Las comunidades han pedido ya la ayuda de 1.700 rastreadores militares

Defensa puso a disposición de las autonomías 2.000 efectivos. Andalucía, con 360, es la que más ha solicitado. Sólo Cataluña y País Vasco los rechazan

A finales del pasado mes de julio, el Ministerio de Defensa anunció que estaba formando a militares para llevar a cabo tareas de rastreo y contribuir a frenar la expansión del coronavirus. El Gobierno cifró en unos 2.000 los uniformados que ponía a disposición de las comunidades y apenas un mes después ya estaban listos para activarse tras pasar un curso de una semana. Una de las primeras regiones en solicitar su ayuda fue Murcia y desde entonces no han dejado de llegar peticiones a Defensa, tantas, que las autonomías han solicitado ya el apoyo de unos 1.700 efectivos, tal y como ha confirmado esta mañana la ministra, Margarita Robles, durante un acto en el Mando de Operaciones (MOPS).

En concreto, todas las comunidades y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla han requerido la ayuda de los dos Ejércitos, la Armada y la Unidad Militar de Emergencias (UME), con la excepción de Cataluña y País Vasco, que por el momento rechazan la ayuda.

Según ha explicado la ministra, en este momento está activo el 70% de esos 1.700 rastreadores, confiando en que la próxima semana lo estarán en su conjunto, abriendo la puerta a que se registren más solicitudes. Y ha dejado claro que estos 2.000 uniformados a disposición de las comunidades no merman las capacidades de rastreo en el seno de las Fuerzas Armadas.

Hasta ahora, Andalucía es la comunidad que ha recibido más rastreadores, con un total de 360, seguida de Galicia, con unos 180, y Madrid, con 154. En relación a Madrid y tras la batalla entre el Gobierno regional y el central, Robles ha apuntado que “todo parece indicar que esos 154 rastreadores son pocos”, animando al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso a solicitar más ayuda para “trabajar con ellos”. De hecho, se ha mostrado en cierto modo sorprendida por haber requerido menos militares que Galicia.

Tras ellas están la Comunidad Valenciana, con 150; Castilla y León y Castilla-La Mancha, con aproximadamente 120 cada una; Extremadura, Aragón y Canarias, con un centenar en cada comunidad; Baleares, con 88; Murcia, con 55; Cantabria, con 50, y Navarra, Asturias y La Rioja, con una treintena en cada una de ellas.

Para concluir, Robles ha hecho hincapié en que “la labor de rastreo es fundamental y seguimos con la oferta que hizo el presidente del Gobierno poniendo a disposición de las comunidades todos los rastreadores que hagan falta”.