La losa de las pensiones: 171% de deuda pública si no se reforman y 116% incluso con reforma

La OCDE avisa de la pesada carga de los pensionistas para las finanzas públicas

Thumbnail

Nadie niega ya que el envejecimiento de la población española pasará una elevada factura, si no se remedia, a las cuentas públicas tanto por el lado del déficit como por el lado de la deuda pública. En ese sentido, levantaron ayer la voz de alarma la AIReF, en su Observatorio, y la OCDE, en su último informe sobre la economía española. Ambas instituciones expresaron su preocupación por la espiral alcista que sufre la deuda pública española, que ya rebasa en el primer trimestre de este año el 125% del PIB, y que vincularon, en gran medida, al crecimiento de la nómina de los pensionistas.

En este escenario, tanto la AIReF como la OCDE recomendaron acometer una reforma inmediata de las pensiones, ya que «los desafíos fiscales se verán exacerbados por la duplicación de la tasa de dependencia de la tercera edad de aquí a 2050». Si esa reforma, la deuda se disparará hasta el 171% del PIB e incluso con ella se estancaría en el 116%. De ahí que consideren que han de tomarse medidas adecuadas y socialmente aceptables para garantizar la sostenibilidad.

En ese contexto, la OCDE apostó por vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida, medida que no ve con malos ojos la AIReF.

Además, propuso seguir retrasando la edad efectiva de jubilación desincentivando la jubilación anticipada e introduciendo nuevos incentivos para prolongar la vida laboral, como, por ejemplo, subir el número de años de cotización requeridos para cobrar la pensión íntegra.

La OCDE completó esta reforma con una batería de medidas encaminadas al reciclaje profesional de los trabajadores de más edad para que se adapten a las nuevas circunstancias del mercado laboral.

Tanto este organismo como la AIReF avisaron ayer de que podrían aumentar los riesgos para la sostenibilidad fiscal sin una estrategia creíble de consolidación a medio plazo, que permita encauzar la deuda pública en una trayectoria descendente y sostenible, una vez consolidada la recuperación.

Tras alertar la OCDE de la excesiva incertidumbre que pesa sobre el ritmo de la recuperación en nuestro país, así como de que los efectos de la crisis varían entre sectores, empresas y trabajadores, aconsejó, cuando la recuperación esté bien encarrilada, anunciar un plan plurianual de consolidación fiscal, que incluya a todas las administraciones públicas españolas, con el objetivo de aportar credibilidad a la sostenibilidad fiscal.

Revisión del gasto público

En ese sentido, lamentó que, pese a la necesidad de reordenar las prioridades de gasto, no fuera habitual que se llevaran a cabo revisiones del mismo. «La falta de evaluación de las políticas, también en los niveles subnacionales de gobierno, puede ser un obstáculo para redirigir el gasto a usos más productivos», avisó. Mientras, la AIReF, en su Observatorio, constató que la pandemia ha agudizado los desafíos asociados a los altos niveles de endeudamiento público, cuya sostenibilidad futura está fuertemente ligada a las políticas del Banco Central Europeo. A su juicio, la retirada de los instrumentos no convencionales de política monetaria y la reducción de la deuda soberana del balance del BCE puede suponer un reto importante no exento de riesgos, como un posible repunte de los tipos de interés o el regreso de parte de la base inversora residente. La Autoridad Independiente consideró que el alto nivel de endeudamiento representa, además, un elevado riesgo al alza del gasto público.