Política

Rota, una base naval clave por su valor geoestratégico tanto para España como para Estados Unidos

Tanto por su actividad española como estadounidense, tiene un impacto directo y directo en la zona de más de 600 millones de euros

El "Ross"segundo de los cuatro destructores norteamericanos que componen el escudo antimisiles de la OTAN, a su llegada a Rota en 2014..
El "Ross"segundo de los cuatro destructores norteamericanos que componen el escudo antimisiles de la OTAN, a su llegada a Rota en 2014..

La Base Naval de Rota (Cádiz), un espacio de uso conjunto en el que las fuerzas armadas de EEUU están asentadas desde hace casi 70 años, es uno de los destinos favoritos de los militares estadounidenses y un foco económico de la zona con un impacto directo e indirecto cifrado en 600 millones de euros, por lo que su posible traslado sería un duro golpe para la economía de la zona.

Esta base, que fue visitada en 2016 por el presidente de Estados Unidos Barack Obama, vio potenciada su aportación a la defensa internacional con el asentamiento en ella de los cuatro destructores norteamericanos tipo Arleigh Burke —que forman parte del brazo naval del sistema antimisiles balísticos de la OTAN— destinados de forma permanente. España dispone de numerosos buques, como las fragatas F-80, el porta-aeronaves Juan Carlos I y el buque de asalto anfibio Galicia, al igual que helicópteros y aviones tipo Harrier II y Cessna Citation con sede en esta base.

Con este dispositivo llegaron a la base unos 1.200 marinos estadounidenses, lo que hizo que la población de estadounidenses en la zona se sitúe en casi unas 6.000 personas (2.846 militares, 400 trabajadores civiles y 2.610 familiares).

Contiene un puerto naval militar al norte de la bahía de Cádiz y un aeropuerto militar de uso compartido. La base de Rota sirve como lugar de paso para aviones de carga C-5 Galaxy, C-17 Globemaster III y buques de todo tipo de Estados Unidos y muchos otros países pertenecientes a la OTAN, que la usan para repostar.

El uso de la base por parte de Estados Unidos se incluyó en un convenio defensivo que España y ese país firmaron en 1953 y que incluía las de Morón (Sevilla), Torrejón (Madrid) y Zaragoza. De conformidad con los actuales acuerdos internacionales en vigor, España no podrá en ningún caso recuperar el uso sobre la base aeronaval, si lo deseare, antes del 9 de septiembre de 2024, previa comunicación a Estados Unidos, que deberá hacerse no más tarde del 9 de marzo de 2023.

En 1988 se definió una reducción de la presencia militar estadounidense en España, que en la actualidad se ubica en Morón y Rota, dos enclaves que en los últimos años han potenciado su importancia para los EEUU.

En 2015, España y EEUU firmaron otra modificación del convenio de Defensa, para convertir Morón en base permanente de fuerzas estadounidenses para operaciones en África, el Mediterráneo y otras regiones, con una Fuerza de Respuesta a Crisis y una presencia permanente de 2.200 militares y 500 civiles estadounidenses, así como 21 aeronaves.

El dispositivo estadounidense se ha incrementado también en la Base Naval de Rota, de un enorme valor geoestratégico, con el despliegue en ella del escudo antimisiles.

Por tanto, estamos ante una pequeña “América” dentro de esta instalación: la implantación de esta comunidad estadounidense se extiende fuera de este recinto militar que ocupa 2.300 hectáreas de Rota, un municipio cuyo paisaje, historia y economía están marcados por esta singular presencia.

Rota tiene en esta base su principal motor económico. El Ayuntamiento estima que supone dos terceras partes del PIB del pueblo y que las 950 viviendas alquiladas suponen unos ingresos mensuales de 1,2 millones de euros para las familias roteñas.

A esta cifra habría que sumarle los alquileres de otras mil viviendas en otros municipios, como El Puerto de Santa María, porque en la base sólo hay unas 400 casas.

Además del consumo de estas familias, la base depara otros beneficios económicos a empresas de la zona, entre ellos el contrato de 229 millones de euros que se firmó para que Navantia se encargue durante siete años del mantenimiento de los cuatro destructores del escudo antimisiles.

En total se calcula que la Base Naval de Rota, tanto por su actividad española como estadounidense, tiene un impacto directo y directo en la zona de 600 millones de euros.

Según se puede leer en la propia web de la base naval estadounidense de la US Navy, “situada en una base de la Armada Española de 6.100 acres, NAVSTA Rota proporciona carga, combustible y apoyo logístico a las unidades que transitan por la región, apoyando a los barcos de Estados Unidos y la OTAN con tres muelles activos; aviones de la Armada y la Fuerza Aérea de los EE. UU. Con un aeródromo de 670 acres; y las instalaciones de armas y combustibles más grandes de Europa, todas ubicadas dentro de una valla única y segura. Bajo la guía del Acuerdo de Cooperación para la Defensa (ADC), las armadas estadounidense y española trabajan juntas y comparten muchas instalaciones.

El Reino de España es un aliado muy importante de Estados Unidos para proyectar poderío militar en el Mediterráneo, Norte de África y Oriente Medio. Tenemos importantes intereses de seguridad compartidos, y España ha apoyado tradicionalmente los despliegues y operaciones de las fuerzas estadounidenses con fuerzas estadounidenses que parten de España directamente al espacio aéreo y marítimo internacional. La visión de NAVSTA Rota es continuar sobresaliendo como una instalación naval duradera y estratégicamente ubicada, que brinda apoyo operativo y logístico a todos los comandos de los inquilinos y a los combatientes en tránsito”.