IAG espera tener cerrada la compra del 100% de Air Europa en 18 meses

Luis Gallego asegura que el crédito participativo concedido por el 20% de la compañía “irá creciendo poco a poco”

Aviones de Iberia y Air Europa en la aeropuerto de Madrid-Barajas
Aviones de Iberia y Air Europa en la aeropuerto de Madrid-Barajas FOTO: SUSANA VERA REUTERS

Luis Gallego, consejero delegado de IAG, ha puesto hoy un nuevo plazo encima de la mesa para culminar la compra de Air Europa por parte de Iberia, una de las aerolíneas que integran el holding que dirige. Gallego confía en cerrar con éxito la compra del 100% de la compañía aérea del Grupo Globalia en un plazo “mínimo” de 18 meses después de que las dos empresas firmaron un acuerdo el pasado 17 de marzo por el cual IAG concede un crédito de 100 millones de euros a Air Europa, préstamo que podrá transformarse en una participación de hasta el 20% del capital en esta última.

Según ha explicado Gallego en su intervención en el foro “Wake Up”, organizado por el periódico digital “El Español”, “el crédito se transformará en un 20% de la compañía y luego se irá creciendo hasta el 100%”. El acuerdo sobre el préstamo está pendiente de que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) concedan una dispensa (“waiver”) a IAG; una vez recibido, pedirán el visto bueno de las autoridades de Competencia de varios países y se definirá un calendario para completar la operación en un plazo mínimo de 18 meses.

La operación de compra de Air Europa, que se fraguó a finales de 2019, ha sufrido en los más de dos años que se lleva cocinando sucesivos contratiempos que han impedido cerrarla. En principio, el acuerdo estipulaba que Iberia pagaría 1.000 millones de euros por la compañía de la familia Hidalgo. Sin embargo, la irrupción del coronavirus llevó a revisar los términos del acuerdo y rebajar el precio a 500 millones. Y cuando las cosas parecían encarriladas, ambas partes decidieron romper el acuerdo a finales del pasado año ante la sospecha -luego confirmada- de que las autoridades de competencia europeas no aprobarían la operación tal y como estaba concebida debido a problemas de acaparamiento de rutas, especialmente en Latinoamérica. Entonces, se dieron de plazo hasta finales de enero para encontrar un nuevo esquema después de que Iberia pagase a Air Europa 75 millones de euros en concepto de indemnización, cantidad superior a lo estipulado en su acuerdo inicial como muestra de su voluntad de cerrar su compra y para asegurarse una opción de compra preferente. Pero enero acabó sin acuerdo. Y cuando más difícil parecía la operación -la familia Hidalgo empezó incluso a negociar la venta de Air Europa a Air France-, IAG anunció en marzo el préstamo de 100 millones que servirá de base para lanzar la compra.

Gallego ha insistido hoy una vez más que la operación sería buena no sólo para IAG, sino también para del “hub” del aeropuerto de Madrid-Barajas, que podría competir de esa manera con los grandes europeos. Si finalmente la operación se cierra, el “hub” resultante tendría un número de aviones similar a los de la aerolínea KLM en Ámsterdam, según ha asegurado el consejero delegado de IAG. Si fracasa, IAG cree que se trataría de un movimiento “catastrófico” para los intereses de España.

Precio de los billetes

El consejero delegado de IAG ha analizado también el impacto para la compañía de la invasión de Ucrania. Gallego ha asegurado que la guerra ha encarecido los precios de los combustibles, aunque, en su caso, no afectará de forma inmediata al precio de los billetes. El directivo ha asegurado que IAG tiene coberturas para los precios de los carburantes de aproximadamente el 70% para el primer trimestre y del 60% de media para todo el año. No obstante, ha advertido de que si el conflicto se alarga, la situación se complicará. En su caso, por ejemplo, estas coberturas ya se reducen al 30% de cara al año que viene.

Respecto a las reservas, Gallego ha asegurado que siguen “fuertes, como antes de la guerra” de cara al verano a pesar de la guerra. También ha añadido que sus operaciones con Asia apenas alcanzan el 1%, lo que reduce el impacto de tener que hacer vuelos más largos para no sobrevolar territorio ruso.