El Gobierno da luz verde con condiciones a la OPA de IFM sobre el 22,69% del capital Naturgy

IFM deberá mantener el empleo, la sede en España, seguir en bolsa tres años y aplicar una política prudente de dividendos

Thumbnail

Después de meses de incertidumbre y de diálogo, el Consejo de Ministros autorizó este martes, con condiciones, la OPA voluntaria y parcial del fondo australiano IFM sobre el 22,69% del capital de Naturgy. Así lo confirmó este martes, al término del Consejo de Ministros, la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera. Según el Ejecutivo se trata de una operación singular sobre una empresa estratégica. De hecho, sigue viendo la operación desde la mayor de las cautelas al tratarse de un sector estratégico. Por eso y pese a la bienvenida a la inversión extranjera, debe ser concebida como «una oportunidad que ayude a consolidar con robustez el marco normativo y la transición energética».

Eso sí, con «garantías y cautela», reiteró Ribera. En concreto, la aprobación de la operación de IFM para entrar en el capital de Naturgy, bendecida a propuesta del Ministerio de Asuntos Económicos, está condicionada a que, en un plazo de cinco años de la liquidación de la OPA, el fondo inversor apoye las inversiones de la sociedad en proyectos de transición energética en España que contribuyan a generar valor, así como a mantener el domicilio y la sede de la compañía en nuestro país y a una parte significativa de la plantilla en el mismo.

Además, IFM deberá respaldar una política de dividendos prudente y una de endeudamiento externo que permita mantener esta ratio, sin superar los niveles recomendados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). IFM no podrá apoyar tampoco ninguna propuesta de desinversión distinta de las reflejadas en el plan estratégico que se presente y que implique perder el control de las filiales con las que el grupo realiza sus actividades estratégicas en España. Tampoco podrá apoyar la exclusión de Naturgy de las bolsas españolas durante los próximos tres años.

El incumplimiento por IFM de estos requisitos supondrá la revocación de la inversión y conllevará una infracción «muy grave». IFM presentó a principios de febrero ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la solicitud de autorización, incluido el folleto, de su oferta pública voluntaria y parcial para hacerse con hasta el 22,69% del capital social de Naturgy. La operación, además del visto bueno de la CNMV, debía contar con esta autorización del Gobierno, debido a la normativa de blindaje aprobada el año pasado por el Gobierno español como consecuencia de la crisis de la covid-19, que permite al Ejecutivo vetar la compra por un inversor extranjero de más de un 10% de una empresa española de un sector estratégico.