Yolanda Díaz sigue imponiendo sus tiempos: aún no se presentará como candidata

Acudirá al acto que prepara Oltra en Valencia, pero no ha iniciado las reuniones con los partidos para su nuevo proyecto

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra (i), la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social , Yolanda Díaz (c) y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (d) se dirigen a la sala Campoamor antes de la inauguración de las jornadas sobre Ley Estatal de vivienda celebradas este lunes en Madrid
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra (i), la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social , Yolanda Díaz (c) y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (d) se dirigen a la sala Campoamor antes de la inauguración de las jornadas sobre Ley Estatal de vivienda celebradas este lunes en MadridJ.J.GuillenEFE

Sin ruidos, sin pausa pero sin prisa. Es la máxima sobre la que trabaja la vicepresidenta segunda del Gobierno. Y ni el escenario político que ya gira en clave electoral, ni tampoco las prisas que llegan desde Podemos –que ya prepara su maquinaria electoral– conseguirán mover a Yolanda Díaz de sus posicionamientos iniciales.

Será ella misma quien decidirá cuando presentar su candidatura y también cómo y el con quién. Así lo confirman desde su entorno a LA RAZÓN, el cual asegura que la vicepresidenta continúa con el «proceso de escucha activa» con la sociedad civil y que todavía no ha comenzado las conversaciones oficiales con las fuerzas políticas de izquierda que podrían entrar dentro de la ecuación en la plataforma transversal que quiere construir. A pesar de ello, la vicepresidenta ya se ha reunido en varias ocasiones con algunos de los actores principales de los partidos del cambio, como es el caso de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o de la líder de Compromís en Valencia, Mónica Oltra. Pero todavía no habría nada en firme, según las mismas fuentes. Eso sí, estas dirigentes se encuentran ya completamente comprometidas con el futuro proyecto y cierran filas con Díaz. «Es el tipo de liderazgo que necesitamos en la política y todas debemos acompañarla», aseguró ayer la alcaldesa de Barcelona, que acudió ayer al acto de presentación de la ley de Vivienda en el Congreso de los Diputados junto a la vicepresidenta y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra.

Díaz opta así por alejar el debate –que obligatoriamente debe llegar– de discutir a dos años vista de las elecciones de los nombres y de los partidos que la acompañarán en su nueva plataforma. Y en línea con esa intención, la vicepresidenta no presentará su candidatura ni tampoco su proyecto en el acto feminista que prepara Mónica Oltra en Valencia y al que sí acudirá la líder de Unidas Podemos en Moncloa junto a la alcaldesa de Barcelona o la líder de Más Madrid, Mónica Oltra, entre otras. Desde el entorno de la vicepresidencia insisten en su potestad para decidir el momento clave.

De hecho, ella misma lo dejó claro ayer a la salida de las jornadas de vivienda. Será una cita a la que acudirá con «mucho entusiasmo», pero reiterando que no debe confundirse con el proceso que va a abrir con la sociedad civil. «En la conversación con la sociedad española tienen que ser protagonistas los profesionales, las gentes de este país, los trabajadores y los movimientos sociales. No los políticos, que somos puros instrumentos», advirtió Díaz, dejando claro que su plataforma no pilotará sobre la lógica de partidos. Un mensaje claro con el que trata de alejar el debate sobre la fuerzas que deberán incorporarse a este proyecto. Además, aventuró que en las futuras conversaciones con la sociedad «no hay límites». El argumento de Díaz es presentarse fuerte para no restar sino sumar al bloque progresista, como ya ocurrió en las elecciones del 4-M en Madrid donde las múltiples candidaturas de izquierda perjudicaron al bloque.

En el partido morado –que apuestan por la dirigente gallega como única opción viable para ganar las elecciones–creen que esta decisión de la vicepresidenta es fruto de su estrategia con el fin de no desgastar un proyecto que todavía no ha empezado a andar. Es por ello que respetan sus tiempos aunque ya se preparan para el nuevo ciclo engrasando la máquina electoral y reforzándose internamente para volver a reconectar con el resto de fuerzas del cambio y la sociedad. La meta del partido es volver a 2016, antes de que se sucedieran los primeros enfrentamientos con errejonistas y anticapitalistas. Es una de las premisas que los morados desgranaron en su «uni de otoño». «En 2016 ya fuimos capaces de congregar la mayor coalición de fuerzas políticas transformadoras en España y tenemos la voluntad, la capacidad y la convicción de volver a hacerlo», asegura Podemos en su hoja de ruta.

Mientras, en el resto de fuerzas políticas de izquierda también se plantean ya la posibilidad de sumar en la nueva plataforma de Díaz. A parte del apoyo que recibió por parte de la alcaldesa de Barcelona, la propia Oltra ya valoró la pasada semana que «hay liderazgos femeninos muy potentes que están cambiando la dialéctica» y hasta el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, se ha mostrado dispuesto a hablar, aunque el diputado pondrá por delante sus siglas en cualquier papeleta electoral común. «Me gustaría ir con mis siglas, pero estoy dispuesto a hablar», aseguró este lunes en declaraciones a Europa Press. Desde IU también apuestan por trabajar «con mucho diálogo».El debate se torna ahora sobre Más País. Su líder, Íñigo Errejón, se aleja de esta suma de fuerzas y de hecho ha sellado una alianza para conformar una nueva coalición con los andalucistas de Andalucía Por Sí y con Iniciativa del Pueblo Andaluz.