Sánchez equipara a Casado con Abascal: “Es un patriota de sí mismo con las ideas de Vox”

El presidente del Gobierno agradece a Abascal su “mejor creación”; “el potaje del señor Casado” que es “un poquito de aquí, un poquito de allá, y algo de Toni Cantó” y les acusa de alentar al Ejército para “dar un golpe de Estado”

Bronco debate entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición en el Congreso de los Diputados. Tras una dura réplica del presidente del PP, Pablo Casado, Pedro Sánchez ha recogido el guante. En su intervención en el Congreso de los Diputados, ha instado a los populares a ejercer una oposición “constructiva”, después de las acusaciones de los populares por sus errores durante la gestión del coronavirus. En su primera intervención Casado había acusado a Sánchez de venir al Congreso a vender “una pizza recalentada ocho veces”, de no tener “vergüenza”, y de gobernar con “chulería”.

El líder del Ejecutivo ha cargado contra Pablo Casado por acusarle de no haber gestionado la pandemia de coronavirus y por su “no rotundo” a la recuperación económica. “Vamos a plantear en total cien reformas y nos gustaría que no tratara esta tribuna como una barra de bar”. En palabras del presidente del Gobierno, el líder del PP ha demostradoser “un patriota de sí mismo, pero con las ideas de Vox”. En un tono muy contundente se ha quejado de que el líder de la oposición fuese un “gritón y un faltón como siempre” y ha dejado claro que a él no le encontrará en esa estrategia. A su juicio, los españoles ya están “cansados” de la “crispación, insultos y de la oposición faltona” del PP.

Casado había criticado en un primer momento el modo en el que el Gobierno anunció anoche los fondos europeos para la recuperación. “¿usted quién se cree que es? ¿Dónde se cree que está?, le llegó a espetar Casado al subir a la tribuna, a lo que Sánchez ha contestado que él “no es meno” que él. Yo le reconozco la autoridad, la competencia y la representación. Haga lo mismo conmigo”, le aconsejó. Sánchez le ha recriminado en varias ocasiones que no haya formulado propuestas para el plan de recuperación tras el coronavirus y le ha espetado que ese “no es mi problema”. “Si no tiene nada que aportar, no es mi problema. En todo caso, será el problema del PP, no el mío”, sentenció.

Dirigiéndose al líder de Vox, Sánchez ha asegurado que su partido condena todos los actos violentos que se producen, también el que sufrió su partido en el mitin de Vallecas. “Condenamos la violencia, hasta la que ustedes han sufrido, no creemos en el conflicto, también descalificamos y condenamos cualquier tipo de violencia que usted o su formación haya sufrido”. Acto seguido le ha pedido que ellos condenen también la violencia que sufren las mujeres y los inmigrantes. Y le preguntó si su partido iba a pedir perdón al Gobierno por los “insultos” a su equipo recordando descalificativos como “ilegítimo y criminal”. También aseguró que ni su partido ni el Gobierno no va a consentir que “insulte a los españoles que no piensan como ustedes”. Los españoles, afirmó, van a “vencer a su miedo, su furia y su odio”. En su interpelación al líder de Vox, Sánchez aseguró que el bloque de la derecha, en referencia al PP “es hoy lo que es gracias a ustedes” y aseguró que habían hecho su mejor creación “el potaje del señor Casado”, que a su juicio es “Un poquito de aquí, un poquito de allá, y algo de Toni Cantó, que siempre tiene que estar en todas las salsas”, en referencia a los partidos por los que ha pasado el también actor valenciano.

No modificará la legislación sanitaria

El presidente del Gobierno ha contestado a socios y aliados que piden una “alternativa jurídica” al estado de alarma a partir del 10 de mayo, cuando decaiga la norma. Si bien desde las comunidades y los grupos parlamentarios piden a Moncloa una reforma de la legislación sanitaria que ampare las restricciones de movilidad si son necesarias por la incidencia del virus, Sánchez ha avisado que no se puede modificar la legislación sanitaria para permitir a las comunidades autónomas restringir derechos y libertades fundamentales sin control judicial, porque eso “puede suponer un retroceso en la calidad democrática”.

De esta manera rechaza la petición de la oposición y de sus aliados como Bildu, PNV, Más País o Compromís. “Este Gobierno no puede poner en manos de las comunidades una serie de restricciones en las libertades y derechos fundamentales sin ningún tipo de control, en este caso, del poder judicial. No podemos”, ha sentenciado en su turno de réplica durante el Pleno del Congreso para dar cuenta del desarrollo del estado de alarma y el Plan de Recuperación.

Para el Ejecutivo, la “alternativa al estado de alarma” es un plan de vacunación “que se ha intensificado”. “Hay muchos instrumentos en manos de las comunidades para evitar la propagación del virus, y van a necesitar el control de los Tribunales Superiores de Justicia. Eso es un Estado social y democrático de Derecho”, ha defendido.