El Senado vibra con la fusión de Don Benito y Villanueva

La Cámara Alta aplaude el «hito» y analiza los retos del municipalismo

El Senado es siempre el gran olvidado en el debate político. Su utilidad está constantemente bajo el punto de mira y se le acusa de ser el sillón de los maltratados en el Congreso. Sin embargo, algo está cambiando en los últimos años. Al aumento de debates y el desembarco de figuras mediáticas y críticas, la Cámara Alta fue ayer el escenario de un debate de calidad en torno al municipalismo gracias a la fusión de los municipios extremeños de Villanueva de la Serena y Don Benito.

Las dos localidades decidieron, en referéndum popular, unificarse el pasado 20 de febrero tras años de debate y análisis de las oportunidades, especialmente económicas, que suponen esta unión.

De ser dos localidades de 37.010 ( Don Benito) y 25.759 (Villanueva) habitantes pasan a ser una gran ciudad –la tercera de Extremadura, tras Badajoz y Cáceres, y por delante de Mérida– con más de 60.000 residentes, lo que, según explicaron los alcaldes a LA RAZÓN, les permitirá acceder al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Además, al doblar su tamaño también se duplican sus recursos procedentes de la Participación en los Ingresos tributarios del Estado (PIE), y por otro lado, la Universidad de Extremadura pronostica que la renta media de los ciudadanos mejorará en un 2,75% y la tasa de desempleo bajará un 5%.

Comparativa entre los dos municipios de Extremadura
Comparativa entre los dos municipios de Extremadura FOTO: T. Nieto

En un mundo cada más global y con muchas pedanías y pequeñas aldeas al borde de la desaparición a raíz de la concentración de los recursos, su decisión les sitúa en un punto favorable para las inversiones y la optimización de la financiación. Al mismo tiempo, les coloca en la avanzadilla de la transformación de la municipalidad española, ya que a día de hoy confluyen en el territorio un total de 8.100 municipios, y muchos pelean por sobrevivir.

Los alcaldes socialistas de ambas localidades –Miguel Ángel Gallardo (Villanueva de la Serena) y Luis Quintana (Don Benito)–, que desde el inicio del proceso contaron con el beneplácito del gobierno de Pedro Sánchez, acudieron ayer al Senado para explicar y poner en valor las bondades de esta decisión popular y compartir impresiones con el resto de miembros de la Cámara. «Creo que si sirve como ejemplo a nivel nacional, nos sentiremos doblemente orgullosos», dijo Quintana. En este mismo sentido, el alcalde de Villanueva aseguró que el proceso de fusión debe servir para que «se tenga más en cuenta a la política local», puesto que, en su opinión, los ayuntamientos son «Estado puro».

Durante el debate en la Cámara Alta, las distintas formaciones políticas mostraron su sorpresa por la naturalidad con la que se desarrolló el proceso, que contó con más del 60% de los apoyos en sendas localidades.

Don Benito y Villanueva de la Serena.
Don Benito y Villanueva de la Serena. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Los independentistas de ERC lo calificaron de «hito único». Por otro lado, el senador del PP y expresidente de Extremadura José Antonio Monago tachó de «insólito» este proceso de fusión municipal. Finalmente, el senador socialista Rafael Lemus dijo que es «un hecho loable y maravilloso», puesto que en un momento en el que «Rusia quebranta fronteras» estos dos pueblos «las diluye».

En el horizonte está el nombre de la nueva localidad. Según ha podido saber LA RAZÓN, en dos semanas una comisión propondrá dos topónimos que posteriormente serán debatidos en un Pleno y tras la votación, alumbrarán una nueva identidad que verán las futuras generaciones.