Encuesta NC Report: La mayoría cree que prorrogar el estado de alarma es una merma de sus libertades

La mayoría piensa que el Gobierno ha abusado de esta situación, pese a que ha servido para frenar la pandemia. Un 45,4%, en contra de que el estado de alarma dure un mes

El debate sobre el estado de alarma tiene más fuerza política que social, según confirman los datos de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN. Aunque sí conecte con una parte del electorado más a la derecha, y esto explica, en buena parte, la competición entre estos partidos por tomar la bandera del frente de oposición.

El «no» comenzó capitaneándolo Vox, y el PP fue siguiendo el rastro, primero la abstención en el último debate de la prórroga, y ahora anuncia el voto en contra. Es cierto que el sondeo electoral de mediados de mayo de NC Report confirma que la dirección popular rentabilizaría su estrategia en las urnas porque en las últimas semanas ha multiplicado su recuperación de votos, a costa de Cs y también del partido de Santiago Abascal.

Ahora bien, según la radiografía de NC Report realizada durante la última semana, entre el 12 y el 16 de mayo, la mayoría de los ciudadanos, hasta un 61,8 por ciento, respalda la prórroga del estado de alarma. En el «no» se sitúa el 32,5 por ciento. Esta semana el Congreso debatirá una nueva prórroga, que, en principio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere que se prolongue esta vez por un mes, para que abarque todo el proceso de la desescalada. Aunque con mayor cogobernanza de las comunidades y limitando prácticamente el «mando único» al orden público.

Según la encuesta, el votante del PSOE y Unidas Podemos es el que más apoyo da a esta medida. Mientras que el votante de Vox es el más contrario, sólo un 19 por ciento la respalda, en comparación con el 79,8 por ciento socialista y el 70,8 por ciento de la formación morada. Ahora bien, en el caso del PP gana el «no» con un 54,1 por ciento, pero hay un 41 por ciento que sí secunda la medida. Por segmentos de edad, el apoyo crece con la madurez del electorado, aunque en todos los bloques, incluso en el votante que está entre los 18 y los 34 años, es mayoría el «sí».

Ante la pregunta directa de si el PP debería respaldarla, hay una 49,1 por ciento de «síes», y un 36 por ciento de «noes». En el caso de Cs, el porcentaje de apoyo se eleva al 53,8 por ciento, y en contra, el 27,1 por ciento. Y de Vox, el 47,2 por ciento se declara a favor, con un 32,4 por ciento que se opone. En los tres casos gana el «sí».

El domingo, en la última videoconferencia del jefe del Ejecutivo con los presidentes autonómicos, sólo el presidente de la Generalitat, Quim Torra, manifestó su oposición al estado de alarma. Ninguno de los demás barones planteó discusión al respecto, tampoco los del PP. Fue muy crítica la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, pero centrando el «tiro» en la polémica por la decisión de Sanidad de volver a retrasar el pase de la región a la fase 1, aunque sí ha flexibilizado las condiciones de la fase 0. Génova marcó posición en el último debate con la abstención, y ya ha anunciado el «no» en la próxima votación, pero sus presidentes autonómicos consideran que el estado de alarma, negociado, es una medida necesaria para mantener el orden del proceso de desescalada y el apoyo de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

En este contexto, Moncloa ha introducido un elemento que da la vuelta a las cifras. Se trata de la nueva condición sobre la que parte la negociación de la próxima prórroga, la de que dure un mes. Según la encuesta, con esta condición la alarma pierde el apoyo de la mayoría y habría un 45,4 por ciento en contra, frente al 37,4 por ciento que mantiene su apoyo. Aquí, también los más jóvenes y los votantes de PP y Vox son los más críticos con esta medida. Cs ha dado siempre hasta ahora su apoyo al Gobierno, pero la posibilidad de que la prórroga sea de alrededor de un mes, sin nuevo control parlamentario, ha dejado en el aire el «sí».

La polémica política por el estado de alarma ha sido el desencadenante de que empiecen a surgir protestas ciudadanas. Vox las respalda, y en la dirección popular y en el PP de Isabel Díaz Ayuso les han hecho guiños de apoyo. Aunque ésta no es la posición de todo el partido, ni siquiera en Madrid.

El 46,9 por ciento de los encuestados cree que el Gobierno sí ha abusado del estado de alarma; el 43 por ciento, sin embargo, cree que se ha utilizado correctamente para proteger la salud. Por partidos, el reparto es igual que en las anteriores cuestiones, la posición más crítica viene de la derecha. Y por edades, lo mismo. También los más críticos son los votantes menores de 34 años, por cierto, donde la izquierda tiene más fidelidad de voto tradicionalmente.

Lógicamente, la mayoría confirma que el estado de alarma ha recordado sus libertades. Al margen de otros debates, ha sido la garantía del confinamiento y de la restricción de la libertad de movimiento y de circulación. Ahora bien, entre todas estas discusiones, destaca el respaldo mayoritario de los españoles a su utilidad. Pueden estar en contra, pueden entender que limita libertades, pero hasta un 89,9 por ciento admite que ha sido un instrumento necesario y válido para hacer frente a la Covid-19. En el votante del PP, así se manifiesta hasta el 82 por ciento. Y en el de Vox, el 66,7 por ciento. También la mayoría considera que continúa siendo necesaria, un 55,9 por ciento, para seguir luchando contra la enfermedad.

Las claves

El debate sobre la prórroga del estado de alarma se ha convertido en una lucha entre partidos por liderar la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez. El «no» comenzó siendo patrimonio en exclusiva de Vox, pero el PP ha seguido su tendencia y de la abstención pasará a la negativa.
La condición propuesta por el Gobierno de que la siguiente prórroga tenga que durar un mes hace que la opinión de los encuestados de la vuelta. El apoyo de los encuestados al estado de alarma desaparece si se trata de alargarlo todo un mes.
Las protestas en el barrio de Salamanca cuentan con el apoyo de Vox y reciben guiños de Casado y Ayuso, pero no todo el PP siente simpatía por ellas, ni siquiera dentro del partido en Madrid.