Nueva factura de la luz: ¿qué es mejor, el mercado libre o el regulado (PVPC)?

Los expertos siempre han sostenido que el PVPC es mejor que las tarifas del mercado libre, pero, ¿sigue siendo así tras el cambio en el recibo eléctrico?

Thumbnail

El pasado 1 de junio entró en vigor la nueva tarifa de luz 2.0 TD, un cambio en el recibo eléctrico que afecta a los consumidores domésticos con una potencia contratada igual o inferior a 15 kW. Los usuarios acogen esta modificación con gran incertidumbre y con la sensación de que al final de mes van a pagar más por lo mismo, salvo que estén pendientes de realizar un consumo eficiente. La nueva estructura afecta a todos los consumidores, tanto a los que tienen una tarifa PVPC como a los que están en el mercado libre. No obstante, los del mercado regulado tienen que hacer frente a una carga adicional: el precio récord de la luz. Los expertos siempre han sostenido que el PVPC, pese a las variaciones constantes en los precios, es mejor que las tarifas del mercado libre. Pero, ¿sigue siendo así tras el cambio en la tarifa?

El del PVPC y el del mercado libre son los dos tipos de contato a los que el pequeño consumidor puede acogerse. Ambos comparten dos componentes de la factura: los peajes y los impuestos (21% de IVA y 5,11% del impuesto especial sobre la electricidad). ¿En qué se diferencian?

PVPC

El PVPC es la oferta eléctrica del mercado regulado. Es decir, el precio lo fija diariamente el mercado mayorista y el Gobierno es el encargado de supervisarlo. Para acceder a esta modalidad de contrato, el consumidor debe tener una potencia contratada igual o inferior a 10 kW, instalación eléctrica de baja tensión y contador digital. Además, solo los usuarios acogidos al PVPC podrán solicitar el bono social de electricidad, un descuento del 25% o del 40% para los consumidores vulnerables que cumplan ciertos requisitos.

Mercado libre

En el mercado libre, es la comercializadora la que ofrece los precios. En este caso, los consumidores no pueden acceder al bono social, pero las compañías eléctricas suelen ofrecer descuentos y promociones. Los clientes pueden elegir entre los diferentes planes, como puede ser el precio fijo, con discriminación horaria o tarifa plana. Las familias acogidas al mercado libre pueden contratar servicios de mantenimiento.

¿Cuál es mejor?

Los consumidores dle mercado libre tienen más variedad de servicios y no tienen que estar pendientes de los horarios tras el cambio en la estrucutra de la factura eléctrica, con los polémicos tramos valle, llano y punta. No obstante, el precio no es más bajo que el del mercado regulado. En momentos puntuales, el PVPC se encarecerá, pero los expertos coinciden en que, a la larga, es más barato.

Para la Confederación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Madrid (CECU Madrid), el mercado regulado “sigue siendo más rentable” porque el precio está garantizado por el Gobierno y “el consumidor no tiene la obligación de contratar servicios adicionales que encarecerían la factura, y sin establecerse períodos de permanencia”. Este tipo de servicio son, para CECU Madrid, “un gasto que puede multiplicar el coste total de la factura” sin que el consumidor se de cuenta. Advierte, además, que las eléctricas están lanzando ofertas y descuentos ante la confusión que está generando el cambio en el recibo de la luz.

Antes de aceptar cualquier oferta, conviene sopesar las ventajas e inconvenientes de las dos modalidades de contrato. En el mercado regulado destaca positivamente el precio, regulado por el Gobierno, así como no tener compromiso de permanencia ni necesidad de contratar servicios de mantenimiento. Los puntos débiles del PVPC es que solo está disponible para potencias de hasta 10 kW.

El mercado libre está disponible para cualquier tramo de potencia y los descuentos que ofrecen las compañías son interesantes. En cambio, entre las desventajas se encuentra que son las propias eléctricas las que establecen los precios, algunos contratos tienen permanencia y pueden incluir servicios de mantenimiento obligatorios que encarecerían la factura de la luz.