Las pequeñas gasolineras anticipan cierres por la bonificación de los 20 céntimos

Su patronal, como la de las medianas y pequeñas estaciones de servicio, asegura que no pueden adelantar el dinero

Las pequeñas y medianas estaciones de servicio aguardan casi con pavor la llegada del viernes. Ese día, las gasolineras españolas tendrán que aplicar la bonificación de 20 céntimos por litro a los precios de los carburantes que sirven aprobada ayer por el Consejo de Ministros y que hoy ha publicado el BOE como una de las medidas del Decreto-Ley de medidas para hacer frente a los efectos económicos de la invasión de Ucrania. Advierten de que la medida, aunque bienintencionada, no está bien configurada para sus intereses. El decreto estipula que las empresas petroleras pueden solicitar ante la Agencia Tributaria la devolución de esa bonificación, pero en el mes siguiente al pago del descuento. Y para evitar posibles problemas de liquidez a las pequeñas estaciones de servicio, la disposición recoge que las gasolineras pueden solicitar un “anticipo a cuenta” de entre mil euros y 2 millones de euros. El adelanto correspondería al 90% del volumen medio mensual de los productos incluidos en el ámbito objetivo de la bonificación vendidos en 2021. Pero el problema según estas compañías es que no tienen liquidez para empezar a ofrecer a partir del 1 de abril el descuento adelantándolo de su bolsillo porque, según dicen, los anticipos estatales no llegarán antes de esa fecha. Y las consecuencias que temen son, directamente, cierres.

La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) ha advertido precisamente hoy de que prevé cierres de pequeñas gasolineras por la imposibilidad de afrontar el impacto en su liquidez que supondrá aplicar el descuento de 20 céntimos, por lo que ha instado al Ejecutivo a retirar la medida y optar por una solución que venga por la “vía ajustes en los impuestos”. En un comunicado, esta patronal considera que la medida “asfixiará” a las pymes del sector. Según ha advertido, este tipo de compañías “no podrán hacer frente al adelanto del importe necesario” para acometer el descuento en el precio, sobre todo durante los primeros días de aplicación, debido a que los plazos establecidos por el Ejecutivo para adelantar los fondos en su opinión “no son reales”.

La entidad ha recordado que agrupa a “pequeños empresarios y autónomos” y que algunos de ellos ante la fuerte subida del precio han optado por vender gasolina y gasóleo “sin margen de beneficio para minimizar el impacto de la crisis energética en los consumidores”. Aesae representa a una veintena de cadenas (entre ellas Ballenoil, Bonarea Energía, Plenoil o Petrostar) que suman en total 1.400 estaciones de servicio.

Adelanto y cantidades

Las quejas de Aesae son muy parecidas a las de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES). Esta patronal, que representa a unas 4.000 gasolineras, ha reiterado hoy también la imposibilidad de adelantar el dinero para aplicar las bonificaciones. Como ha informado hoy LA RAZÓN, esta patronal, en línea con Aesae, también ha mostrado su preocupación por saber en que plazo se supone que van a recibir los adelantos ante la falta de músculo financiero de muchas compañías para adelantarlo de su bolsillo. Además, también están preocupados por la cantidad de dinero que van a recibir las estaciones de servicio dado que será el 90% de unas ventas, las de 2021, reducidas en su momento por las restricciones a la movilidad introducidas por la pandemia y que ahora han crecido.

Hoy mismo, su director general, Nacho Rabadán, ha asegurado que desde la Confederación se pusieron a disposición del Gobierno hace dos semanas para abordar las medidas para bajar el precio del combustible sin recibir respuesta del mismo. Asimismo, ha denunciado el estrangulamiento financiero al que ya está sometido el sector debido a la escalada en los precios del carburante y su impacto en los costes de aprovisionamiento. “La situación es desesperada para muchos de nuestros asociados”, ha reconocido Rabadán. CEEES, como informó este periódico, advirtió semanas antes de anunciarse la bonificación de los 20 céntimos de que los elevados costes actuales de aprovisionamiento suponían ya de por sí una amenaza para la supervivencia de las propias estaciones de servicio, algunas de las cuales creen que tendrán que cerrar temporalmente.