De la “plurinacionalidad” a la “España multinivel”: el nuevo giro del PSOE para el “encaje” de Cataluña

Confrontan su modelo federal contra el “neocentralismo” y asumen que las respuestas soberanistas han quedado superadas por la pandemia

Pedro Sánchez y Pere Aragonés en su reunión en Moncloa en junio
Pedro Sánchez y Pere Aragonés en su reunión en Moncloa en junioJuan Carlos HidalgoEFE

El PSOE sigue enredado en los giros discursivos y conceptos imaginativos para buscar el “encaje” de Cataluña en España. Después de “la nación de naciones” y la “plurinacionalidad”, conceptos que Pedro Sánchez defendió en la oposición y en su programa para las primarias contra Susana Díaz, pero que abandonó cuando llegó a la Moncloa y concurrió a las elecciones; llega ahora la “España multinivel”. Un concepto abstracto por el que el partido aboga en su ponencia marco para el 40º Congreso, como contraposición al “neocentralismo”.

Una “amenaza”, que los socialistas reconocen que les “preocupa”, de “quienes desprecian los logros evidentes del Estado de las Autonomías”. Frente a esto, proponen esa “España multinivel moderna” que “es la que ofrece cauces democráticos de diálogo y pacto en el marco de la ley para dar salidas a situaciones como la de Cataluña, en clave de mayor profundización del Estado de las autonomías”.

Para el PSOE el “fortalecimiento del proyecto de España se sustenta en la promoción de los idiomas cooficiales, la sensibilidad hacia sentimientos de pertenencia diversos, el fomento del diálogo interterritorial o la cooperación leal entre Administraciones”, porque “cada vez que se han ignorado estos principios, se han sembrado problemas en cuyo encauzamiento hemos invertido extenuantes esfuerzos políticos que generan fatiga social y nos desvían de los verdaderos retos globales en los que los españoles nos jugamos nuestro futuro”.

En la apuesta por el diálogo con Cataluña y la concesión de los indultos a los líderes del “procés”, los socialistas creen que se sientan las bases para “la mejora de la convivencia en el seno de la sociedad catalana y el mejor encaje del autogobierno catalán con el resto de España”. Dos cuestiones que constituyen “objetivos de primer orden para los y las socialistas”. El documento, que se aprobará en el 40º Congreso de la formación el próximo mes de octubre en Valencia, reivindica cómo el Gobierno “ha impulsado de forma decidida y valiente la agenda del reencuentro para fomentar el diálogo, el entendimiento y el pacto dentro de la ley, como el único camino viable para avanzar con esperanza de éxito en aquellos propósitos”. “Esta es una apuesta firme de los y las socialistas”, resuelven.

No apto para nacionalismos de corte populista

El PSOE considera que para su apuesta por un modelo federal ha sido clave la prueba de fuego de la pandemia, que ha puesto de manifiesto la “interdependencia que caracteriza las relaciones entre gobiernos en este inicio de siglo”. “La nueva agenda política que se abre paso no es apta para los nacionalismos de corte populista”, reza el documento, que lanza una advertencia a sus socios parlamentarios: “Seguir enfocando las respuestas desde la óptica del mero soberanismo es tanto como desconocer las claves de las interdependencias crecientes sobre las que se están librando los debates de mayor calado para el futuro de la humanidad”.

“La lógica de los acontecimientos actuales es contraria al reforzamiento de los separatismos y los nacionalismos esencialistas”, señalan. Apuntando que la crisis de la Covid-19 ha dejado “en evidencia los planteamientos soberanistas, cuando estos se pretenden aplicar a la obtención de vacunas, a la lucha contra el cambio climático, a la regulación de ese vasto espacio que es internet o a la lucha contra los paraísos fiscales”. En este contexto, los socialistas mantienen su apuesta por “el proyecto colectivo que representa España desde la defensa de su rica diversidad y pluralidad”.

En el PSOE son conscientes de que esa “España multinivel” que reivindican, en clave de reforma con vocación federalizante, requiere “por su alcance de amplio respaldo social y político, pero las entendemos como una evolución lógica y positiva del vigente Estado Autonómico”. El objetivo de los socialistas, poniendo estas propuestas sobre la mesa es “persuadir al resto de fuerzas parlamentarias de que en el federalismo se ubican las mejores fórmulas para garantizar la cohesión social y la igualdad, y al tiempo reconocer, respetar e integrar las diversas aspiraciones de los pueblos que conviven en España, incluidas sus nacionalidades”.