El número tres de Podemos renuncia a declarar ante el Supremo y aprovecha sus privilegios como diputado

El diputado morado, Alberto Rodríguez imita a independentista Laura Borrás. Su decisión de no acudir de manera voluntaria ante el juez aboca a la votación de un suplicatorio en el Congreso, que dependerá del voto del PSOE

Alberto Rodriguez durante un desahucio en Madrid.
Alberto Rodriguez durante un desahucio en Madrid.Rubén MondeloLa Razón

El secretario de organización de Podemos y número tres de Pablo Iglesias , Alberto Rodríguez, no acudirá esta mañana a su cita ante el juez del Tribunal Supremo, Antonio del Moral, en calidad de imputado. El diputado de la formación morada está acusado por la Fiscalía de agredir a un agente de Policía Nacional en una protesta contra la LOMCE en 2014 en La Laguna. Se le investiga por un presunto delito de atentado contra agentes de la autoridad.

Con su decisión, la de no acudir de manera voluntaria a declarar a las once de la mañana ante el juez del Supremo, imita a la diputada de Junts per Catalunya (JxCAT), Laura Borrás, que ya se acogió a su derecho de no declarar ante el magistrado del Tribunal Supremo en el mes de julio, cuando se la investigaba por presuntos delitos de prevaricación, fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental, durante la etapa en la que fue directora de la Institución de las Letras Catalanas. Su decisión, abocó a que el Supremo cursara el suplicatorio al Congreso de los Diputados, que fue tramitado con los votos del PSOE, PP, Vox y Cs y con la abstención de Podemos.

De esta manera, el diputado morado fuerza también al juez del Tribunal Supremo a pedir un suplicatorio a la Cámara Baja para proceder a su interrogatorio, votación en la que el Congreso tendría dos meses para su tramitación, previo paso por la comisión del estatuto del diputado. Después, se procederá al voto en pleno del Congreso de los Diputados, donde será imprescindible el voto a favor del PSOE, socio de gobierno de Unidas Podemos en Moncloa, para que el Supremo pueda investigarle.

La Sala de lo Penal acordó abrir causa al diputado de Unidas Podemos después de que el juzgado de Instrucción número 4 de San Cristóbal de la Laguna enviase testimonio de un procedimiento abreviado seguido contra él, entre otros, en virtud de un atestado instruido por la Policía de la Comisaría de La Laguna por la comisión de un presunto delito de atentado contra agentes de la autoridad y lesiones. El instructor de la causa es el magistrado Antonio del Moral.

Según la Fiscalía, Rodríguez “propinó una patada al policía, quien sufrió traumatismo en un dedo de la mano derecha y contusión en la rodilla izquierda, requiriendo para su sanidad una única asistencia facultativa y cinco días, durante los que no estuvo impedido para desarrollar sus actividades habituales”.

El Juzgado decidió abrir juicio oral y dirigir la acusación contra Alberto Rodríguez y otros cinco encausados por los enfrentamientos con la policía durante aquella manifestación. El parlamentario también fue investigado por el Supremo en 2017 por un delito de desórdenes públicos sucedidos en 2006, que fueron considerados prescritos.

La respuesta del número 3 de Iglesias

El diputado de Unidas Podemos aseguró este lunes que “desde el respeto a los procesos judiciales establecidos no me acojo al ofrecimiento del instructor. En ningún caso he cometido los hechos por los que se me investiga. Acudí a la manifestación, como miles de canarios y canarias a ejercer mis derechos democráticos de forma pacífica. Prueba de la contundencia de mis afirmaciones es que no fui ni detenido ni siquiera identificado por esos supuestos hechos en ningún momento. Gobiernos anteriores pretendieron criminalizar la protesta, pero no lo vamos a consentir”, dijo.