Marruecos acusa a España de “europeizar la crisis” y dice que “no ha acabado” con la salida de Ghali

Europa debate mañana una dura declaración por el uso de menores como arma política

El ministro de exteriores marroquí, Naser Burita
El ministro de exteriores marroquí, Naser BuritaMohamed SialiEFE

Nueva acusación de Marruecos a España. Horas antes de que el Parlamento Europeo vote una resolución crítica con Marruecos por utilizar a menores en el asalto a Ceuta del pasado 19 de mayo, el ministro de exteriores del reino alauí cargó contra España por «europeizar» la crisis bilateral.

El máximo responsable de la diplomacia marroquí, Naser Burita, afirmó ayer que el Ejecutivo «trata de europeizar una crisis que es bilateral» y que «no terminó el 1 de junio» con la salida del territorio español del líder saharaui Brahim Ghali. «La crisis está ahí porque siguen sus causas profundas», continuó Burita, que se expresó así durante una comparecencia ante la prensa tras la visita de su homólogo húngaro, Peter Szijjarto. Hasta en cuatro ocasiones repitió Burita que «la crisis es bilateral» y «política», mientras que España «trata de europeizarla y desviarla de sus causas conocidas, cada vez reconocidas por más actores», dijo.

En línea con declaraciones previa, Burita volvió a relacionar la decisión de acoger al líder polisario con el separatismo catalán. «Es ante todo una crisis de confianza mutua, ligada a una actitud que Marruecos considera contraria al espíritu del partenariado: el fondo es la coherencia entre los actos y las palabras sobre el separatismo (pues) no se pueden prohibir el separatismo en tu país y fomentarlo en el vecino».

Se trata de la enésima crítica al Ejecutivo desde que arrancó la crisis entre ambos países. Sin embargo, estas nuevas palabras hay que encuadrarlas dentro de la dura declaración que prepara Europa contra Marruecos por usar menores. Hay que recordar que miles de niños cruzaron a nado la frontera entre ambos países y muchos de ellos continúan todavía en la ciudad autónoma a la espera de ser devueltos a su país ya que el rey de Marruecos, Mohammed VI, ordenó a principios de este mes que se resolviera la cuestión de los menas que están de manera irregular en Europa.

En Europa, los cuatro grandes grupos de la Eurocámara han pactado una resolución común, que se votará mañana en sesión plenaria, en la que condenan la utilización por parte de Marruecos de los menores como arma política, poniendo incluso en peligro sus vidas, tras las llegas masivas que tuvieron lugar en la Ciudad Autónoma de Ceuta de unas 10.000 personas, entre ellas 1.500 niños.

Este debate y resolución será posible después que el eurodiputado de Ciudadanos Jordi Cañas propusiera esta iniciativa a través a los liberales de Renew Europe, familia en la que se encuadra la formación naranja. Cañas explica a LA RAZÓN la importancia de este texto ya que supone la primera resolución de este tipo desde 1997 y recalca que el Parlamento Europeo ha sufrido presiones «brutales» para que esta condena a lo sucedido en Ceuta no vea la luz. Sobre si este texto puede emponzoñar las relaciones entre la UE y Marruecos, Cañas resalta que este tipo de acusaciones suponen «caer en el marco mental de Marruecos». «En política debatir un tema no es acentuarlo, lo que acentúa es no tratarlo», asegura Cañas. El eurodiputado de Ciudadanos explica que «no se trata de echar más leña al fuego sino de lanzar un mensaje a Marruecos para desincentivar lo que hace» y recuerda que el reino alauita es el principal receptor de ayudas europeas para, entre otras cosas, reforzar el control de las fronteras y velar por el respeto del orden internacional.

Este nuevo capítulo en la tensión entre ambos país se produce después de que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, evitara ayer dar cualquier explicación en torno a la crisis con Marruecos en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, sin más detalles que obviedades sobre la relación entre Madrid y Rabat. «Confiamos en seguir desarrollando nuestra relación y nuestra cooperación, que ha sido tan beneficiosa», indicó. Laya se limitó a subrayar el compromiso del Ejecutivo en «mirar al futuro y con diálogo», destacando que esa ha sido la línea a seguir con el país vecino. «España y Marruecos han sido capaces de trabajar en una cooperación modélica en muchos ámbitos», concluyó ayer la titular de Exteriores desde el Congreso.