Casado: “Pinchan en hueso quienes busquen dividir al nuevo PP de sus predecesores”

Reivindica el legado de Aznar y Rajoy y admite que el PP tiene ahora “más complicado” reunificar el centroderecha. El expresidente del Gobierno defiende el pacto del Majestic

Thumbnail

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha compartido coloquio con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una cita del Instituto Atlántico. El acto se produce con motivo del 25º aniversario de la victoria del PP en las elecciones generales de 1996, que se cumple este miércoles.

Sin embargo, Aznar aseguró durante su intervención que no se trataba de conmemorar nada, sino que era un acto “académico” y de reflexión con el fin de “analizar” y extraer del pasado las lecciones “más útiles que puedan servir para el presente”. “La historia es la maestra de la vida y de ello se pueden sacar lecciones positivas”, dijo.

El líder del PP, Pablo Casado inició su intervención corrigiendo o “contradiciendo” a Aznar porque, subrayó: “Yo sí he venido a celebrar lo que supuso dos legislaturas clave para la historia de España” y que sirvieron para “consolidar la Transición y refundar un espacio electoral disperso y dividido”.

Reivindicar a los predecesores

Casado, al inicio de su intervención, en el encuentro celebrado por el Aula de Liderazgo del Instituto Atlántico de Gobierno, advirtió: “Pinchan en hueso quienes busquen dividir al nuevo PP con sus predecesores”. El líder del PP ha defendido tanto Aznar como Rajoy, de quienes ha destacado que dejaron el país mejor de cómo lo encontraron. Y para ello, recordó que él se presentó al Congreso Nacional del PP, en el que ganó a la candidatura de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, diciendo que estaría “orgulloso de liderar el mejor partido de España y el más grande de Europa”. Para Casado, que en las últimas semanas se desvinculó de todo lo que tiene que ver con la corrupción de sus predecesores, puso de ejemplo a Aznar de quien dijo “eso es compatible con intentar erradicar cualquier conducta que no haya sido tan ejemplar en el partido, porque Aznar fue lo primero que hizo al llegar al PP, con un caso ya muy conocido que en apenas dos meses se ocupó de resolver”.

El presidente de los populares y líder de la oposición defendió ante Aznar que “es esencial” estar “orgulloso de un legado que, además, no es patrimonio del PP, sino de todos los españoles”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso junto a Pablo Casado y José María Aznar
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso junto a Pablo Casado y José María AznarDavid Mudarra

Reunificar el centro

Casado se refirió a las tres cosas que se asemejaban a los años en los que José María Aznar tuvo que refundar el centro derecha y las tres diferencias con el escenario que él tiene ahora por delante. “Hay grandes partidos que hacen que esa reunificación del espacio electoral sea más complicada” ahora, ha afirmado Casado en referencia a Vox. Recordó que en 1991 el PP se encontró con partido más pequeños para llevar a cabo esa refundación, además, subrayó que el propio Aznar ha reconocido públicamente que la actual dirección del PP lo tiene “mucho más complicado”.

Defensa del Pacto de Majestic

La notaria, agente bolsa y consejera de Naturgy, Isabel Estapé destacó la sensación que ha calado en Cataluña y de la que siempre ha “fardado” Jordi Pujol; la de que con el pacto de Majestic los nacionalistas habían conseguido todo lo que querían. Ante esto, José María Aznar tomó la palabra para defender el “pacto del Majestic” del que dijo que fue un “pacto para toda España, no para una región”. Además, subrayó que los grandes beneficiados de ese pacto fueron Andalucía y Extremadura, supuso la supresión del servicio militar, el camino hacia el euro: fue un nuevo sistema de financiación para todos. El ex presidente del Gobierno destacó que a Cataluña solo le afectó en dos cosas: la transferencia de la formación profesional y otra la de la transmisión de tráfico que se hizo a finales de 1996 -la cual fue aprobada en el Congreso con 300 votos a favor y una abstención (ese se emitieron 301 votos-

Además, el expresidente del Gobierno incidió en que eso no supuso un triunfo para el independentismo, sino que trajo consigo “más España y más presencia de nación”. Según el CIS, recordó Aznar, “los dos momentos más bajos del sentimiento independentista catalán se dan en 1999 y en 2003 -año en los que PP había logrado la mayoría absoluta-. Entonces, los independentistas fueron advertidos de que si no se implicaban más en España irían a la radicalidad, como así ha pasado”, dijo. “Las cosas han cambiado, pero no por ese pacto”, sentenció el expresidente del Gobierno.