Podemos aceptará a Errejón en Andalucía

Se abre a negociar con Más País en el sur, pero lo ve imposible con Teresa Rodríguez. Díaz no presentará todavía su proyecto. En la confluencia nacional aseguran que en Andalucía y para la nueva plataforma «hablamos con todos» para abrir puentes

El líder de Más País, Íñigo Errejón, atiende a los medios frente al Ayuntamiento de Valencia, a 15 de octubre de 2021
El líder de Más País, Íñigo Errejón, atiende a los medios frente al Ayuntamiento de Valencia, a 15 de octubre de 2021 FOTO: Jorge Gil Europa Press

Todos los partidos se preparan ya para un más que posible adelanto electoral en Andalucía una vez que Vox tumbara los Presupuestos autonómicos. El propio presidente autonómico, Juanma Moreno, ya ha avanzado que los comicios serán en junio o en octubre del próximo año. Como ya ocurriera en la Comunidad de Madrid con la victoria de Isabel Díaz-Ayuso, las repercusiones de lo que ocurra en la plaza andaluza llegarán a la política nacional.

Las elecciones serán con toda seguridad una foto fija antes de las elecciones generales. Del resultado electoral en el sur puede depender, en gran medida, la posibilidad de que el gobierno decida hacer coincidir elecciones autonómicas y municipales con las generales, es decir, adelantar los comicios nacionales. El escenario para la izquierda del PSOE es especialmente complicado en esta región, después de que el Unidas Podemos de Pablo Iglesias acabara dividido en diferentes escisiones. El espacio confederal deseaba que la plaza del sur fuera el laboratorio político para testar las fuerzas de la plataforma que Yolanda Díaz quiere emprender nivel nacional, conscientes de que la fuerza política de la que disponían entonces con el ticket electoral de Teresa Rodríguez, ahora está desaparecido tras la separación entre Podemos y los anticapitalistas. Sin embargo, a día de hoy, no entra en los planes de la vicepresidenta inaugurar en Andalucía su proyecto, según explican fuentes del equipo de Yolanda Díaz, a LA RAZÓN. Según deslizan, ella apoyará la candidatura de Unidas Podemos sí así se lo piden, pero, recuerdan, no tiene cargo orgánico y no debe confundirse tampoco el escenario andaluz con el nacional. La vicepresidenta opta porque sean los partidos los que hablen en el sur.

Ante este escenario, a pesar de que no cuente con el “ok” final de Díaz, Unidas Podemos si cree que puede tratarse como el revulsivo para el escenario nacional y por ello dedican sus fuerzas a explorar esta vía. Un cargo orgánico de Unidas Podemos lo expresaba claramente en una conversación informal con periodistas. En Andalucía las conversaciones se dan con todas las fuerzas de izquierda. “Hablamos con todos”, aseguran. Desde el partido morado también explican que el trabajo que se está realizando con mayor esfuerzo es el de entablar una conversación con el partido de Íñigo Errejón en Andalucía que se presentará bajo la marca “Andalucía levantaos”. Una negociación que desde el partido morado ven posible y que desde Izquierda Unida también valoran positivamente. Es más, en el espacio confederal se cree que este planteamiento debe cocerse también en el medio plazo. La semilla Podemos-Errejón sería Andalucía, con el fin de que poco a poco se consiga el acercamiento a la plataforma de unidad. Desde el entorno del ministro de Consumo y líder de IU aseguran que Errejón “puede sentirse cómodo con el proyecto de Díaz” y que su proyecto puede “encarnar a todos”. Además, el discurso que ha emprendido la vicepresidenta de renegar del espacio a la izquierda del PSOE por considerarlo una “esquinita”, recuerda mucho al enarbolado en 2016 por Íñigo Errejón, cuando pedía a Podemos abrir su espectro electoral. No es tan fácil, sin embargo, conseguir una alianza con el partido de Teresa Rodríguez, según reconocen fuentes moradas, debido a la que escisión entre Podemos y los anticapitalistas todavía está muy reciente. Desde IU también confirman este extremo.

Con este proceso de entendimiento con el Más País, Podemos hace así un ejercicio de desmemoria -conscientemente del paso que va a dar- al tratar de enterrar las viejas luchas de poder y desavenencias con Errejón. El objetivo es plegarse a las exigencias de la vicepresidenta que ha reclamado en varias ocasiones que los partidos dejen de ser los protagonistas en la vida política y que sus dirigentes dejen a un lado sus egos. Podemos quiere olvidar así las heridas que causó en la dirección nacional la marcha de Errejón a la plataforma de Manuela Carmena para competir en Madrid en 2019.

En el partido morado son conscientes que en este aspecto es Yolanda Díaz la única que puede convencer a todas las escisiones de Podemos para aglutinarse bajo una misma marca, y es por ello que asumen que sea la vicepresidenta quien se mantenga en la primera línea mientras que las caras más visibles de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, se encuentran en un segundo plano, sabedoras de que una alianza amplia a nivel nacional encabezada por ellas mimas podría alejar así a sus futuros socios.

-