pasado año, la vivienda ofreció una rentabilidad bruta por alquiler del 3,8 %, según los últimos datos publicados por el Banco de España. Un rendimiento bastante más elevado que la de otros activos financieros

El mercado inmobiliario continúa siendo uno de los valores más seguros y rentables a la hora de invertir
El mercado inmobiliario continúa siendo uno de los valores más seguros y rentables a la hora de invertirLa RazónTarragona

No obstante, para determinar la rentabilidad total de este tipo de inversión debemos tener en cuenta otros factores como la revalorización del inmueble en el mercado, las ciudades con mejor oferta, el riesgo inmobiliario o el precio de la vivienda.

Mejores zonas para invertir en España

Las mejores zonas para invertir en este momento son todas aquellas en las que los precios de los alquileres estén creciendo y la demanda de obra nueva supere a la oferta existente. En este sentido, Madrid y Barcelona han liderado la recuperación de los precios desde hace unos años, pero hay otras ciudades que, según los expertos, tienen por delante un interesante recorrido.

Así, hay determinadas zonas que tradicionalmente han resultado más atractivas para adquirir un piso por su dinamismo, entorno estudiantil, atractivo turístico, cultural, de ocio o deportivo. Por otro lado, si antes de la crisis del coronavirus ya se observaba una tendencia a salir de las grandes ciudades debido a lo complicado que era acceder a una opción de inversión atractiva, la nueva situación está provocando que muchas personas se plateen renunciar a los núcleos urbanos para ganar unos metros cuadrados.

Madrid

Desde el punto de vista de la rentabilidad, los barrios más céntricos y demandados de la capital madrileña no son la mejor opción para el pequeño inversor que compre vivienda nueva. Esto se debe a que el elevado precio del metro cuadrado y el estancamiento del coste del alquiler en alguna de estas zonas ha provocado que la rentabilidad de la obra nueva sea bastante inferior a la de otros barrios como Tetuán, Villaverde o Arganzuela.

En estos últimos, hay más de una docena de promociones en marcha que suman unas 250 viviendas de nueva construcción. Los precios oscilan entre un mínimo de 145.000 euros, muy por debajo del producto de obra nueva que se puede encontrar en otros puntos de la capital, hasta un máximo de 382.000 euros, y con un precio medio de 248.023 euros. Así, por ejemplo, en el distrito de Tetuán, la rentabilidad bruta del alquiler se sitúa en el 4,3 %, según datos recientes de la tasadora Tinsa. Por su parte, Villaverde y Arganzuela presentan porcentajes superiores y, en todo caso, muy por encima del 2,8 % del distrito Centro.

Tarragona

Atendiendo a las perspectivas del mercado, en la coyuntura actual, Tarragona es mejor lugar para invertir que Barcelona. Según apunta el economista Gonzalo Bernardos, aunque el mercado inmobiliario se encuentra en un momento de expansión, en ciudades como Barcelona los precios ya han tocado techo. Por tanto, es difícil encontrar buenas oportunidades de inversión con retorno a medio plazo. Por el contrario, en Tarragona queda mucho margen, dado que las cifras dependerán más del crecimiento de la ocupación. El litoral español siempre ha sido un importante foco de atracción para los inversores, que ven en la vivienda una manera de obtener rentabilidades difíciles de encontrar en un entorno de bajos tipos de interés. Por lo general, aunque comprar un piso en la costa resulta más caro que en zonas de interior, la actividad de Tarragona muestra un gran dinamismo y hace prever una revalorización a largo plazo de los inmuebles.

Prueba de ello es que grandes promotoras como Metrovacesa cuentan con multitud de promociones de obra nueva en Tarragona en zonas muy demandadas por su oferta cultural, entorno y calidad de vida. Pero no solo eso, la ciudad mediterránea es un importante centro financiero, especialmente a nivel industrial, gracias a la expansión de un campo petroquímico que atrae a numerosas multinacionales. Esto unido a las inversiones en infraestructuras y proyectos de mejora ha transformado a la antigua capital imperial en una de las ciudades españolas con mayor crecimiento, que cuenta en la actualidad con una población que supera los 131.000 habitantes.

Málaga

El desarrollo económico de Málaga en los últimos años ha sido meteórico, por lo que no resulta extraño que esté a la cabeza de las mejores ciudades españolas para invertir y desarrollar nuevos proyectos empresariales. Tanto es así que ha aparecido en la octava posición del Top 10 de ciudades europeas para invertir y emprender del periódico The Financial Times. Una de las razones de que la Costa del Sol, y concretamente Málaga, sea uno de los mejores lugares para adquirir una vivienda es que el riesgo inmobiliario es muy bajo.

En estos momentos comprar una propiedad, una oficina, un local comercial o un garaje en Málaga es asegurar un retorno prácticamente inmediato, algo poco frecuente en este tipo de operaciones. Esta es la razón por la que muchos españoles y extranjeros, en su mayoría ingleses y alemanes, destinan sus ahorros a la adquisición de una segunda residencia en la Costa del Sol.

Por otro lado, un informe reciente del portal inmobiliario Idealista refleja que la rentabilidad bruta de la compra de vivienda para alquilar en la zona de Málaga se sitúa en el 7,5 %. La provincia es un destino habitual de veraneantes de toda Europa. El año pasado, más de 2.650.000 personas optaron por pernoctar en apartamentos turísticos durante sus vacaciones. Este año, con las restricciones internacionales de movilidad, se espera que la cifra aumente considerablemente al crecer el turismo nacional. Esta revalorización de los inmuebles no solo está garantizada por la fiabilidad del sector turístico, sino también por las tendencias de un mercado en el que nuevos inversores con un elevado poder adquisitivo ya están poniendo la vista en Andalucía y concretamente, en la Costa del Sol.

Elegir una ciudad para comprar obra nueva depende de muchos factores, sin embargo, es muy importante dirigir la atención a tres factores clave: la rentabilidad de la inversión, el nivel de actividad de la zona y el precio de la vivienda. Teniendo en cuenta estas variables, en este momento de tipos de interés bajos, es la operación financiera más segura para sacar una buena rentabilidad a nuestros ahorros.