Consuelo Ordóñez denuncia las “puertas giratorias” de ETA

Se pregunta si David Pla, no debería ser investigado por su implicación, al menos intelectual en los asesinatos de Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salva. Advierte de que la “orden de asesinar a Gregorio salió del despacho de al lado”

Como cada año, el colectivo de víctimas del terrorismo (Covite) se ha dado cita en el cementerio de Polloe para recordar a Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA hace 27 años. En un responso, su hermana y presidenta del colectivo, Consuelo Ordóñez ha cargado contra la izquierda abertzale a quien ha acusado de haber sido cómplices. “Fue la crónica de una muerte anunciada. Los cómplices políticos y sociales de ETA se pasaron meses, o incluso años señalándole como objetivo prioritario de la banda terrorista por medio de una brutal campaña de persecución y amenazas”.

La presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite y María San Gil en el cementerio de Polloe
La presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite y María San Gil en el cementerio de Polloe FOTO: Nagore Iraola Europa Press

Ordóñez recordó que su hermano “Goyo” se metió en política “en el lugar y el momento más difíciles de hacerlo” y enseguida se convirtió “en uno de los más valientes enemigos de ETA, en uno de los pocos representantes públicos que se atrevían a decirles a la cara a los de HB que ellos eran los responsables de los crímenes de ETA como los propios terroristas que los perpetraban”. Por ello, la presidenta de Covite se mostró convencida de que “la orden de asesinar a Gregorio salió del despacho de al lado del suyo, en el Ayuntamiento de San Sebastián, del despacho de HB”. ¿O acaso creéis que la orden de matar a mi hermano salió del jefe etarra de turno que estuviera escondido en un zulo en Francia?”, dijo.

Asimismo, ha denunciado que esos mismos dirigentes políticos de la izquierda abertzale “que siempre han hecho política gracias a ETA y a costas de los crímenes, pero sin mancharse las manos de sangre, siguen hoy haciendo política en la primera línea y beneficiándose de un marco de impunidad que nadie se atreve a cuestionar”.

 Consuelo Ordoñez  y la viuda de Gregrio, Ana Iribar, junto al presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz antes de participar en el cementerio de Polloe de San Sebastián en un responso.
Consuelo Ordoñez y la viuda de Gregrio, Ana Iribar, junto al presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz antes de participar en el cementerio de Polloe de San Sebastián en un responso. FOTO: Juan Herrero EFE

“Puertas giratorias”

Coincidiendo con el congreso que Sortu celebra hoy donde ratifica como miembro de su Consejo Nacional a David Pla, uno de los tres encapuchados que comunicó el fin de ETA el 20 de octubre de 2011 , quien fuera jefe de la banda terrorista y que tuvo un papel destacado para supervisar que los presos etarras mantuvieran la disciplina, la presidenta de Covite destacó que “ETA también tiene sus puertas giratorias” y se preguntó si acaso, Pla no tendría algo que decir sobre los asesinos de los guardias civiles Diego Salva y Carlos Sáenz de Tejada, las últimas víctimas de ETA asesinadas en España en 2009. “¿Acaso no debería ser investigado él mismo por su implicación, como mínimo intelectual, en estos asesinatos?” ya que, cuando se perpetraron era miembro de la banda.

Asimismo, Consuelo Ordóñez lamentó que en este país no se persiga a los jefes de ETA que daban las órdenes de asesinar y denunció que las víctimas están pagando “las consecuencias de un final negociado”.

La hermana de Gregorio Ordóñez también ha cargado contra la izquierda abertzale que acusan a las víctimas de ser un “obstáculo para la paz”. Ante esto, tildó de “inaudito e inaceptable que quienes pegaban tiros y jaleaban los asesinatos de ETA hoy sigan provocándonos con falsas e injustas acusaciones, mientras llaman “presos políticos” a quienes exigen todavía “impunidad para ellos”. Asimismo, pidió que no negocien en una mesa política las salidas para los presos. ¡Basta ya de intentar traficar con el derecho de las víctimas a la justicia!