Un año sin Carolina, la niña asesinada en un hotel de Logroño: “Me llaman asesina y atacan a mis hijos”

La tía de la pequeña presuntamente asesinada por su madre soporta las críticas del pueblo: “Está siendo muy duro”

Daniela Ugueto, tía de Carolina, junto a su sobrina en una de las últimas fotos que tiene con ella
Daniela Ugueto, tía de Carolina, junto a su sobrina en una de las últimas fotos que tiene con ellaLa RazónCedida por la familia

Hace un año que a Daniela Ugueto se le desmoronaron los esquemas de la vida. Su sobrina Carolina, de solo cinco años, fue hallada sin vida en la habitación de un hotel de Logroño; su hermana Adriana (madre de la niña) estaba en la ventana del cuarto y fue detenida como sospechosa del crimen; y, su madre, (abuela de la menor) se suicidó tirándose al río Ebro ese mismo día tras pasar también por el hotel. Todo muy complicado de asimilar, más aún cuando el juzgado que instruye la causa mantiene el secreto del sumario y no ayuda a que Daniela pueda saber qué pensar: sobre su propia madre, sobre su hermana (que continúa en prisión preventiva) y sobre lo que le pasó a su sobrina aquel día. Y, aunque es una víctima más de este triste suceso, la mujer asegura que tiene que soportar cómo en Haro (La Rioja), el pueblo donde vivían todos, los vecinos se ensañan con ella y con sus hijos menores de edad. “Me llaman de todo: asesina, sinvergüenza, atacan incluso a mis niños... Muy mal”, reconoce a este diario. “A eso me enfrento ahora todos los días que salgo de mi casa”, explica. A pesar de sentirse acosada, Daniela prefiere no denunciar porque asegura que sería “una pérdida de tiempo”. “No creo en la justicia porque me ha demostrado que no sirve para nada”. Daniela, además, no habla del tema con su hermana porque “hay secreto de sumario y no se puede hablar” pero sigue visitándola a la cárcel.

Presunto asesinato, según el TSJ

También denuncia la mujer el trato que recibe su hermana en prisión de Logroño, donde se queja de la comida y el trato de las funcionarias. Allí lleva un año, desde que fue detenida a punto de tirarse por al ventana de esa habitación 404 del Hotel Los Bracos de Logroño, presunto escenario de un crimen. A eso apuntan, al menos, todos los indicios. Por eso, según informó este verano el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR), el Juzgado de Instrucción número 3 de Logroño acordó en junio la transformación de las diligencias previas en un procedimiento del tribunal del Jurado por un presunto delito de asesinato. El juzgado decidió continuar la instrucción de la causa por este procedimiento después de recibir los análisis químicos que confirman “sin ninguna duda”, según explican las fuentes jurídicas, “el hallazgo de en el cuerpo de la niña de Lormetazepam, principio activo del medicamento Noctamid, que se encontró en el bolso de la abuela tras suicidarse el pasado 28 de enero en el Ebro”.

La menor, junto a su madre (en prisión) y su abuela (fallecida)
La menor, junto a su madre (en prisión) y su abuela (fallecida)LaRazónCedida por la familia

Un año en prisión

Adriana está en prisión preventiva justo desde hace un año. El titular del Juzgado de Instrucción número 1, en funciones de guardia de detenidos, decretó para ella prisión provisional comunicada y sin fianza por el presunto homicidio de su hija Carolina, de solo cinco años, en algún momento aún indeterminado entre el domingo 26 y el lunes 27 de enero. Esa mañana, Adriana Ugueto fue arrestada tras intentar lanzarse desde la ventana de la habitación 404 del hotel Los Bracos de la capital riojana, mientras su madre, Olga Febles, abuela de la pequeña, se suicidaba tirándose al Ebro. Cuando la Policía entró a la habitación, encontró el cuerpo sin vida de Carolina en la cama, bajo una manta, sin aparentes signos de violencia. Los vecinos del pueblo hablaban de una mala relación entre los padres de la menor, separados desde hacía mucho tiempo. Muchos creen que ella pudo cometer el crimen como acto de venganza hacia su ex.