Sánchez destaca el compromiso de la Casa Real con la transparencia y evita hablar del emérito

El presidente asegura que el Gobierno “está comprometido con las instituciones constitucionales”

Thumbnail

Con puntualidad británica, Pedro Sánchez llegó al palacio de Marivent para despachar con el Jefe del Estado, Felipe VI. Aterrizó en Palma procedente de Madrid tras celebrar el último Consejo de Ministros del curso político y tras más de una hora de encuentro con el monarca, Sánchez compareció ante los medios de comunicación para analizar cómo ha cambiado el país desde la última vez que se reunió con el monarca este tradicional encuentro veraniego.

Sin duda, coincidiendo con el primer aniversario de la salida de España del emérito y las diferentes informaciones que aseguran que Juan Carlos I quiere volver, hasta dos veces fue preguntado por la situación del emérito. Con evasivas y asegurando que durante su audiencia con Felipe VI “no” se trató este asunto, el jefe del ejecutivo ha dicho en varias ocasiones que pese a los varios cambios que ha experimentado el país durante este año, hay algo que no ha cambiado y es “compromiso del Gobierno con las Instituciones constitucionales”. Además, ha destacado que el “actual Jefe de Estado está comprometido con la actualización y transparencia de la Casa Real”.

Otro de los asuntos destacados durante su intervención es la situación sanitaria. No en vano, esta es la segunda ocasión en la que el jefe del Ejecutivo se reúne con el jefe del Estado en un contexto de pandemia. “Hace un año, la situación en España era distinta, afortunadamente hoy es mejor”, ha dicho. “Entonces el mundo no tenía vacunas y ahora España lidera con un 57% de personas con pauta competa y con el objetivo de lograr el 70% antes de que finalice el mes de agosto”, ha vuelto a repetir. De hecho ha puesto en valor que el Consejo de Ministros ha dado luz verde a la compra de más de tres millones de vacunas de Pzifer que además de permitir inocular a los nacionales ayudará a continuar con el compromiso de España en la donación de dosis a países de Latinoamérica, una región con la que España “tiene lazos de hermandad y económicos”.

Gran parte de su alocución, el presidente se ha centrado en el buen ritmo de la economía y la recuperación. No en vano, su audiencia con el Rey ha coincido con la publicación de los datos del paro que han arrojado cifras optimistas para el conjunto del país. “Hace un año España estaba resistiendo y ahora estamos en un escenario distinto de recuperación de empleo y crecimiento económico”, ha subrayado Sánchez.

El cuarto encuentro de Sánchez

Este ha sido el cuarto despacho veraniego que protagoniza Sánchez desde que llegó al poder mediante una moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy en 2018 y el segundo que será en medio de la pandemia del coronavirus. Además, se produce por segundo año consecutivo con el Rey Emérito fuera de España y da la casualidad de que coincide con el primer aniversario de la llegada de Juan Carlos I a Emiratos Árabes y el inicio de una nueva ofensiva de Podemos contra la Monarquía.

Estos despacho se iniciaron con Juan Carlos I que se reunió por primera vez con Adolfo Suárez en la primera reunión oficial Rey-presidente en el palacio mallorquín en 1977. Felipe González continúo la tradición durante los 14 años en los que fue presidente del Gobierno como parte de los encuentro programados. Con José María Aznar continuaron los despachos al igual que con José Luis Rodríguez Zapatero. Mariano Rajoy es el único presidente del Gobierno en despachar con dos reyes en el palacio de Marivent. Fue el primero en encontrarse en 2014 con Felipe VI en Mallorca.