Moncloa bendice que Iglesias avance en la vía de ERC y Bildu

Aclara que su ronda paralela es a título de «líder de Podemos» y le dejan hacer para lograr el «fin último», aprobar los Presupuestos

Los engranajes de Moncloa comienzan a moverse. En paralelo a los trabajos económicos para diseñar la «arquitectura básica del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE)» se suceden los contactos a varios niveles y en direcciones –incluso opuestas– para lograr un amplio espectro de apoyos. A la ronda de contactos oficial que inició el lunes la vicepresidenta Carmen Calvo, en su condición de ministra de Relaciones con las Cortes, con los partidos políticos para plantearles la agenda legislativa del Ejecutivo, se suma ahora y en paralelo la emprendida por el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. El líder de Podemos irrumpe de este modo en la negociación de las cuentas, apostando una vez más, por la vía de los partidos independentistas y nacionalistas. Esta misma semana se reunirá con ERC y Bildu para propiciar un primer acercamiento de cara a las cuentas públicas. Ambos partidos se verán hoy también con Carmen Calvo en el Congreso. Estos no son, sin embargo, las únicas vías abiertas, desde el sector socialista, también Adriana Lastra y María Jesús Montero están manteniendo contactos con los partidos políticos.

Por ello, desde el Gobierno quitan hierro a la maniobra de Iglesias, que consistía en trabajo de fondo y baja intensidad hasta que la ha desvelado Gabriel Rufián. Desde el Gabinete se asegura que «ningún ministro hace nada por su cuenta» y que «todos tienen iniciativa», poniendo en valor que «lo importante es tener un proyecto de cuentas públicas para vehicular los fondos europeos». De este modo, consideran «perfecto» que Iglesias aporte su «granito de arena» al «objetivo último» que es aprobar las cuentas. Se bendice así la labor del vicepresidente que ya en el pasado, de cara a la moción de censura e incluso en la investidura, se encargó de atraer los votos de ERC y Bildu. De este modo, se deja margen de negociación a Iglesias en el ámbito de dos formaciones con las que tiene más sintonía que el sector socialista, aunque sí se puntualiza que lo hace en su condición de «líder de un partido político», porque quien pilota las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado es la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Estos contactos son puramente iniciales, porque las cuentas no están aún elaboradas y, una vez que se alumbre un texto consensuado por los partidos de la coalición, se iniciará ya sí una negociación oficial con una delegación integrada por la propia Montero y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. Será entonces, cuando se entre «en el detalle y en los números» cuando llegue el momento de la verdad y se materialice la intención real de unos y otros de apoyar o no las cuentas. Uno de esos momentos trascendentales será la aprobación del techo de gasto en el Congreso de los Diputados, una votación que permitirá vislumbrar el mapa de alianzas y de aval real con el que cuenta el Ejecutivo en la tramitación parlamentaria.

Por su parte, los morados siguen pujando por que se priorice a los partidos que apoyaron la investidura, en orden al compromiso que arrancó el propio Iglesias a Pedro Sánchez de que éstos serían los socios prioritarios, por delante de aquellos que votaron en contra, como PP y Ciudadanos. No obstante, la interlocución con los naranjas sí avanza en paralelo con reuniones entre el sector socialista del Ejecutivo, de las que se excluyó desde un inicio a los morados. De momento, el vicepresidente Iglesias no ha agendado contactos con la formación que lidera su ex número dos en Podemos, Íñigo Errejón, un acto que el propio portavoz de Más País censuró ayer.

En rueda de prensa posterior a la junta de portavoces, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique aseguró que el PSOE, el socio de Gobierno mayoritario de los morados, se encontraba al tanto de estas reuniones que mantendrá Iglesias. Preguntado por si estas reuniones de Iglesias son una manera de presionar a la formación naranja para que no apoye las cuentas, el portavoz aseguró que «ellos mismos se están excluyendo y que no hace falta meter presión a Ciudadanos para echarlos de los Presupuestos». «Ellos mismos se sacan cuando dicen que quieren a Unidas Podemos fuera de los Presupuestos», resolvió.

Desde el sector socialista, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, enmarcó este martes en el trabajo «en equipo» la ronda de contactos que va a emprender Iglesias con otros partidos sobre los Presupuestos. Según señaló, PSOE y Unidas Podemos son «un equipo» y «trabajamos como tal». Aun así, sí quiso remarcar que quien se encargará de las «reuniones de Presupuestos» será la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y que el resto de dirigentes del Gobierno y de los grupos de PSOE y Unidas Podemos en el Congreso «estamos apoyando» para que tengan «el mayor respaldo posible».

A última hora de la tarde, en el Congreso de los Diputados, los socios de Pedro Sánchez trataron de presionarle exigiendo el fin de la dispersión de los presos de ETA. Un gesto que haría mover de su posición excéptica a los nacionalistas e independentistas de cara a la negociación en ciernes de las cuentas públicas. Los firmantes de la declaración, Bildu, PNV, ERC, JxCAT, Cup, Compromís, Geroa Bai y Més Per Mallorca acusan al Gobierno de aplicar «medidas de excepción» contra los presos de ETA.